Articulos Politicos mas Recientes:
24/11/2018 Heroes, Travestidos y Gatos (por Enrique G. Avogadro) :::

17/11/2018 De tragedia a farsa(por Enrique G. Avogadro) :::

10/11/2018 Estocolmos criollos (por Enrique G. Avogadro)

.. ..

Feliz día del a Antártida Argentina por el Dr. Carlos Rinaldi

 

 

 


 


Día de la Antártida, homenaje al Instituto Antártico Argentino

Dr. Carlos A. Rinaldi (+)



Desde los albores de la nacionalidad, los argentinos se han interesado por esa prolongación natural del suelo patrio que es la Antártida.


El interés fue primero de los foqueros del río de la Plata al que siguieron algunas exploraciones, todo hecho en forma esporádica, sigilosa y desordenada, hasta desembocar en el siglo XX, con la expedición Sueca al Polo Sur (1902-1903)dirigida por el Dr Otto Nordenskjold en la que intervino el Alférez de Navío José María Sobral; asimismo la instalación de un observatorio meteorológico y magnético y de un faro en la isla Año Nuevo (1902) fue realizado como adhesión del Gobierno Argentino a las inquietudes del Congreso Internacional de Geografía de 1899; y la toma de posesión por Argentina en 1904, del observatorio en la isla Laurie, del grupo de las islas Orcadas del Sur, que es la ocupación ininterrumpida de más antigua data en la Antártida y que ha funcionado desde entonces haciendo observaciones meteorológicas y magnéticas, que próximamente cumplirá 100 años de continuada bajo la enseña Nacional. 


En años posteriores, varios naturalistas argentinos, entre ellos Alberto Carcelles y Antonio y Aurelio Pozzi, se dedicaron a la recolección de muestras biológicas en aguas antárticas y subantárticas, en tanto que oficiales de marina utilizando la corbeta "Uruguay" intervinieron en las operaciones de rescate de expediciones extranjeras, como fueron la sueca de Nordenskjóld (1903), la búsqueda de Charcot (expedición francesa) a bahía Margarita y la participación de dos oficiales de la Armada en calidad de observadores en la expedición antártica de los EE.UU. (1940), a bahía Margarita encabezada por Richard Byrd.
El creciente interés por conocer y afianzar los límites australes de la patria, motivó la creación en 1940, de la Comisión Nacional del Antártico, (decisión sabia que debería imitarse en estas épocas que tanto se habla de la reorganización del Estado), la cual recomendó el envío de expediciones polares destinadas a realizar exploraciones y levantamientos hidrográficos, así como a elegir los lugares más adecuados para establecer observatorios meteorológicos y geofísicos, hoy a mas de 60 años la disposición de nuestra bases indican que aquellos pioneros no se equivocaron, su disposición estratégica para los estudios del Cambio Global así lo certifican.
En años posteriores se realizaron trabajos hidrográficos en el archipiélago Melchior y en la isla Decepción, donde se instalaron bases argentinas en 1947 y 1948 desde esta por primera ves un Presidente argentino se dirigió al país revindicando nuestra soberanía fue el Dr. Arturo Frondizi. 

En la campaña antártica de verano 1950/51 se constituyó el denominado Grupo Antártico para centralizar las tareas y cooperar con las expediciones antárticas, oportunidad en la que bajo el comando del entonces Coronel Hernán Pujato fue inaugurada la base General San Martín (1951), primera instalación construida por la Argentina al sur del Círculo Polar Antártico y ubicada en la bahía Margarita.


Ese mismo año, 1951, se creó el INSTITUTO ANTARTICO ARGENTINO "CORONEL HERNAN PUJATO" por decreto N0 7338/51 afirmándose que era un propósito del Gobierno "continuar asegurando en forma irrenunciable para la Nación Argentina los derechos históricos, geográficos y territoriales que le asisten sobre el sector de la zona antártica que le pertenece". El decreto de fundación, le otorga las siguientes funciones: orientar, dirigir, controlar, coordinar y/o ejecutar las investigaciones y estudios de carácter técnico-científico vinculados a la zona antártica y propuso organizar y dirigir las expediciones que allí se envíen actuando, además, como organismo técnico consultivo en esa materia.
Al año siguiente (1952) se estableció la base Esperanza en punta Foca y en 1955, la base Gral. Belgrano sobre la barrera de hielo de Filchner, en el mar de Weddell.
A partir del verano 1952/53 el Instituto Antártico Argentino ha enviado regularmente comisiones de hombres de ciencia para realizar estudios y observaciones sobre paleontología, geología, biología, glaciología, geofísica, etcétera.
En 1952, el Instituto forma parte del Ministerio de Defensa por decreto N0 2.855 y luego en 1954 integra la Secretaría de Defensa Nacional (Decreto 12.171), año en que también adquiere el rompehielos ARA "Gral. San Martín".
Al pasar a depender del entonces Ministerio de Marina, en 1955, lo hace con el nombre de INSTITUTO ANTARTICO ARGENTINO (IAA) bajo la dirección del entonces Capitán de Navío Rodolfo N.M. Panzarini. Una vez en funcionamiento fue establecido su reglamento orgánico, el cual dice en su primera parte que funcionará como un organismo descentralizado dentro de la jurisdicción del citado Ministerio siendo su carácter científico y técnico y su misión, el estudio de la naturaleza del Antártico..
Bajo esta dependencia, le tocó participar en las actividades del Año Geofísico Internacional (1957/58), un evento científico de alcance mundial, del cual surgió el Comité Especial (después Comité Científico) de Investigaciones Antárticas (SCAR) en1958 y que un año después dio origen a la firma del Tratado Antártico.
Por ley N0 18.513/69 al crearse erróneamente la DIRECCION NACIONAL DEL ANTARTICO, en la órbita del Ministerio de Defensa, el INSTITUTO ANTARTICO ARGENTINO pasa a formar parte de la misma, creándosele una dependencia que al correr del tiempo a sido perjudicial para la Ciencia, al desarrollarse una burocracia que se superpone en parte con las actividades de las Fuerzas Armadas, la Cancillería, con las Autoridades de la Provincia de Tierra del Fuego y por otra entorpece las actividades Científicas al subordinarla a la política. Por último, el 15 de abril de 1997, el Congreso Nacional sancionó la ley N0 24.801 redesignó con el nombre de "GENERAL DE DIVISION HERNAN PUJATO" al Instituto Antártico Argentino. Habiéndose establecido la colocación de una placa en el edificio de la Calle Cerrito con la designación señalado, aún hoy no sea dado cumplimiento a dicha Ley. Lo cual significa una flagrante violación de los deberes de funcionario público por parte de la autoridad de la DNA.

Instalaciones en la Antártida.

El destacamento naval Almirante Brown pasó a depender del Instituto con carácter de estación científica (ECAB) en 1955. Fue necesario rehabilitaría y equiparía a nuevo; en ella se desarrollaron programas de investigación que comprendieron las disciplinas de biología, bioquímica, fisiología humana y animal, bacteriología, meteorología, auroras, oceanografía, etc. Al ser destruida por un incendio en 1984 se la utiliza sólo en campañas de verano. Actualmente cuenta con un módulo destinado a Laboratorios y otro para casa-habitación de reciente construcción. La Estación Científica Elisworth de los EE.UU. fue cedida al IAA en 1959 y operada hasta 1962 en que fue desactivada, pasando su personal y equipos a la base Belgrano I
El IAA tiene varios laboratorios instalados en las distintas bases antárticas; el primero de ellos, en la base BelgranoII, donde también fue instalada una cámara "todo cielo" para observación de auroras australes, visibles únicamente durante la noche polar. El laboratorio denominado LABEL en 1980 fue reubicado con todo su instrumental, en la base Belgrano II, pues la primitiva tuvo que ser desactivada, por sus condiciones cada vez más precarias de habitabilidad, debido al desplazamiento permanente de los hielos. Se realizaron en este laboratorio, desde 1969, observaciones e investigaciones en física de la atmósfera y de los fenómenos meteorológicos. Desde 1971 se trabajó en geomagnetismo, registro de componentes H y Z, se realizaron estudios de absorción ionosférica, sondajes verticales, etc. Actualmente operan equipos para detectar ozono atmosférico: un espectrofotómetro Brewer ( en cooperación con el Gobierno Italiano) y otro EVA( cooperación del Gobierno Español) con los que se estudia la degradación de la capa de ozono, especialmente en primavera. últimamente con la cooperación de la Fundación Perez Companc se cuenta con un equipo Brewer portátil para medir ozono en la región de base Sobral, lo cual pone a la Argentina al tope de las mediciones de ozono en esa zona de la región, compartiendo los datos con todas la Naciones firmantes del Tratado.
El laboratorio de ciencias de la atmósfera LASAN fue inaugurado por el Instituto en 1986 en la base San Martín; en él se desarrollan las siguientes actividades: riómetro, geomagnetismo, silbidos radioeléctricos (VLF) y sondajes ionosféricos.
En 1994 se inauguró el laboratorio LAJUB de efecto invernadero en la base Jubany donde se realizan monitoreos de C02 en un programa conjunto con el Instituto de Física Atmosférica de Roma (Italia)


El laboratorio DALLMANN, también ubicado en la base Jubany, dentro del mareo de cooperación científica entre Alemania y nuestro país inició su actividad en 1994 para desarrollar investigaciones biológicas y geológicas siendo el único binacional en Antártida.
Finalmente, el laboratorio LAMBI instalado en la base Marambio perteneciente al departamento de Ciencias de la Atmósfera; en este laboratorio y desde 1994, se obtienen registros de ozono por el método de absorción en un programa conjunto con el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial de España).

MISION Y FUNCIONES DEL INSTITUTO ANTARTICO ARGENTINO
DENTRO DE LA ESTRUCTURA ORGANICA VIGENTE DE LA
DIRECCION NACIONAL DEL ANTARTICO

(Del Decreto N0 2250/73)

MISION
Dirigir el desarrollo de los programas de estudio e investigación científica, vinculados con la actividad antártica.

FUNCIONES
1. Dirigir y orientar las investigaciones y estudios científico-técnicos, coordinando los programas previstos.
2. Asesorar en los aspectos científicos de programas de la actividad antártica.
3. Intervenir en los acuerdos de vinculación con organismos nacionales y extranjeros.
4. Dirigir la conservación, elaboración y clasificación de datos' de colección y material científico técnico.
5. Dirigir la divulgación de la actividad científica antártica argentina en el ámbito nacional e internacional.
6. Fomentar la actividad científico-técnica en la Antártida coordinando y apoyando a Universidades, Centros de Investigación científica y técnica y entes privados.
7. Asistir al Director Nacional en el mantenimiento de los enlaces necesarios con el Consejo Nacional de Ciencia y Técnica, en sus aspectos específicos.

APOYO QUE BRINDABA EL INSTITUTO

Las actividades antárticas de nuestro país que, como ya se ha dicho, tuvieron comienzo a principios del siglo XX, recibieron un gran impulso a partir de la realización del Año Geofísico Internacional (AGI) en 1957/58. Este evento internacional, que ha sido el mayor esfuerzo de cooperación científica inspiró la creación del actual Comité Científico de Investigaciones Antárticas (SCAR) y la concertación y firma del Tratado Antártico.
Desde su creación en 1951, el INSTITUTO ANTARTICO ARGENTINO ha estado permanentemente activo, en el estudio del medio ambiente antártico y sus problemas.
Esta permanente presencia Argentina en la Antártida ha sido, es y será, el mejor respaldo a los incuestionables derechos históricos y de continuidad geográfica y geológica en los que la Argentina basa la reinvidicación del sector que reclama.
Dado que en la Antártida no puede pensarse en la ocupación física de territorios, salvo el establecimiento de bases o destacamentos aislados, la Soberanía tiene su mejor exponente en la actividad científica y observacional que se desarrolla en esas bases o destacamentos, en campamentos en el terreno o desde embarcaciones de distinto porte en los mares circundantes y también desde aeronaves en el espacio aéreo. En este aspecto, nuestro país está muy activo y tiene plena conciencia de su importancia.
Asimismo, la conciencia antártica se ha extendido a los centros de investigación y a las universidades oficiales o privadas, donde los investigadores están deseosos por participar en programas de investigación, actitud que el Instituto Antártico estimula en la mayor medida posible orientando y apoyando los programas susceptibles de ser llevados a la práctica.
El Instituto Antártico se ha fijado algunas pautas para la selección de tales programas, consciente de que sólo puede contribuir a satisfacer parte de lo mucho que hay que investigar. Tales pautas son las siguientes:
1. Que la investigación cuente con un alto grado de factibilidad dentro de los recursos nacionales disponibles y aquellos previstos a plazo determinado.
2. Que la investigación provea resultados concretos que graviten favorablemente en el desarrollo nacional y en el conocimiento de la existencia de recursos
naturales.
3. Que la investigación también provea resultados concretos que consoliden los reclamos propios de soberanía territorial.
4. Que la investigación permita un progresivo aumento en el conocimiento de un área estratégica.
5 Que la investigación tienda a retener e incrementar el número de científicos y técnicos interesados en esos temas.
6. Que la investigación aporte nuevos conocimientos para beneficio del género humano.

Por la razón apuntada en 1., esto es, el mejor aprovechamiento de los recursos nacionales, el énfasis de los programas está puesto en los aspectos aplicados de la ciencia, aún cuando es difícil establecer un distingo entre ciencia aplicada y ciencia pura, sobre todo si se tienen en cuenta las condiciones cambiantes que se manifiestan con el correr del tiempo.

EVOLUCION DEL SISTEMA DEL TRATADO ANTARTICO
EL IMPACTO Y POSIBLES EFECTOS SOBRE LA EXPLORACIÓN y EXPLOTACIÓN DE SUS RECURSOS NATURALES


La comunidad antártica internacional, a través de sus actividades y de sus organismos rectores: el Tratado Antártico y el Comité Científico de Investigaciones Antárticas (SCAR), ha dedicado preferente atención desde siempre a la conservación de la flora y la fauna autóctonas y al impacto que las actividades del hombre tienen en el medio ambiente antártico, para que este fuera lo menos profundo, a efectos de evitar una modificación fundamental del mismo y así poder lograr que la Antártida conservara sus condiciones de pureza y ser considerada como el único laboratorio natural existente en el planeta.
Como miembro de esas organizaciones, la República Argentina también dedica gran atención a tales problemas; participa para ello, en los grupos de trabajo y reuniones internacionales de la especialidad y realiza estudios y observaciones de interés nacional.
En la década de los sesenta estas inquietudes fueron reflejadas en un sinnúmero de Recomendaciones, pautas de comportamiento acordadas entre los países miembros del Tratado, que al ser ratificadas por sus respectivos Gobiernos se convierten en leyes que rigen el comportamiento en el continente antártico.
Del primer intento general, en el que se dan una serie de definiciones fundamentales, surgieron ideas que dieron origen a la "CONVENCION PARA LA PROTECCION DE LA FLORA Y LA FAUNA ANTARTICA" (1964). Entre los puntos salientes de la misma figuran: Zonas Especialmente Protegidas, Sitios de Especial Interés Científico y Especies Protegidas.
En 1972, le siguió la negociación y entrada en vigencia de una "CONVENCION PARA LA CONSERVACION DE LAS FOCAS ANTARTICAS", recurso que en los primeros años del siglo XX fue presa de un descontrolado interés comercial, que llegó casi al exterminio.
Posteriormente, y dado que se había iniciado la captura comercial del "krill" y de algunas especies de peces con aletas en el océano Antártico, los Estados Miembros convocaron a una reunión especial para su tratamiento; es así que en 1980 se llegó a un acuerdo que se denominó CONVENCION PARA LA CONSERVACION DE LOS RECURSOS VIVOS MARINOS ANTARTICOS". Este acuerdo, del cual es parte signataria original la República Argentina se aplica a todos los recursos vivos marinos de la Antártida, incluidas las aves que se encuentran al sur de la Convergencia Antártica, con excepción de las ballenas y focas, especies que se encuentran protegidas por otros acuerdos internacionales; se definió a la conservación como la utilización racional cíe los recursos vivos. Como se ve la Ciencia hizo posible la cooperación Internacional y dar los primeros pasos para la protección ambiental.
La política internacional basada en los conocimientos Cientificos ha tenido desde el momento de la negociación del Tratado Antártico, una marcada repercusión en la solución de casi todas las cuestiones relacionadas con la Antártida; son bien conocidas las crisis petroleras de la década del 70; es por ello, que también y frente a este problema mundial, la Antártida fue considerada zona de posibles reservas de minerales e hidrocarburos .
Se sabe de la existencia de petróleo y gas naturales; éstos, en el fondo marino, inclusive debajo de las barreras de hielo que rodean el continente antártico. El ejemplo más conocido es el de las perforaciones que hizo en la barrera del mar de Ross, la plataforma norteamericana "Glomar Challenger" en 1974. Esta plataforma perforó cuatro pozos, hasta encontrar gas natural -preanuncio de la existencia de petróleo- en cuyo punto cerró los pozos; aparentemente, en espera de contar con la tecnología necesaria y los demás requisitos y conveniencias para poder encarar su explotación.
En el marco del Tratado Antártico y luego de casi ocho años, se llevó adelante una intensa negociación que concluyó en 1988, con la firma de la 'CONVENCION PARA LA REGLAMENTACION DE LAS ACTIVIDADES SOBRE RECURSOS MINERALES ANTARTICOS". Ejemplo de reglamentación no superada y en la cuál cupo una gran responsabilidad a nuestra Cancillería ( Emb. Alberto Daverede) el acuerdo, por falta de ratificaciones no entró en vigencia.
La no ratificación, por algunas de las Partes Consultivas de este acuerdo y la postura de oponerse a cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, obligó a los países miembros del Tratado Antártico, a buscar una solución a esta problemática; la respuesta fue la negociación de un nuevo acuerdo internacional, que conjugara la postura de no efectuar explotación minera en la Antártida, con un más efectivo control de las actividades que se realizan allí, con miras a evitar cualquier daño al medio ambiente derivado de impactos negativos sobre el mismo. Como en todo Continente decir que en la Antártida no hay Hidrocarburos es una negación absurda. 
El 4 de octubre de 1991 fue firmado en Madrid el "PROTOCOLO AL TRATADO ANTARTICO SOBRE PROTECCION DEL MEDIO AMBIENTE". Este Protocolo complementa al Tratado Antártico y refuerza su Sistema dando lugar a que la Antártida, siga utilizándose siempre, exclusivamente, para fines pacíficos y no se convierta en escenario u objeto de discordia internacional; en su artículo 7) Prohibición de las actividades relacionadas con los recursos minerales" dice: . . ." cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo la investigación científica, estará prohibida".. Este Protocolo entró en vigencia en 1998. Una vez cumplidos los 50 años de vigencia, cualquiera de las Partes podrá pedir una Conferencia de revisión.
Reconoce las oportunidades únicas que ofrece la Antártida para la observación científica y la investigación de procesos de alcance global y regional.
Determina como objetivo del acuerdo el compromiso de las Partes en la protección global del medio ambiente antártico y de sus ecosistemas dependientes y asociados y, mediante el Protocolo, designan a la Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia.
Forman parte del Protocolo, cinco Anexos:
I - Evaluación del Impacto sobre el Medio Ambiente.
II - Conservación de la Fauna y Flora Antárticas.
III - Eliminación y Tratamiento de Residuos.
IV - Prevención de la Contaminación Marina.
V - Protección y Gestión de Zonas.

A fines de 1993, se creó en el IAA, un Comité de Protección Ambiental con el objetivo de contribuir a que las actividades argentinas en la Antártida se encuentren enmarcadas dentro de las normas de protección ambiental vigentes. Su función básica:
analizar la viabilidad de propuestas, soluciones, evaluaciones, medidas de mitigación, planes de manejo y proyectos varios relacionados con la problemática ambiental en la Antártida, brindando asesoramiento a la Dirección Nacional del Antártico (DNA) y al Instituto Antártico Argentino (IAA).
La República Argentina ha sido uno de los primeros países en ratificar el Protocolo, mediante la ley N0 24.216/93.

PROYECCION DEL
INSTITUTO ANTARTICO ARGENTINO

Desde sus orígenes en 1951, la labor del Instituto Antártico Argentino ha trascendido el ámbito Nacional, primero a través de un fluido intercambio de datos e información científica y de tecnología polar así como, el de personal científico y técnico con todos los institutos extranjeros interesados en el quehacer antártico y después, a través de ese mismo intercambio, se agregó el de las publicaciones científicas que comenzó a editar. También está representado en conferencias y en simposios polares internacionales y como organizador de análogas reuniones que se celebran en la Argentina.

Proyección Internacional

Corresponde destacar que el IAA intervino en la preparación del Año Geofísico Internacional (AGI) y fue uno de los países que participaron en ese gran evento de cooperación científica internacional cuando finalmente se realizó en 1957-58, con la participación de 60 países. El AGI tuvo fundamental importancia en el desarrollo de la actividad científica antártica ya que produjo un espectacular vuelco en el conocimiento de la naturaleza antártica y dio origen a la institución del Comité Científico de Investigaciones Antárticas (SCAR). Además, en el caso especifico de nuestro país y particularmente del IAA, el AGI dejó otro resultado: un convenio con los EE.UU. de América, por el cual se hizo cargo de la Estación Científica Ellsworth.
En 1958, el Instituto Antártico Argentino envió un científico al "Simposio sobre Física del Movimiento del Hielo" que fuera organizado por el UGGI en Chamoix, Francia.
El mismo año en que se firmó el Tratado Antártico en Washington (1959), el IAA había invitado a realizar en su propia sede en Buenos Aires (5 al 7 de agosto de 1959).
Un Simposio Internacional sobre Aclimatación al Frío. Este Simposio fue organizado bajo los auspicios de la Federation of American Societies for Experimental Biology de Washington y el IAA; participaron delegados procedentes de Africa Occidental Francesa, Argentina, Canadá, Bolivia, EE.UU., Francia, Inglaterra, Noruega, Suecia y Yugoeslavia.
La segunda reunión fue el Simposio Antártico de Buenos Aires autorizada por el Gobierno Argentino por decreto 672/59 y encomendando al IAA la coordinación necesaria para ello. Tuvo por objeto que fueran presentados los primeros resultados científico-técnicos de las actividades antárticas del AGI, contribuyendo a fomentar las investigaciones antárticas y dando oportunidad a los investigadores para ponerse en contacto personal. Se realizó del 17 al 25 de noviembre de 1959 en Buenos Aires
Se reunieron cincuenta y cinco científicos de Argentina, Australia, Bélgica, Chile,EE.UU., Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Sudáfrica, ex-URSS, Gran Bretaña, la OMM, el Comité Esp. del AGI, el ICSU y el SCAR. los que durante las sesiones de trabajo leyeron un total de 1 88 trabajos y en una plenaria final se presentaron resúmenes sobre exploración y geografia, meteorología, física de la alta atmósfera, geomagnetismo, rayos cósmicos, oceanografía, glaciología geología y geoquímica.
Otro exitoso programa de cooperación internacional y como complemento del AGI de 1957/58 y en el que también participó el IAA, lo constituyó el Año Internacional del Sol Quieto (AISQ) entre enero de 1964 y diciembre de 1965, cuyo objetivo fue la realización de estudios geofisicos en una época de escasa actividad solar como la del periodo señalado, para el mejor aprovechamiento de los datos correspondientes a las relaciones entre el Sol y la Tierra, obtenidos durante una época de máxima actividad solar como fue la del AGI. Argentina ocupó un lugar destacado por las observaciones realizadas en el continente antártico sobre todo los estudios hechos en la zona de la barrera de hielo de Filchner en el mar de Weddell.
El IAA organizó y participó en otras reuniones científicas de nivel internacional que alcanzaron gran resonancia tales como: la XIVa Reunión General del SCAR, primera de este tenor que tuvo lugar en la Argentina, y que fuera realizada en la ciudad de Mendoza en octubre de 1976; la Reunión del Grupo de Especialistas del Programa BIOMASS en Buenos Aires en junio de 1979; en 1981 la Argentina participó del Primer Experimento Internacional BIOMASS (FIBEX); la XXII Reunión del SCAR en la ciudad de San Carlos de Bariloche del 8 al 19 de junio de 1992; en esta reunión funcionaron los grupos permanentes de trabajo de Biología, Geodesia e Información Geográfica, Geología, Glaciología, Biología Humana y Medicina, Física y Química de la Atmósfera (PACA), Investigaciones Terrestres, Solares y Astrofísicas (STAR) y Geofísica de la Tierra Sólida. Estuvieron presentes como observadores miembros de instituciones afines al SCAR como la Organización Meteorológica Mundial (WMO) y de la Unión Internacional de Investigaciones Científicas (IUGS). También tuvieron una alta significación las reuniones de los grupos federados del SCAR: el Consejo de Administradores de Programas Científicos (COMNAP) y el Comité Permanente de Logística y Operaciones Antárticas (SCALOP). En el marco de esta XXII Reunión del SCAR se efectuó el Y Simposio de Operaciones y Logísticas Antárticas, que convocó a especialistas de todas las naciones con intereses antárticos .En junio de 1983 Bariloche (Prov. de Rio Negro) albergó los actos del Simposio Regional sobre Avances Recientes en Biología Acuática Antártica del BIOMASS, que tuvo el auspicio de los organismos que respaldan las actividades del Programa Biológico Internacional y del cual participó el Instituto Antártico Argentino en calidad de coordinador, presentando además numerosos trabajos científicos. También se debe señalar las cuatro reuniones que desde 1987 y referidas a Comunicaciones sobre Investigaciones Científicas se han realizado al presente, con participación de investigadores del país y del exterior.
Personal de esta institución participa anualmente, en todas las reuniones que sobre temas del Tratado Antártico y del SCAR se realizan en distintas sedes.

Proyección Latinoamericana

El Instituto Antártico Argentino intervino en las Reuniones de Administradores de Programas Nacionales Antárticos Latinoamericanos (RAPAL) que nacen en 1990, por iniciativa de la República Argentina. En la primera reunión realizada en Buenos Aires el 11,12 y 13 de junio de 1990, la Dirección Nacional del Antártico fue el organismo anfitrión.
Intervinieron además de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay; las siguientes reuniones se continuaron en: Montevideo (1991), Quito (1992), Lima (1993), Brasilia (1994), PuntaArenas (1995), Ushuaia (1996), Montevideo (1997), Quito (1998), Brasilia (1999), Perú (2000) y la próxima será en Punta Arenas (2001).
Los resultados apuntan a optimizar esfuerzos científico-técnicos, logísticos y operativos.
Los participantes de la primera reunión (1990) recomendaron, en esa ocasión, que para conmemorar el V Centenario del Descubrimiento de América se debería estudiar la posibilidad de realizar durante el verano 1992/93 trabajos científicos en conjunto y publicarlos en un tomo conmemorativo del evento y que seria oportuno interesar a un historiador por país, vinculado a temas antárticos, a participar en una Reunión a efectuarse durante el verano de 1992/93 en la base argentina Esperanza, con el fin de intercambiar datos históricos con miras a una publicación conjunta. Para ambas actividades se propuso invitar a participar al Reino de España. Así nacieron las Reuniones de Historiadores Latinoamericanos habiéndose realizado a la fecha cinco encuentros; el primero en base Esperanza, el segundo en Lima, el tercero en Punta Arenas, el cuarto en Brasilia y el quinto en la Base Marambio.

COOPERACION CIENTIFICA INTERNACIONAL
CONVENIOS CON ORGANISMOS EXTRANJEROS EN VIGENCIA

ALEMANIA
- Institut fúr Physische Geographie - Univ. de Freiburg
- Instituto de Geografla Física - Univ. de Freiburg
- Alfred-Wegener Institut fúr Polar und Meeresforschung (AWI)
- Institut fúr Alígemeine und Angewandte Geologie (IAAG) - Univ. Múnchen
AUSTRIA
- Instituto de Meteorología y Geofísica - Univ. de Innsbruck
BRASIL
- Gobierno de la República Federativa del Brasil
CANADA
- Universidad de la British Columbia
CHILE
- Gobierno de la República de Chile
CHINA
- Gobierno de la República Popular China
- Lanzhou Institute of Glaciology and Geocryology, Academia Sinaca, Lanzhou
ESPAÑA
- Reino de España
- Instituto Tecnológico Geominero
- Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA)
- Instituto Nacional de Meteorología
EE.UU.
- Lamont-Doherty Geological Observatory - Univ. de
Columbia
- Universidad de Rochester
FINLANDIA
- Instituto Meteorológico de Finlandia (IMF)
FRANCIA
-Laboratorio de Glaciología de Grenoble
- Gobierno de la República de Francia
ITALIA
- Osservatorio Geofisico Sperimentale
Programa Nazionale di Ricerche in Antartide (PNRA)
Istituto di Fisica dell'Atmosfera
Instituto de Física Interplanetaria
Universidad de Trieste
ENEA-Gobierno de la República de Italia
MEXICO
- Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE)
POLONIA
Institutos de Geofísica y de Ecología - Academia Polaca de Ciencia Gobierno de la República de Polonia
- Institute of Ecology - Polish Academy of Science
REPUBLICA DE LA INDIA
- Gobierno de la República de la India

MIRANDO AL FUTURO

En la programación y ejecución de las tareas de investigación científica que le son propias, el Instituto Antártico Argentino tenia en cuenta tres vertientes que confluyen para consolidar los legítimos derechos de nuestro país sobre el Territorio Antártico que ocupamos y que reivindicamos como parte de nuestro patrimonio territorial.
La Argentina, como estado bicontinental, en parte sudamericano y en parte antártico, fundamenta tales derechos, como primera vertiente, en numerosos antecedentes de diversa naturaleza, acumulados tras casi dos siglos de constante actividad, siendo los mas valederos y trascendentes en lo político, ante la Comunidad Internacional, los elementos de la segunda vertiente: la presencia, ocupación y permanencia ARGENTINA en la Antártida desde comienzos del siglo XX, de modo continuado. Históricamente, estas dos vertientes configuran los derechos jurídicamente naturales de nuestro país y por su carácter de incontrovertibles e inmanentes son la parte estática del basamento de nuestra soberanía territorial en la Antártida ( la base Orcadas fue adquirida en 1904).
La tercera vertiente es la que verdaderamente debiera interesar al País, es aquella que, con el fin de reforzar los derechos arriba enunciados, mantiene una actitud renovadora, inteligente y dinámica en la programación y ejecución de las campañas de investigación científica, aplicando con ello la afirmación de que los laureles se ganan todos los días. Esta actitud dinámica es sumamente importante frente al creciente interés -más que interés, codicia- que despierta la Antártida, en particular el Territorio Antártico Argentino.
Por esos motivos, el Instituto Antártico Argentino desarrollaba año tras año, un vasto plan de acción en todas las ramas en que se dividen las investigaciones: Ciencias de la Tierra, Ciencias Biológicas, Ciencias del Mar, Ciencias de la Atmósfera.
Este plan de acción tenia varios denominadores comunes que eran: la protección de la flora y la fauna; las medidas para preservar libre de contaminación el medio ambiente antártico, inclusive de la radiactividad provocada por el hombre; la creación de áreas especialmente protegidas; mejoramiento de alojamientos, vestimentas, alimentación, prevención de accidentes, medios de transporte marítimo, aéreo y terrestre, telecomunicaciones.
La importancia del tema de los recursos naturales no hacia que el IAA desatendiera los otros temas de investigación, de los que se ocupa regularmente, como ser:
glaciología, disciplina que estudia y mide los espesores del hielo y la nieve, los ajustes isostáticos que producen, en la que se realizan perforaciones y se establece el balance de masa, el estudio de las barreras de hielo, etc. Estos estudios son importantes no sólo para la Antártida sino también para su aplicación en la zona del hielo continental en la Patagonia. En oceanografía física,, el Instituto estudia por sí o en colaboración con otras Instituciones nacionales o extranjeras las masas de agua antárticas y la corriente circumpolar. En alta atmósfera se estudian también con otros organismos nacionales o extranjeros la radiación cósmica, el cambio climático, la capa de ozono, el calentamiento global, el efecto invernadero, etcétera.
Merece algunas líneas aparte, el descubrimiento de restos fósiles de plesiosaurios en las islas Vega y James Ross en 1977 y de un mosasaurio en la isla Marambio en 1978. En el primero de estos descubrimientos intervinieron científicos del equipo de geólogos del IAA y en el segundo otro equipo del Instituto con la colaboración de personal militar de la Fuerza Aérea. En 1990, se encontraron en Marambio restos de mamíferos placentarios; corresponden a piezas dentales de animales extinguidos que permitió deducir como era el ambiente en el que vivían. El análisis de sus dientes indicó que eran herbívoros desgastadores, lo que permitió inferir que en la región existieron praderas. Estos hallazgos revisten extraordinaria importancia, por cuanto vienen a confirmar la teoría de la deriva de los continentes; esto es, que el continente antártico formó parte del supercontinente denominado Gondwana antes que se desplazara hacia lo que hoy en día es el extremo austral del mundo.
El Instituto Antártico Argentino avizoraba un porvenir con confianza en la seguridad de estar cumpliendo plenamente con su cometido. Confíando también, que el sistema del Tratado Antártico tendrá que existir siempre armonizando, a nivel internacional, rigiendo las actividades en el Sexto Continente .Las informaciones periodísticas indican que se avecinan horas de suma preocupación para los Científicos dado que la Política traspondrá los niveles científicos, y siendo la Antártida mundialmente definida como tierra de Paz y de Ciencia, nos avecina la Antártida política

"Cuando la necedad avanza sobre la razón y se invierte la ecuación.
Los necios reemplazan a los que saben"

(+) El Dr. Carlos Alberto Rinaldi es doctor en Geología, fue durante casi 20 años Director del Instituto Antártico Argentino, representante permanente Argentino ante el SCAR, vicepresidente del SCAR, condecorado por el Ejercito Argentino por su labor científica en la Antártida y ostenta haber participado desde su designación hasta su inducida jubilación, en todas las campaña antárticas argentinas.

 

 


 

CHECK-- COMENTARIOS DE LECTORES --
   
   
   

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012