Articulos Politicos mas Recientes:
20/04/2019 Idiotas y Complices (por Enrique G. Avogadro) :::

13/04/2019 Inmorales amuchachados (por Enrique G. Avogadro) :::

06/04/2019 Veletas y arbitrariedades (por Enrique G. Avogadro)


.. ..

DESCOLONIZACIÓN

2DA. PARTE. VGM Alejandro J. Betts, Fueguino-Malvinense




La aplicación del principio de autodeterminación depende de la naturaleza del vínculo entre el territorio en cuestión y el Estado reclamante al momento de la ocupación por la Potencia colonial (1833 en nuestro caso), debiendo existir asimismo una “identidad”, una relación legítima de la población con el territorio para que dicha población pueda ser titular del derecho a la autodeterminación.

 

El derecho de autodeterminación es básicamente un derecho colectivo, reconocido a los pueblos, naciones o Estados. Supone una relación legítima de los beneficiarios con el territorio a descolonizar y no cualquier clase de relación territorial, porque el derecho a la libre determinación no puede servir de instrumento para la desmembración territorial.

 

En nuestro caso en particular, la autodeterminación de una población implantada por la fuerza y hoy reconocido por ley de ser una población de nacionalidad británica, luego del también forzado desalojo de quienes se encontraban legítimamente en el lugar con anterioridad – el poblado argentino en Puerto Soledad remontaba de julio de 1829 -, constituye una burla a todos los esfuerzos de las Naciones Unidas para terminar con el colonialismo y no conduce a otra cosa que a la renovación y afianzamiento del vínculo colonial bajo la apariencia de un arreglo libremente consentido.

 

Por ello, la relación entre quienes pretenden determinarse libremente y el territorio que habitan debe originarse de una legítima situación preexistente a la ocupación.

 

Con estos preceptos la verdad ineludible es que el Reino Unido ha establecido una colonia en una parte del territorio indiscutiblemente argentino. Por lo tanto, la solución definitiva no podrá ser otra que la restitución de ese territorio a su legítimo dueño, con arreglo al derecho a la integridad territorial(texto de un “Memorándum de Entendimiento” de 1968), de evidente aplicación en el caso de nuestras islas Malvinas y conforme a la resolución 1514 (XV).

 

Los ciudadanos británicos actualmente residentes en Malvinas, son instrumentos de la dominación colonial en un territorio que ni ellos ni el gobierno británico tiene título alguno. Además, con la modificación a la Ley de Ciudadanía Británica del año 2002, esa comunidad multinacional fue reconocida de forma automática como una colectividad de nacionales británicos. Este reconocimiento se extiende por igual tanto para los nacidos en las islas como a toda otra persona de otra nacionalidad (62 en total) después de una breve residencia ininterrumpida en el archipiélago (4 años).

 

En muy pocas palabras de claridad meridiana se ha definido la invalidez, la nulidad absoluta, del principio de la autodeterminación para la comunidad multinacional en Malvinas. Ahora bien, ¿cómo se aplica, y qué consecuencias tiene, la aplicación del derecho a la libre determinación de los pueblos al caso de las islas Malvinas?

 

Menciono otra resolución de la ONU, la 2625 (XXV), que versa sobre los principios de Derecho Internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre Estados, que, conjuntamente de la resolución 1514 (XV) se traducen en la consecuencia necesaria de la antijuridicidad e ilicitud del colonialismo y en la caducidad e invalidez de todos los títulos coloniales.

De tal modo cuando se ha puesto fin a una situación colonial, mediante el ejercicios del derecho a la libre determinación de los pueblos, sometidos a ese dominio colonial o extranjero, es pueblo debe elegir libremente el status jurídico que desea poseer, como resulta de las dos resoluciones antes citadas y de la resolución 1541 (XV), también citada con anterioridad.

Pero cuando no existe un pueblo como titular del derecho a la libre determinación y cuando, además, el territorio ocupado por la potencia colonialista formaba parte integrante del Estado al que la agresión usurpadora desmembró, la aplicación correcta del principio de la libre determinación exige que ese territorio sea reintegrado al del Estado del que arbitrariamente fue separado.

 

Sin la menor duda, este es, precisamente, el caso de nuestras Malvinas.

Volvemos un instante al concepto de “pueblo” en derecho propio. En el sentido jurídico internacional un pueblo es una comunidad humana con historia y una conciencia de su individualidad, que desea mantener su carácter propio, su querer vivir colectivo, mediante un status jurídico que asegure la preservación de su ser específico, que no se reconoce inmerso en la colectividad nacional de la potencia colonial y que siente como una afrenta el dominio colonial y extranjero que lo subyuga.

 

En primer término, la comunidad isleña de hoy no se reconoce a sí mismo como una comunidad original y distinta a la metrópoli, no se siente la ocupación o la dominación colonial desde Londres como un insulto a su ser propio y tampoco quiere una vida independiente y distinta, salvo el caso de una simulación carente de buena fe, esgrimida como maniobra para impedir la integración del territorio al estado despojado por el colonialismo.

 

Un pueblo en derecho propio no es una mera población, pues para ser tal requiere elementos de que una población, entendiendo por tal sólo un conjunto de personas, carece.

 

El caso de nuestras Malvinas parecería constituir un ejemplo especialmente preparado para poner en evidencia una población que no constituye un pueblo.

Es erróneo pensar que una población implantada como consecuencia de una ocupación colonial que, además, es reconocida por ley como connacionales de la potencia ocupante y que no posee ninguno de los elementos necesarios y constitutivos del concepto de pueblo, puede tener algún derecho sobre el territorio arrebatado por la fuerza al ejercicio de la legítima soberanía sobre ese territorio.

 

Aquí me remito a la opinión del distinguido jurista mejicano Antonio Gómez Robledo, dice al respecto, en un estudio realizado en 1977 para el Congreso del Instituto Hispano Luso Americano de Derecho Internacional:

“Cuando por el contrario, no ha surgido un pueblo nuevo, sino apenas una población establecida por la potencia colonial, en este caso no hay por qué pensar en el ejercicio del derecho de autodeterminación. A la reivindicación del estado originariamente poseedor del territorio en cuestión, no puede oponer la potencia ocupante, dentro de la perspectiva actual, el derecho de conquista.”

 

Por otra parte, citando Eduardo Jiménez de Aréchaga, el párrafo 4 del artículo 2 de la Carta de las Naciones Unidas ha suprimido definitivamente la validez del título por conquista sobre la base del principio “ex injuria jus non oritur”

Insisto: la actual población en el archipiélago malvinero se formó sobre la base del reemplazo de la población originaria argentina y, desde entonces, sobre la prohibición sistemática de la radicación de todo argentino en el archipiélago.

 

Este brevísimo análisis permite concluir que no hay oposición entre la integridad territorial y el derecho a la libre determinación. En nuestro caso específico una joven profesora española, Angustias Moreno López, ha comprendido la verdadera raíz del problema al decir:

“…la restitución a un Estado de la integridad territorial que la colonización ha arrebatado, no significa otra cosa que la restitución al pueblo de ese Estado de los derechos que ese principio universal de la Carta (de las Naciones Unidas) le confiere.”

Es decir, que aquí no se trata de descartar el principio de la libre determinación sino, por el contrario, de hacer posible, mediante la restitución de la integridad territorial que había sido cercenada por la colonización, el ejercicio del derecho a la libre determinación por parte de todo el pueblo del estado y no por una población exógena, establecida sobre una parte arrancada de su territorio.

 

Para concluir: la integridad territorial del Estado argentino, fue mutilada por la agresión británica de 1833 y una parte de su territorio fue escindida, de hecho, del territorio nacional. Por tanto el respeto del principio de la libre determinación, tal como ha sido regulado por las naciones Unidas, obliga a reintegrar ese territorio - en el que no vive un pueblo – a su legítima soberanía, para que todo el pueblo del Estado Argentino ejerza su derecho a la libre determinación en la totalidad del territorio del Estado.

 



 

CHECK-- COMENTARIOS DE LECTORES --
 
 
 

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012