Articulos Politicos mas Recientes:
Firmar peticion para mejorar la calidad de atención Médica

16/11/2019 Desacatados (por Enrique G. Avogadro) :::

09/11/2019 Volvieron, pero mejores ? (por Enrique G. Avogadro)

02/11/2019 Pirro, estas ?(por Enrique G. Avogadro) :::

.. ..
Entrá al fascinante mundo de los médicos, conoce como hacen tus controles de Salud
Clinica de Apnea y Ronquido
Columnistas Destacados

Mas de un Siglo de hacer historia en situación de liderazgo regional

 

 

 


 


ANTARTIDA: EL ESCENARIO MÁS APTO PARA CONCRETAR EN HECHOS LA POLÍTICA DEL MERCOSUR Y LATINOAMÉRICA


Nuestro país debe lograr el diseño de una Política Antártica Argentina que optimice las fortalezas nacionales en la región. Un siglo de permanencia ininterrumpida; organización y medios; experiencia; distribución –despliegue- territorial; facilidades de apoyo logístico del complejo aeroportuario Ushuaia y aprovechamiento del campo de hielos continentales – El Chaltén como escuela de capacitación específica, para consolidar una estrategia hemisférica que incluya y privilegie el trabajo combinado entre los países latinoamericanos en el sector.
- Por Alejandro Bertotto (*)


Intentando revisar sintéticamente la vasta historia antártica argentina, es conocido que la misma se intensifica a partir de la expedición sueca de Otto Nordenskjöld, en la que incluye al argentino José María Sobral en lo que se constituyó en la primer invernada de un nacional en el continente blanco. Luego, en 1904, la preclara inteligencia de un funcionario nacional, el entonces Secretario de Agronomía de la Nación, hace que la Argentina adquiera la Base Orcadas al científico escocés Bruce, la que durante casi medio siglo dependió del Ministerio de Agricultura de la Nación y, que sus dotaciones fueron mayoritariamente civiles, que el sistema de abastecimiento y relevo fuera una combinación permanente de medios de la Armada con embarcaciones comerciales que operaban en el Atlántico Sur. Fue recién el año 1950 que Orcadas pasó a depender del Servicio Meteorológico Nacional, dependiente de la Fuerza Aérea, para luego en el ´52 depender de la Armada. Los primeros cuarenta años de Antártida para la argentina transcurrieron en un patriótico trabajo de argentinos (y algunos extranjeros) que supieron sentar con su sacrificio y permanencia las bases de nuestra soberanía en el sector. Y, que en estos días los proyectos científicos de la base son desarrollados por abnegados científicos y guardaparques, entrelazados fraternalmente con nuestros hombres de armas, al igual que en el resto de nuestras bases.
A principios de la década del 40, se crea la Comisión Nacional del Antártico y la Armada Argentina efectúa los primeros vuelos antárticos. A mediados de esa década se presenta el primer plan antártico de la Armada, el que es corregido y ampliado por el plan estratégico de Don Hernán Pujato a partir del año 1950. Este pionero, adelantándose en sus conceptos a lo que posteriormente sería el direccionamiento mundial de la actividad del hombre en extremo sur del planeta. La ciencia. Es así que organiza y ejecuta la primera expedición científica argentina a la Antártida continental, fundando en 1951, la Base San Martín sobre la misma Península Antártica y dentro del círculo polar antártico. Esto, con presupuesto y bajo la estructura y dependencia del Ministerio de Asuntos Técnicos y con el empleo de medios mercantes al comando del Capitán de Ultramar Santiago Farrell, comandante del Carguero Santa Micaela. También fundador en el ´51, del Instituto Antártico Argentino, organismo científico nacional que alcanzara gran prestigio mundial. Con esto, la Argentina se anticipa a la vocación de paz y ciencia demostrada por los países del mundo que se selló definitivamente con la vigencia del Tratado Antártico en el año ´61.
Hoy y aquí, la Antártida significa para los argentinos y especialmente para los fueguinos más que un desafío, una verdadera posibilidad de desarrollo genuino. Las más de 200 operaciones portuarias que por temporada se realizan en nuestro puerto por parte de buques antárticos; la presencia de ese bastión de civilidad y progreso que representa la Escuela Provincial Nº 38, Presidente Julio Argentino Roca, en Base Esperanza, y la consiguiente presencia de la familia fueguina en la persona de maestros antárticos; el mojón soberano enclavado en los glaciares antárticos de Bahía Margarita, portando orgullosamente el escudo provincial (Refugio ONA – Glaciares de la Base San Martín); el creciente interés de nuestro jóvenes estudiantes por conocer más y más de ese añorado continente blanco, son algunos de los índices que nos marcan que para los fueguinos no es admisible que se considere a la actividad antártica como una cuestión meramente militar.
Han sido y continuarán siendo en el futuro, muy importantes los esfuerzos y la abnegación demostrados por nuestros soldados en el sector. Nadie pretende disminuir o relativizar el encomiable trabajo desarrollado por todos y cada uno de los uniformados que lucharon por mantener con hidalguía la presencia nacional en la Antártida pero, es imprescindible que el juego actualice sus reglas, se abra a la luz de todos los argentinos, la posibilidad de también colaborar con su humilde aporte, en la consolidación de los más altos intereses de la Patria en el sector y fundamentalmente, que dejemos de ver los fueguinos a los antárticos como forasteros que pasan raudamente por nuestra ciudad.
Por eso y porque la argentina necesita, para mejorar su posicionamiento internacional dar idea clara a la comunidad antártica, que la Antártida es un serio compromiso nacional y no un objetivo militar. Es el momento histórico de colocar la brújula nacional en sintonía con nuestros hermanos latinoamericanos, ya hemos visto a donde nos llevó mirar exclusivamente a Europa y al Norte en nuestra política antártica por ello, es hora que trabajemos con todas nuestras fuerzas para que en las dotaciones polares, en este segundo siglo de vida antártico: por cada argentino haya un hermano latinoamericano en nuestras bases; que por cada hombre haya una mujer y, por cada científico, haya un logístico que lo esté apoyando”.
En el Siglo XXI, Latinoamérica vive realidades políticas y culturales que demarcan una incipiente voluntad de accionar con conceptos subcontinentales de unidad. Es así que se vislumbra un fraternal entendimiento entre países como Venezuela, Bolivia, Cuba, Bolivia, Nicaragua y nuestro país, entre otros, que genera la creación de un espacio político común y con identidad sudamericana.
En este contexto, nuestro país y su despliegue territorial antártico, sumado a su rica experiencia, permite trabajar sobre una actividad conjunta que salvaguarde los intereses regionales sobre el continente blanco.
Justamente, a finales de los ochenta se marcó en el decreto 2316, de Política Nacional Antártica, un documento que debería servir de guía para consolidar en estos tiempos la cooperación internacional necesaria entre los países sudamericanos que nos permita enfrentar la realidad de la actividad antártica como un solo bloque, compartiendo los esfuerzos y virtudes de las capacidades intelectuales, culturales, logísticas y de idiosincrasia de nuestros pueblos, para iniciar de una buena vez y para siempre, el desarrollo antártico con un ideario subcontinental, rescatando de nuestra historia los valores Sanmartinianos, Bolivarianos y de todos y cada uno de los prohombres sudamericanos que dieron sus vidas a la independencia de nuestras naciones.
Haciendo un aprovechamiento de los designios del decreto 2316, es que propongo como base para el desarrollo de una Política Antártica Argentina que considere que las acciones futuras de nuestro país se integren a la cooperación científica, tecnológica, logística y política institucional, prioritariamente a los países latinoamericanos mediante la materialización de los siguientes factores.
A continuación enumero los seis ejes fundamentales sobre los cuales se funda esta propuesta integradora de Latinoamérica en la Antártida, la que se completa con los contenidos de los recuadros explicativos de algunos de los proyectos de este informe.


1. APROVECHAMIENTO DEL DESPLIEGUE TERRITORIAL DE LOS ASENTAMIENTOS ARGENTINOS EN EL CONTINENTE BLANCO.

a. CAMBIO DE DESIGNACIÓN. Por tradición histórica la Argentina menciona a sus asentamientos antárticos como BASES, este término es interpretado por el ciudadano común como establecimiento militar, aunque las actividades que se desarrollan en apoyo a la ciencia en la Antártida, nada tienen que ver con las cuestiones de la defensa y menos aún con los usos y costumbres del orden interno de las Fuerzas Armadas. Es necesario y conveniente modificar este ítem, en la intención de expresar con claridad cuáles son los objetivos nacionales en la instalación y uso de sus asentamientos antárticos, por ello, y considerando que la actividad primaria propiciada por el Tratado Antártico en el continente es la Investigación Científica y la cooperación internacional, a la que se le agrega la Protección del Medio Ambiente, creo sería oportuno referirse a los mismos como ESTACIONES CIENTÍFICAS, o al menos como ESTACIONES ANTÁRTICAS. Esto, con toda seguridad contribuirá a despejar prejuicios de excesiva militarización del sistema argentino, talón de Aquiles de la defensa argentina de sus asentamientos antárticos.

b. DESPLIEGUE TERRITORIAL ARGENTINO.
La Argentina dispone BÁSICAMENTE de dos tipos de asentamientos: los permanentes que son ESPERANZA, SAN MARTIN y BELGRANO administrados por el Ejército Argentino (EA); ORCADAS por la Armada de la República Argentina (ARA); MARAMBIO por la Fuerza Aérea Argentina (FAA) y JUBANY por la Dirección Nacional del Antártico (DNA), a través de operadores militares (EA y ARA). Estas bases se mantienen operativas durante todo el año y con sus características particulares llevan adelante proyectos científicos del Instituto Antártico Argentino (IAA) y otros. También existen asentamientos Temporarios como PETREL; TENIENTE CAMARA; MELCHIOR; DECEPCIÓN (ARA); PRIMAVERA (EA); MATIENZO (FAA), BROWN (IAA), estos se utilizan cuando por algún requerimiento institucional o científico se hace necesario. También otros desactivados como SOBRAL y un sin número de refugios y campamentos que se utilizan eventualmente para el despliegue de verano.
Este despliegue territorial vasto y subempleado es la herramienta principal con la que cuenta nuestro país para promover la acción latinoamericana conjunta en el continente blanco, ya que cada una de estas dependencias permite incrementar y optimizar la actividad científica en el sector abriéndolos, a los países americanos que así lo consideren, para la realización de proyectos específicos con ellos mediante la incorporación de hombres de ciencia caracterizados de cada nación, siempre sobre la base de la participación de argentinos en sociedad con uno o más países latinoamericanos. Para ello, a modo de ejemplo, se agregan como anexos una serie de anteproyectos en estas mismas páginas, que explicitan esta idea de integración antártica sudamericana.

c. CENTROS DE INTERPRETACIÓN AMBIENTAL Y CAPACITACIÓN ECOLÓGICA
El aprovechamiento del despliegue de los asentamientos antárticos argentinos comprende casi fundamentalmente al empleo de dichos asentamientos como lugares de monitoreo del turismo antártico (BROWN; CAMARA; ESPERANZA; MELCHIOR; DECEPCIÓN; PRIMAVERA). De igual manera haciendo uso de las facilidades que su pista de aviación y espacio disponible que presenta MARAMBIO, se puede emplazar allí un centro de capacitación ecológica abierto a todos los ciudadanos del mundo y bajo la conducción académica de prestigiosas universidades latinoamericanas.

d. CENTRO ANTÁRTICO DE TRANSFERENCIA DE CARGAS
Las capacidades de operación aérea y marítima, como así también su ubicación geográfica hacen de PETREL un asentamiento ideal para el emplazamiento de un centro logístico antártico en el continente blanco, lo que permitiría a todos los países miembros de la comunidad antártica disponer de prestaciones logísticas cercanas y económicamente accesibles y ello apoyado en las ventajas comparativas que diferentes estados sudamericanos tienen en sus respectivas fortalezas (Argentina: Logística y transporte; Cuba: desarrollo médico; Venezuela: Energía, etcétera).

2. APERTURA EN LAS PRESTACIONES LOGÍSTICAS
Por imperio de lo establecido en la Ley 18513 (1969 - Onganía), el sostén logístico de la actividad antártica argentina son las Fuerzas Armadas, esto de ninguna manera excluye la posibilidad de participación, como prestadores, de empresarios privados.
Una interpretación exagerada de la letra de esta norma ha cerrado, en término prácticos, la posibilidad que empresarios nacionales puedan ingresar al sistema logístico antártico nacional, especialmente en lo relacionado con el transporte y abastecimiento desde el puerto de Ushuaia. Se hace imprescindible que se actualice el concepto de apoyo logístico antártico, evolucionando del sistema logístico militar actual a un sistema logístico profesional, que combine el planeamiento logístico militar, con el dinámico gerenciamiento empresarial. Se hace necesario fomentar la creación de empresas orientadas específicamente a este tipo de prestaciones logísticas.

3. RENOVACION DE LA ORGÁNICA DE LA CONDUCCIÓN ANTÁRTICA ARGENTINA
Es harto evidente que la normativa y el funcionamiento del sistema antártico argentino por su origen (Ley 18513 promulgada en el año 1969 bajo el gobierno de facto de Onganía) estaban en condiciones político económicas diametralmente opuestas a las actuales.
En aquel entonces era sostenida pura y exclusivamente por los estados nacionales y sin ningún interés comercial. Hoy en la Antártida se mueven por campaña más de 100 millones de dólares en logística.
Esto nos demuestra con claridad la necesidad de actualizar la orgánica de funcionamiento del sistema, a -por ejemplo- la existencia de la Provincia de Tierra del Fuego, con interés directo en participar de la toma de decisiones del sistema; la que además pone a disposición del sistema nacional e internacional su eficiente capacidad de prestación de servicios específicamente antárticos a partir de su complejo aeroportuario, el que debe ser direccionado a optimizar este tipo de prestaciones.
Otra cuestión que debe replantearse es la conducción de la actividad propiamente dicha porque en el actual sistema, el hecho de que cada Base (prefiero llamarla estación científica) dependa de un comandante, de una fuerza armada, produce que virtualmente no exista una sola Antártida argentina, sino que por el contrario, bajo la óptica de las “quintas”, existan varias antártidas, la del EA, la de la ARA, la de la FAA, la de la DNA/IAA y la de la Cancillería, además de la más moderna: la Antártida fueguina, que no comparte el presupuesto nacional (principal incentivo de las anteriores). Estimo que las estaciones antárticas deben quedar bajo la conducción de un organismo civil responsable de la actividad, mas allá de que en la misma se incluya personal y medios de diferentes instituciones. Creo además que ese organismo, no el relacionado con las Relaciones Internacionales, debe asentarse con todas sus autoridades y medios en la ciudad capital fueguina: Ushuaia.

Asimismo, deberían existir facilidades para que los países sudamericanos que participen de proyectos científicos institucionales y/o logísticos con nuestro país puedan tener sus representantes incorporados orgánica y físicamente a esa organización. De igual manera, sería óptimo que se concrete la construcción de la Escuela de Capacitación Glaciológica en El Chaltén y que la misma sirva al instituto primario de formación de antárticos, pero ejerciendo además otro tipo de actividades abiertas a la comunidad (cursos y cursillos en hielos y ambientales rentados abiertos al público en general).

4. APRECIACIÓN PREVIA DE PAÍSES INTERESADOS EN PARTICIPAR DE LA ACTIVIDAD ANTÁRTICA.

Además de los países miembros asociados a RAPAL (Reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos), Argentina; Brasil; Chile; Ecuador; Perú y Uruguay, existe interés en iniciar experiencias antárticas en países como Nicaragua, Venezuela; Panamá y Cuba, sin descartar que otros países identificados con los nuevos vientos que soplan por la identidad latinoamericana se sumen. Esto permite a la República Argentina contar con un vasto número de potenciales asociados en compartir actividad científica, institucional y/o logística en el continente blanco, con el agregado que cada uno de ellos a su vez puedan sumar, a cada proyecto, científicos o especialistas que sobresalgan según las ventajas académicas de cada uno (Cuba medicina; Venezuela-Bolivia Energía; Brasil Medio Ambiente; etc).
El contacto inicial con estos países debiera realizarse no a través de los canales técnicos convencionales, sino con un equipo específico designado por el Poder Ejecutivo Nacional, de manera tal de asegurar que el mensaje de este modelo de integración político institucional latinoamericana no se malogre por injerencias burocráticas que pueden no estar comprometidas con el éxito del programa.

5. FLOTA POLAR ARGENTINA
Las condiciones favorables para la construcción de una familia de buques polares (de bajo costo) para proveer a instituciones nacionales (IAA-ARA-PNA) y especialmente a empresas privadas (nacionales y extranjeras) de prestación de servicios específicamente antárticos (turismo-logística). Este proyecto se basa en la adquisición de planos standard de buques polares probados y construirlos en nuestros astilleros para entregarlos en venta, arrendamiento o leasing Además de ser un negocio rentable genera protagonismo nacional en el concierto internacional.

6. CONCLUSIONES

Los amigos de su Graciosa Majestad vienen hablando de "Antártida Sudamericana" para referirse al cuadrante sudamericano de la Antártida y no a la proyección política de nuestro territorio sobre el continente blanco, sin embargo la verdadera interpretación del concepto es la de establecer una estrategia latinoamericana sobre la Antártida para así poder constituir políticamente una Antártida subcontinental.
Quienes a través de la verborrea oscurecen el concepto de soberanía en la Antártida interpretando a su antojo el tratamiento del tema que enuncia el Tratado Antártico, confunden a la comunidad expresando que la Antártida es Patrimonio de la Humanidad con lo cual sólo logran instalar en el desprevenido ciudadano de a pie, que lo que es de todos no es de nadie, o lo que es más contradictorio aún, aquello que se declara pertenecer a todos, pasa a convertirse con el transcurrir del tiempo en botín inexpugnable de los estados poderosos. Esto terminará indefectiblemente con una Antártida explotada por intereses multinacionales pertenecientes a integrantes del Grupo de los 8, acompañados en el mejor de los casos por algún oportunista y genuflexo gobierno ideológicamente colonial.
En contraposición a ello, hace 16 años la Argentina de finales de los ochenta concretó en el decreto 2316, de Política Nacional Antártica, un documento que debería servir de guía inicial para consolidar en estos tiempos la cooperación internacional necesaria entre los países sudamericanos que nos permita enfrentar la realidad de la actividad antártica como un solo bloque, compartiendo los esfuerzos y virtudes de las capacidades intelectuales, culturales, logísticas y de idiosincrasia de nuestros pueblos, para iniciar de una buena vez y para siempre, el desarrollo antártico con un ideario subcontinental, rescatando de nuestra historia los valores Sanmartinianos, Bolivarianos y de todos y cada uno de los prohombres sudamericanos que dieron sus vidas a la independencia de nuestras naciones.
Hoy, como pocas veces en la historia, consideradas las facilidades de la vida moderna, el MERCOSUR y Latinoamérica cuentan con su oportunidad histórica de hacer valer sus fortalezas y su personalidad en la construcción de un futuro regional verdadero y genuino, con independencia de las pretensiones imperiales del norte y abstrayéndose de los consejos interesados de los connacionales captados por los intereses anglosajones, o bien a las delicias de una vida diplomática de placenteras y superficiales reuniones y agasajos.
Argentina dispone de un sobresaliente despliegue territorial de sus asentamientos, permanentes y temporarios, aptos como pocos para el desarrollo de importantes proyectos científicos de todo orden, en especial de protección y monitoreo ambiental y hasta de sostén logístico de la actividad. La situación permanente de crisis que hemos vivido y la miopía de nuestros dirigentes, nos han llevado a reducir cada vez más nuestra supremacía en el continente blanco y lo que es peor, a pesar de algunas tibias y esporádicas iniciativas, jamás ha sido utilizada para apoyar franca y concretamente la vocación antártica de nuestros hermanos americanos.
Pero los tiempos han cambiado y las realidades políticas de esta parte de América también. En nuestros días aparece una incipiente voluntad de hermandad latinoamericana. Países como Brasil, Venezuela, Bolivia, Cuba y otros ya han hecho saber sus intenciones de consolidar el espacio político sudamericano y en esto, la Argentina con su despliegue territorial antártico y su experiencia histórica tiene mucho por brindar para favorecer el inicio de una actividad conjunta que asegure para el futuro la vigencia de la soberanía del cono sur en los territorios más promisorios que el mundo aún no ha empezado a descubrir en su real dimensión.
Cada momento tiene los líderes que la sociedad necesita, en este tema nuestro país tiene cuentas que saldar, deberá detectar rápidamente los dirigentes que estén contaminados con los intereses foráneos y reemplazarlos con quienes puedan comprender genuina y acabadamente la sagrada misión de hacer la Antártida de los sudamericanos. Argentina debe hacer valer su más de un siglo de actividad antártica para bien de su pueblo y del pueblo latinoamericano.


CUADRO 1.
La industria naval y el desarrollo antártico latinoamericano.
UN BUQUE POLAR ARGENTINO


El crecimiento geométrico evidenciado por la actividad científica, institucional, deportiva, logística y especialmente turística en el continente blanco, genera un nicho de desarrollo mas que apto para el fomento de la industria naval en nuestro país, lo que no sólo ejercerá una importante fuente de generación de trabajo y riquezas, sino que además posibilitará contar con la mayor flota naval de bandera surcando los mares antárticos.

Con la desaparición de la Unión Soviética (U.R.S.S.), los armadores de expediciones de turismo antártico, beneficiados por los irrisorios costos del charteo de los buques pertenecientes a la ex flota científica soviética, iniciaron un excelente negocio al tomar como propias estas unidades de superficie para utilizarlas como centro de gravedad de sus expediciones. Fue así como embarcaciones polares y científicas como los renombrados rompehielos Kapitan Khlebnicov; o los científicos de la línea Akademic, como el Ioffe o de la línea Proffesor, como el Multanoski etc. pasaron a ser los caballitos de batalla en los cientos de viajes de turismo antártico que se fueron incrementando desde principios de la década del 90 hasta estos días.
Ahora bien, los costos en la actualidad ya no son los de aquellos años y por cierto, los buques tampoco disimulan el pasar de los años y sus condiciones iniciales ya comienzan a preocupar, no sólo en su operatividad y costos de mantenimiento, sino que también se comienza a sospechar si sus condiciones son adecuadas para el logro de una navegación segura desde el punto de vista de la protección ambiental, particularmente en ese sector prístino del globo.
Esto supone que en el futuro inmediato esos armadores y otros que quieran iniciar actividades en el excelente negocio del turismo antártico ya no dispondrán de embarcaciones aptas y por demás económicas como las que ofreció coyunturalmente la flota soviética remanente de la caída del muro de Berlín.
Por ello, y considerando que la renovación de la flota de buques para el turismo en los océanos australes tomando naves originarias de los “clásicos” proveedores internacionales (Finlandia; Noruega; Etc.) conllevará una enorme erogación en euros a dichos empresarios, es que parece oportuno que la República Argentina desarrolle en esta etapa de florecimiento industrial de la nación, la construcción de una familia de buques polares sobre la base de planos de embarcaciones probadas y amortizadas para ofrecer así al mercado un sistema de arrendamiento, leasing o venta no sólo a las empresas de turismo antártico sino también a otras que se dediquen a la logística antártica y a instituciones que ya sea para la ejecución de programas científicos o de representación institucional o seguridad, deban navegar en tan australes latitudes.
De esta manera la Argentina además, podría re equipar con un buque científico al Instituto Antártico Argentino, o brindar a la Prefectura Naval Argentina de embarcaciones para cumplir acabadamente su misión en el Atlántico Sur, y por que no en la antártida; o bien podrían ofrecerse a empresas argentinas o internacionales estos buques para la prestación comercial de servicios específicamente antárticos y a la misma Nación Argentina de disponer, como disponen otros países de buques oficiales de representación (Ej. HMS Endurance GB), con los cuales poder llevar a cabo las inspecciones previstas por el Tratado Antártico y no depender exclusivamente y para toda actividad de un buque tan específico como caro, como lo es el Rompehielos Alte. Irizar (más del 60 % de sus actividades podrían ser ejecutadas por buques cuyo costo operativo es sustancialmente mas bajo – hablamos de un 50 % menos).
Esta herramienta serviría como punto de relanzamiento de la excelente industria naval argentina, ofrecería a la industria del turismo antártico las seguridades que brinda el material nuevo a bajo costo, posibilitaría el equipamiento adecuado para la seguridad en la navegación que debe brindar la Prefectura Naval, al Instituto Antártico Argentino de disponer de un buque específico de investigación antártica y a empresas logísticas de fundar sus servicios en embarcaciones probadas y económicas para sus prestaciones. Entre otras cosas esto colaboraría para optimizar, reduciendo considerablemente el costo de la ecuación económica que caracteriza la costosa operación polar.
Sin lugar a dudas muy distinto sería el aspecto del puerto de Ushuaia, y, muy otras las oportunidades de crecimiento, trabajo y desarrollo económico de su gente, si pudiésemos aportarle al sistema una familia de buques polares probados y de bajo costo, que ostenten con orgullo la bandera nacional, y que de la mano de marinos mercantes, prefectos o de guerra, los conduzcan profesionalmente por los mares del sur.




CUADRO 2
Artículo para ser analizado por aquellos “asociados a la máquina de impedir” que suelen cuestionar hasta los más mínimos aspectos de los innovadores proyectos nacionales en la Antártida.

Estados Unidos
Unirá con una vía terrestre el Polo Sur con Mc Murdo


Con el apoyo financiero de la Nacional Science Foundation (NSF), Estados Unidos está construyendo una ruta antártica, que unirá las bases Mc Murdo, sobre la costa del Continente Antártico y Amundsen-Scott en el Polo Sur. Tendrá 1600 kilómetros de largo y se prevé su habilitación para el próximo verano. La motivación de tremenda obra es la necesidad de abaratar costos para las operaciones logísticas de abastecimiento de la estación norteamericana del Polo Sur, Amundsen Scott, desde Mc Murdo la población estable más grande de la Antártida.
Mc Murdo una ciudad antártica con calles, vehículos a rueda y un millar de habitantes en verano. Mc Murdo, administrada por Raytheon Polar Services, una subsidiaria del conglomerado Raytheon, uno de los principales contratistas de la defensa de los U.S.A, posee un centenar de edificios llegando a alojar hasta 1000 personas. Dispone de 3 aeropuertos, un puerto y un helipuerto. Raytheon Polar Services es una empresa concebida para satisfacer las necesidades de los Programas Polares de la Fundación Nacional de Ciencias de los EE.UU.
En el otro extremo de la flamante ruta antártica está la base polar Amundsen – Scott ubicada en inmediaciones del polo geográfico sur, fue creada en 1956, con motivo del año geofísico internacional de 1957. Ha cambiado varias veces su estructura original y ahora está por inaugurar un nuevo edificio. La dotación estable que pasa el invierno allí es de unas 50 personas, mientras que en los meses de verano la población llega hasta 170 personas.
La obra busca abaratar notablemente el costo del combustible, ya que se prevé reducirlo más de 7 veces, de los U$S 7 por litro, que cuesta actualmente colocarlo por modo aéreo en el Polo.
Pero no todas son buenas noticias respecto de este camino. El estado salvaje en el que se conserva el interior del continente se encontrará en riesgo cuando la ruta comience a ser transitada, mantenida y abastecida de lo necesario para el apoyo de los convoyes que la transiten.
El costo del emprendimiento, cuya tecnología es común para el tránsito invernal en países de altas latitudes del hemisferio norte, será de unos 350 millones de dólares. A pesar de retrasos en la construcción, se prevé la inauguración el próximo verano antártico.
Síntesis de lo Publicado en NUESTROMAR - 15/09/2006



CUADRO 3
CENTROS DE INTERPRETACION AMBIENTAL
MONITOREO DEL TURISMO ANTARTICO

Este punto es el de más fácil instrumentación y de mayor necesidad inmediata que plantea el sistema. El crecimiento del turismo antártico en la última década, significa, ni más ni menos, que la irrupción de importantes cantidades de personas no afectadas a proyectos científicos en el continente blanco. Estas personas que en su mayoría son conducidas por empresas armadoras responsables de no afectar al medio ambiente con sus incursiones, mantienen en sus travesías diferentes actividades que van desde conferencias a bordo de los buques, como navegaciones en sodiacs y caminatas en desembarcos. (Ver opiniones del diplomático Chileno Emb. Jorge Berguño en estas mismas páginas).
La república Argentina podría, debería facilitar, mediante recorridos previamente establecidos en determinadas estaciones, que aporten al turismo antártico centros de interpretación de sistema antártico en los diversos lugares de desembarco, a localizarse en alguno de las estaciones antárticas nacionales.
Esto, además de proteger el medioambiente crearía conciencia internacional del correcto accionar nacional y latinoamericano en tal sentido. Este mecanismo es posible y conveniente ejercerlo en las estaciones BROWN; DECEPCIÓN, ESPERANZA, MELCHIOR, MATIENZO, ORCADAS Y PRIMAVERA y en algunos refugios nacionales a relevar. En los sitios en que no se llegue a confeccionar el plan de manejo correspondiente y mientras esto ocurre, se podrá disponer de un centro de monitoreo del turismo antártico con agentes que censen y supervisen permanentemente la presencia de dicha actividad en esa estación.
Tanto los Centros de Interpretación, como los de Monitoreo constituyen una célula de fácil acceso para la integración de equipos binacionales integrando a cada uno de ellos especialistas argentinos y de diferentes países regionales que se incorporen al proyecto de Antártida Latinoamericana.


CUADRO 4
Lo hizo un especialista y diplomático
ADVIERTE POSIBLE CONTAMINACIÓN EN ANTÁRTIDA POR EL TURISMO

La Cancillería chilena alega que la falta de controles en la actividad turística en el continente blanco podría causar un “desastre ecológico”, ya que a pesar de estar menos habitada, aquella región es la más vulnerable. "La Antártida es el sistema menos contaminado de la Tierra, básicamente porque es un inmenso continente. Y la población, si uno puede decir que tiene una población, es de unos 1.000 habitantes permanentes y que en verano llegan a unas 5.000 personas", afirmó dijo un diplomático.
La falta de controles rigurosos de la actividad turística en la Antártida podría causar un "desastre ecológico", advirtió hoy el embajador de la Cancillería de Chile, Jorge Berguño, especialista en materia marítima.

El diplomático sostuvo que aunque el territorio antártico es el sistema menos contaminado de la tierra también es el más vulnerable, al exponer en el segundo taller de Historia de la Investigación Antártica "Exploración multidimensional de la Antártica en los años cincuenta", que se realizó en Santiago de Chile.
"La Antártida es el sistema menos contaminado de la Tierra, básicamente porque es un inmenso continente. Y la población, si uno puede decir que tiene una población, es de unos 1.000 habitantes permanentes y que en verano llegan a unas 5.000 personas", afirmó el diplomático, según consignó la agencia Ansa.
Berguño, miembro del Instituto Chileno Antártico, apeló a las autoridades internacionales para que respondan a la necesidad de regulación de la entrada de grandes cruceros turísticos al territorio antártico, "pues el arribo de 2.000 personas a la zona puede provocar daños irreversibles al ecosistema".
Por este motivo, instó a aumentar el número de países adherentes al Protocolo del Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente, aprobado en Madrid en 1991, que obliga a realizar una "evaluación de impacto para cualquier actividad que uno haga en la zona".
También se pronunció respecto al derretimiento de hielos, tema que definió como "contradictorio", ya que si bien hay zonas en las que se evidencia que hay glaciares que están siendo afectados, "hay otros sitios en que ese balance de masas, como lo llaman los científicos, es positivo, es decir, que ha aumentado la superficie de hielo".
Asimismo, señaló que el agujero en la capa de ozono, que afecta principalmente al territorio antártico, provocado por causas tanto naturales como inducidas, generadas principalmente por productos químicos que prácticamente ya no se utilizan, "no es el mayor problema".
"Sin embargo -explicó-, el agujero subsiste y hay períodos en que se amplía, períodos en que parecía controlado y ahora se ha ampliado".
"El problema está en las emisiones de algunos ácidos generados en la actividad industrial del hemisferio norte y eso no está controlado porque algunos países industrializados como Estados Unidos, no han querido suscribir la Convención del Cambio Climático, que no son convenciones para la Antártica, sino para el mundo entero", afirmó.



CUADRO 5
Ideas para la organización antártica nacional acorde a los tiempos
UNA ESTRUCTURA MODERNA, ÁGIL, EFICIENTE, CIVIL Y DE CONDUCCIÓN HORIZONTAL.

Ampliando los conceptos enunciados en el cuerpo de este informe debemos remarcar que es imperiosamente necesario actualizar el organismo de conducción de la temática antártica para permitir que la misma satisfaga las necesidades de nuestro país, la vigencia del concepto de Antártida latinoamericana y la participación de países de Latinoamérica en forma conjunta en el quehacer antártico nacional.
Después de más de medio siglo de vigencia de este sistema de conducción, debemos romper el peligroso equilibrio reinante por el conformismo de las diversas instituciones que ostentan la responsabilidad de la conducción de la actividad polar en nuestro país. Es conocido por obvio y reconocido por quienes aunque sea superficialmente han participado del sistema que en nuestro país no existe una Antártida, una política antártica, una conducción antártica, sino que muy por el contrario existen por cada institución una Antártida diferente, con objetivos distintos y políticas propias, todas empleadas para salvar los intereses de esas mismas instituciones que no siempre son los más adecuados para la República Argentina.
Sin perder más tiempo en analizar lo que ya todos sabemos que no sirve, quiero presentar a modo de ideas, propuestas o simplemente de cuestiones a considerar, algunos conceptos que creo son insoslayables contemplar para el logro de una organización política antártica que genere acciones acordes a los tiempos en que vivimos, la política nacional vigente y los intereses nacionales en la unión latinoamericana que, aunque postergados en el pasado, hoy deberían ser materia prioritaria de nuestro país.
Sumado a la necesidad de mencionar en el futuro a nuestros asentamientos antárticos como Estaciones Científicas o Antárticas, debemos considerar en primer término si la temática antártica debe estar incluida o no en la agenda nacional. Esto es, si el dictado y ejecución de la política antártica nacional deberá ser conducida por el primer nivel de responsabilidad política del país o si seguirá siendo un grupo de quintas institucionales relegadas a estratos administrativos de tercer o cuarto nivel.
En el mundo de los países antárticos con los cuales nos interesa competir o compararnos este tema es un tema de interés nacional excluyente, como muestra de ello podemos observar el funcionamiento de esta cuestión en nuestro hermano país, la república de Chile, allí el órgano director de sus políticas antárticas es un consejo asesor del que participan ministros del gabinete nacional, la autoridad política de la región que reivindica el sector antártico como propio y especialistas en educación, ciencia y tecnología y en protección ambiental, todos ellos tienen la misión, fundamental, de asignar objetivos, medios y presupuestos para la consolidación de sus acciones antárticas. También Chile, en el último lustro se esforzó en trasladar su Instituto Antártico a la ciudad de Punta Arenas corriendo claramente el centro de gravedad de sus acciones desde la capital trasandina al que es su puerto antártico por excelencia. Y, por último también nuestros vecinos han incluido de manera protagónica en las decisiones específicas a la región de Magallanes y Antártica Chilena, su primer mandatario regional es parte activa del consejo antártico nacional. Por otra parte en ese país se fomenta la participación de empresas privadas en la prestación de servicios específicamente antárticos, tanto por modo aéreo como marítimo, habiendo inclusive facilitado la adquisición de su ex buque oficial “Piloto Pardo” para ser reciclado como buque de turismo austral en manos privadas.
No se trata de copiar, en todo caso de aplicar conceptos que no son nuevos, pero si novedosos en su instrumentación. ¿No debería tener la Argentina un organismo de conducción? De existir, debe estar bajo la supervisión del mismísimo Presidente de la Nación, a través de la jefatura de gabinete e incluya a sus ministros de economía, educación, interior, relaciones exteriores y defensa, además de especialistas en ciencia y tecnología, protección ambiental, etc. y fundamentalmente el gobernador de la Provincia de Tierra del Fuego, ANTÁRTIDA, e Islas del Atlántico Sur, ASIGNE RESPONSABILIDADES, MISIONES Y EL PRESUPUESTO NECESARIO PARA EL FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA.
Si la Antártida, como decimos, es eje de desarrollo económico y humano, ¿no debería la sociedad civil participar mas activamente en el sistema? ¿Cuáles son las causas, en el siglo XXI, para que el 90 % del personal participante de las campañas antárticas sea personal militar en actividad? ¿No hay personal civil capacitado para, acompañando a los experimentados hombres de armas, sostener con efectividad el accionar antártico argentino?
Personalmente creo que sí lo hay, pero más aún, creo que si no empezamos a hacer experiencia con civiles jamás vamos a encontrar suficiente gente capacitada para ello. Es hora de asegurar que al menos el 50 % de los miembros de las dotaciones antárticas en estaciones y naves, sean especialistas y/o profesionales civiles, hombres y mujeres.
La experiencia antártica argentina y las facilidades que ella misma nos da, sumado a la bendita oportunidad de contar con el puerto (Ushuaia) de mayores ventajas comparativas para la operación antártica y la cercanía del mayor simulador de ambiente geográfico, como los son los Hielos Continentales, ameritan una orgánica que de el mayor aprovechamiento al sistema y no como en la actualidad que el asentamiento real de nuestro único buque polar es Puerto Madero, el Puerto de abastecimiento del sistema es el Puerto de Buenos Aires y la escuela de capacitación antártica esta enclavada en el corazón de la ciudad autónoma de Buenos Aires.
Por esto, porque estamos viviendo una anarquía operativa producto de la sin razón es que considero que el nuevo sistema antártico argentino debería fundarse en un órgano nacional (Sin cargos rentados) que imponga objetivos, medios y presupuesto. Un ente específico que administre, en la forma más horizontal posible, la actividad antártica incluyendo la ciencia, la logística, la capacitación, la participación empresaria y que por supuesto, se localice en la capital fueguina.
Si la argentina empieza a funcionar así, entonces sí la Actividad Antártica le podrá entregar a la Cancillería Argentina herramientas para sustentar con orgullo y fundamento los más altos intereses de la Nación en el continente blanco. “En bien de la ciencia, la cooperación internacional, la protección ambiental y por sobre todo para que el pueblo de la provincia y de la nación pueda sentirse partícipe de una real y positiva gesta antártica”.


CUADRO 6
En territorio antártico (isla Marambio)
INSTRUMENTACIÓN DE CURSILLOS DE PROTECCIÓN AMBIENTAL

I. OBJETIVO:
Instrumentar la realización de cursillos de protección ambiental y conocimiento del ambiente geográfico antártico, capitalizando las ventajas naturales y de infraestructura disponibles en la ciudad de Ushuaia y en la Estación Antártica Marambio (EAM), para la conexión aérea entre el cono sudamericano y el continente antártico. Esto, a través del manejo de grupos de cursantes no mayores de 50 personas, dirigidos, liderados y controlados por ambientalistas y expertos especialistas en las normas impuestas a partir de la entrada en vigencia del Protocolo de Madrid y la vida en la Antártida.
II. ANTECEDENTES.
Si bien son escasos los antecedentes disponibles sobre la realización de este tipo de cursos, para facilitar la comprensión de su instrumentación podemos tomar como referencia la evolución del turismo antártico de los últimos 10 años, situación esta, que se asemeja al proyecto enunciado por poseer una operatoria similar en cuanto a la forma de proceder en el manejo de grupos.
Asimismo, podemos tomar como antecedente el turismo antártico por modo aéreo que se desarrolla utilizando las instalaciones aeroportuarias de Punta Arenas (Chile) y de Australia.

III. ORGANIZACIÓN Y PLANIFICACIÓN
Primariamente concebimos la operación sobre la base de cursos integrados por 50 participantes, estos, dirigidos y orientados por un staff de especialistas de no mas de 4/5 personas, quienes serán los responsables de la capacitación específica de los cursantes, como así también de su manejo, movilidad y conducta medioambiental en el territorio antártico, bajo las normas del Sistema del Tratado Antártico.
La duración de los cursos será de cuatro días (tres noches en Antártida), produciéndose los relevos de forma aérea (USH–MBI–USH) el primero y cuarto día. De esta manera en cada viaje se transportarán los contingentes entrantes y salientes de cada curso.
El cursante en el continente blanco será alojado en un albergue construido a tal fin en la Isla Marambio, en inmediaciones de la Estación Aérea (sub meseta), lugar en donde además recibirá los conocimientos teóricos del curso y desde donde se organizarán excursiones para tomar contacto con el ambiente natural de la Antártida. Estas visitas guiadas serán producto de un adecuado plan de manejo ambiental que se efectuará sobre la base de la implementación de un Centro de Interpretación Ambiental, previamente aprobado por el Instituto Antártico Argentino.
Cada cursante será provisto por la organización del equipamiento antártico necesario (indumentaria, seguridad, material, etc.) como así también del material didáctico a ser utilizado en el curso. Dicho material será confeccionado por los especialistas contratados y serán evaluados y aprobados por el Instituto Antártico Argentino.
El sistema educativo del curso será implementado sobre la base de la formación integral permanente del alumno, de forma sistemática y asistemática, abarcando los aspectos teórico-prácticos del mismo, desde el empleo de la indumentaria antártica hasta el conocimiento acabado de las características básicas del continente, normas de protección ambiental, seguridad, etc.
A la finalización de cada curso se realizará en la ciudad de Ushuaia la entrega de los diplomas que certifiquen su participación en el evento.

IV. INFRAESTRUCTURA DISPONIBLE Y MATERIAL AÉREO
a. Material Aéreo:
Se empleará para el transporte aéreo entre la ciudad de Ushuaia (TDF) y la estación Marambio (Sector Antártico), aeronaves Hércules C 130 H o B, las que por sus características y antecedentes son las aeronaves mas aptas y seguras para la operación en el continente blanco.
Dichas aeronaves deberán ser propias de las empresas o contratadas a la F.A.A. a través de L.A.D.E. por medio de un convenio que permita a los organizadores disponer de un avión en forma permanente durante la campaña estival para estas operaciones y el que además quedará a disposición de los organizadores en el Aeropuerto Internacional de Ushuaia Malvinas Argentinas A.I.U.M.A., pudiendo ser empleado para otras actividades.
b. Infraestructura en la Isla Marambio
Para el alojamiento en la Isla Marambio se deberá contar con instalaciones para el abrigo, racionamiento, descanso y capacitación de los cursantes, las que deberán ser emplazadas en el sector de la sub meseta de la misma, a efectos de facilitar la obtención del agua potable, el contacto con la naturaleza y no obstaculizar el normal funcionamiento de las actividades de la Estación Antártica.
Estas instalaciones, a las que llamaremos Albergue Ambiental, deberán ser construidas teniendo especialmente en cuenta las recomendaciones producidas por las normas derivadas del Sistema del Tratado Antártico, especialmente por el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente (Protocolo de Madrid), debiendo poner especial atención en sus sistemas de potabilización del agua, tratamiento de residuos, efluentes cloacales, generación de energía no contaminante, etc.
Los cursantes deberán ser alojados sobre la base de habitaciones dobles con baño privados y/o semi privados. Dichas instalaciones deberán diseñarse sobre la base del máximo aprovechamiento de la superficie a construir, de manera tal de no generar instalaciones mayores a las estrictamente necesarias para producir el mínimo imprescindible impacto ambiental al ecosistema antártico.

c. Infraestructura Aeroportuaria:

1) Ushuaia:
Se empleará la infraestructura disponible en el A.I.U.M.A.

2) Marambio:
Se empleará la infraestructura de la EAM para la operación del avión y se deberá evaluar la conveniencia de construir para el desarrollo del proyecto un camino, o bien un teleférico o funicular; que una la terminal de la pista de aterrizaje con la sub meseta, lugar donde se emplazará el Albergue Ambiental y los servicios correspondientes al mismo (Generadores, Desalinizadores, Planta de Tratamiento de Residuos sólidos, Planta de Tratamiento de Efluentes cloacales, Etc.).

V. ESPECIALISTAS (STAFF).

Los equipos de de manejo de los grupos de cursantes deberán integrarse con profesionales idóneos en la temática antártica y en las normas específicas de protección ambiental, buscándose en la conformación de los mismos la participación de la mayor cantidad posible de representantes ambientalistas de los diversos países latinoamericanos participantes del concepto de Antártida latinoamericana aquí expuesto.



CUADRO 7
Ubicada en El Chaltén – Hielos Continentales
ESCUELA DE CAPACITACION GLACIOLOGICA

1. Centro de Entrenamiento Glaciológico (C.E.G.) Ley provincial (Santa Cruz) Nº 2473

Alcance: Sería un centro de entrenamiento glaciológico orientado a la prestación de apoyos a los diferentes cursos de las necesidades correspondientes a la relación de sus diseños curriculares con el trabajo en hielo y zonas frías. Esto, incluye su capacidad de trabajo en operaciones en hielo, rescates, roca, navegación geo-topo-cartográfica, supervivencia, etc.; tanto en el ámbito oficial como privado, nacional como internacional.
Ubicación: El núcleo del C.E.G. se instalaría en la localidad de El Chaltén utilizando como base la Planta de Campamento de la SS de Recreación y Deportes de la Provincia, la que debería ser rediseñada y equipada para tal efecto.
El C.E.G. tendría como subsede principal un refugio de apoyo logístico en la zona del Nunatak Viedma, la que debería contener instalaciones adecuadas para el apoyo a los cursos que se desarrollen en la zona (abrigo para servicios).
Del C.E.G. dependería asimismo, la cadena de refugios existentes en H.C.P., los que deberían ser transferidos a la provincia de Santa Cruz para su empleo, mantenimiento y eventual reconstrucción o reemplazo.
Cursos: El C.E.G., mediante convenio, sería subsede de la Escuela de Capacitación Antártica para el desarrollo de las etapas del curso antártico que ameriten el trabajo en hielo, roca y navegación geo-topo-cartográfica.
Asimismo, el C.E.G. podría realizar cursos en hielo en acuerdo con otras instituciones nacionales o extranjeras, oficiales o privadas o unilateralmente.

Instalaciones:
a. El Chaltén. El núcleo del C.E.G. debería contar con las instalaciones necesarias para la recepción de cursos antárticos de 60 cursantes y su correspondiente apoyo logístico y de transporte terrestre y aéreo.
A la Planta de campamento disponible se le deberá proveer en primera instancia de una casa alojamiento con salón de usos múltiples de aproximadamente 60 camas de capacidad; un galpón hangar calefaccionado para alojar dos helicópteros medianos (estas aeronaves brindan apoyo a la realización del curso antártico) de aproximadamente 25 x 20 mts, con un portón de todo el frente y 6 mts de altura.
b. Nunatak Viedma: La sede del C.E.G. debería contar con instalaciones de apoyo logístico para la realización de los cursos en hielo con capacidad para abrigo de instalaciones de apoyo (depósitos/abrigo para cocina/etc).
c. Refugios en H.C.P.: Serían instalados progresivamente de acuerdo a los convenios que se firmen con las instituciones responsables y en virtud a las necesidades y posibilidades del centro.

Recursos:
La gran distinción del proyecto, que trasciende a las causas fundamentales del emprendimiento, ya sea por su importancia geopolítica, como por la posibilidad de utilizar los hielos continentales para la capacitación antártica y glaciológica de las organizaciones nacionales, regionales e internacionales relacionadas con el tema, esta representada por la iniciación formal y concreta de una nueva actividad económica en la zona como lo será el poder ofrecer al mercado comercial nacional e internacional la impartición de cursos técnicos de navegación, supervivencia, destrezas, rescates, etc, sobre un ambiente continental de gran similitud con el ambiente antártico. Todo esto en el marco de presentar y realizar estos eventos en una actitud francamente ambientalista y ecológica.
El hecho de dirigir la realización de los cursos de capacitación oficiales hacia hielos continentales significará “per se” la generación de un nuevo polo de desarrollo económico para la población local. Sin embargo, el mayor beneficio a obtenerse estará sustentado por la posibilidad de realización de los cursos, producciones comerciales (films; publicidades; etc) y expediciones dirigidas a los particulares independientes, productoras artísticas, agencias publicitarias, etc., caracterizados por ser personas de muy buena posición económica que suelen afrontar importantes gastos para lograr su participación en este tipo de eventos, desarrollados en ambientes geográficos que como el de los H.C.P. son originales y/o únicos en el planeta. Este hecho, a modo de ejemplo, se ha evidenciado en el notorio crecimiento producido en los últimos años en el tránsito del turismo antártico por la ciudad-puerto de Ushuaia.

Patagonia Austral:
La creación del C.E.G. en la zona de El Chaltén–Hielos Continentales, en concordancia con lo que ocurre actualmente en la relación turística existente entre las ciudades de Ushuaia y El Calafate, conllevará una vez más a la consolidación de la integración regional fundamentada en la identificación del concepto “Patagonia Austral”, conformada básicamente por las Provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego, ya que en esto también podemos asegurar la complementación de las necesidades operativas que ostentan nuestros estados, ya sea por las infraestructuras disponibles, como por las capacidades técnicas y naturales de sus respectivos ambientes naturales y capacidad de prestación de servicios especiales. Para graficar lo afirmado podemos mencionar la capacidad de la ciudad de Ushuaia y sus modernos centros de esquí internacionales o la disponibilidad de especialistas locales en técnicas de hielos como los son los trabajos con trineos de perros, etc., para apoyar las actividades del Centro de Entrenamiento Glaciológico a crearse en el ámbito de la Provincia de Santa Cruz.


2. EL PROYECTO

Para intentar un adecuado diseño del proyecto se hace imprescindible:

a. Evaluar la participación efectiva de las instituciones nacionales en el proyecto.

b. Evaluar la conveniencia de la ecuación costo beneficio del proyecto, en términos geopolíticos, operativos y económicos-financieros.

c. Precisar el alcance con que se deberá aplicar la mencionada norma y los elementos con que se cuenta en la actualidad para considerar la redacción de un proyecto viable y conveniente.

En tal convencimiento, el suscripto, luego de concretar la visita de la zona potencial de trabajo y en conocimiento las capacidades y necesidades del sistema antártico argentino, llega a la siguiente conclusión:

b. Se debería obtener la adhesión de las instituciones nacionales relacionadas con el propósito de la ley y en casos específicos la cesión de las instalaciones existentes (I.N.H.C.P. / F.A.A.), el compromiso de la realización de los cursos técnicos de su responsabilidad (D.N.A. / Escuela de Capacitación Antártica / I.N.H.C.P.) y las correspondientes autorizaciones para el uso adecuado de tales sectores (Parques Nacionales). Para ello se deberían redactar y gestionar compromisos bilaterales con la Provincia que habiliten la concreción de tan importante proyecto.

c. En este punto resulta evidente la gran trascendencia que reviste la concreción de este proyecto, esto debe ser compartido tanto por la autoridad Antártica Argentina, como por la Escuela de Capacitación Antártica y/o las autoridades correspondientes.
Por ello, dando por asegurado el valor estratégico y geopolítico del emprendimiento, deberemos considerar los factores operativos y económicos para la consolidación del proyecto.
Desde el punto de vista operativo, resulta más conveniente que la sede del establecimiento se encuentre en un lugar de fácil acceso a la zona de trabajo y no en el propio Hielo Continental ya que esto acrecienta el riesgo para la realización de cursos básicos o iniciales y dificulta enormemente el apoyo logístico del mismo. Además, el hecho de ubicar este centro en una localidad de acceso a los hielos contribuirá significativamente a brindar mayor importancia a la misma tanto en el orden local como nacional y aún internacional.
Otro elemento que debemos considerar prioritariamente para establecer una decisión al respecto, es la posibilidad de las comunicaciones terrestres para acceder al centro, hecho este que se dificulta de manera significativa situándolo sobre el hielo.
Bajo estas condiciones la opción resultante será la de las localidades de El Calafate o El Chaltén. El gran crecimiento y desarrollo evidenciado por El Calafate, junto a su marcado esplendor económico a partir de la recepción de contingentes turísticos y su mayor dificultad para acceder desde allí hacia los Hielos Continentales, hacen suponer al suscripto que esta no es la localización mas apropiada para el proyecto.
Por otra parte El Chaltén, aparece como una pequeña localidad típicamente montañesa, con adecuado desarrollo logístico para apoyar un centro de entrenamiento glaciológico y a la que dicho centro le brindaría un aporte sustantivo en su caracterización socio política y en su desarrollo económico.
El Chaltén se destaca a su vez por poseer un inmejorable acceso terrestre a los Hielos Continentales y a su cadena de refugios y cuenta también con una Planta de Campamento perteneciente a la SS de Recreación y Deportes de la Provincia, la que podría, mejorando sus actuales instalaciones, convertirse en el núcleo del Centro de Entrenamiento Glaciológico.

d. De lo expresado se desprende que a nivel Nacional la responsabilidad de la realización de las diferentes etapas del curso antártico recae en la Escuela de Capacitación Antártica. De la existencia de esta escuela y sus responsabilidades se concluye en que la creación del establecimiento provincial debería apuntar a la gestación de un CENTRO DE ENTRENAMIENTO GLACIOLÓGICO, el que asociado mediante convenio con la Escuela de Capacitación Antártica se convertiría en apoyo permanente para la realización de los cursos que la misma dicta. Estos cursos además, cuentan con programas curriculares autorizados por el Ministerio de Educación de la Nación, lo que daría al Centro Provincial mayor jerarquización y la posibilidad de instrumentar otros cursos, dirigidos a otras instituciones o interesados del ámbito privado, ya sea nacionales o extranjeros, recibiendo el aporte técnico de los profesionales pertenecientes a las Escuela de Capacitación Antártica y hasta inclusive la participación de sus instructores en cursos que programe el Centro de Entrenamiento Glaciológico de la Provincia.

3. CONCLUSIONES

En primer lugar debemos subrayar la importancia geopolítica y estratégica que sustenta la Ley Sancionada por la Legislatura de la Provincia de Santa Cruz por iniciativa de la Diputada Provincial Judit Selva Forstmann, al decidir la creación de un centro de entrenamiento de las características del mencionado, y más aún, al hecho de situarlo en un lugar tan sensible a los intereses nacionales como adecuado técnicamente para su funcionamiento.
Desde el punto de vista práctico, operativa y económicamente analizado, es opinión del causante que el emplazamiento propuesto por la norma de referencia debería ser modificado en atención a lo expresado en el desarrollo del presente, llevando el núcleo del centro a la localidad de El Chaltén y su subsede principal a la zona del Nunatak Viedma.
Lo expresado, no solo va a optimizar la instrumentación operativa y financiera de los cursos que en él se dicten, sino que fundamentalmente logrará bajar los costos de construcción y funcionamiento del mismo y generar mayor desarrollo económico genuino y colaborará para acentuar la identidad propia de la ciudad de El Chaltén, evitándose de este modo el despliegue de instalaciones sobre la masa de hielos y su correspondiente impacto ambiental.
La gestión de coordinación para la implementación del proyecto que nos ocupa deberá sustentarse sobre la base de la planificación de su construcción y posterior evolución; las gestiones políticas para el logro de los acuerdos necesarios para su correcto funcionamiento; y la creación de un ente coordinador regional (ad honorem) que regule y coordine las relaciones institucionales con el funcionamiento del centro. Este ente debería constituirse sobre la base de la estructura antártica que ofrezca una nueva orgánica nacional, a efectos de explotar su conocimiento específico en la materia y el lugar que dispone dentro del Sistema Antártico Nacional y la autoridad que designe el Ejecutivo de la provincia de Santa Cruz para la dirección del C.E.G.
De concretarse la decisión política pertinente por parte del poder político, estaríamos en condiciones en el corto plazo de iniciar dicha actividad con la realización en la zona sugerida, de los primeros cursos de capacitación antártica nacionales, ampliándose la oferta de capacitación a los países miembros de la comunidad antártica internacional.
Sin pretender calificar la inversión económica necesaria para la puesta en marcha del proyecto, debemos sobresaltar la gran capacidad de recupero que el mismo lleva intrínsecamente a partir de la apertura al mundo civil y privado, nacional e internacional de un moderno nicho de desarrollo que contará con la explotación comercial del sistema con un elevado valor agregado, el que no solo beneficiara al recupero de la inversión sino que también consolidará la iniciación de un verdadero polo de desarrollo económico genuino para el Chaltén.
Esta iniciativa permite además convertirse en núcleo fundacional de la unidad latinoamericana en las cuestiones antárticas, pues a partir de la conformación de equipos multinacionales latinoamericanos para su funcionamiento, estaríamos incluyendo el concepto de Antártida latinoamericana en el momento mismo del nacimiento de la formación del hombre antártico, además claro está, de ofrecer a la comunidad antártica hemisférica el C.E.G. para la capacitación de sus respectivos programas nacionales.




CUADRO 8

Alejandro Bertotto junto al Dr. Antonio Rocha Campos, ex presidente del SCAR.

Alejandro Bertotto en la Delegación argentina de RAPAL.

(*) Alejandro Bertotto
capice21@infovia.com.ar

 

 


 

CHECK-- COMENTARIOS DE LECTORES --
   
   
   

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012