Articulos Politicos mas Recientes:
Firmar peticion para mejorar la calidad de atención Médica

10/08/2019 Cisnes en Bandada(por Enrique G. Avogadro) :::

03/08/2019 Se jugará ? (por Enrique G. Avogadro) :::

27/07/2019 A confesión (por Enrique G. Avogadro)

.. ..
Entrá al fascinante mundo de los médicos, conoce como hacen tus controles de Salud
Clinica de Apnea y Ronquido
Columnistas Destacados

LAS CUATRO ESTACIONES DE MALVINAS

 

La guerra por las Islas Malvinas en 1982 fue una batalla más de un conflicto que no se remonta tan solo a la usurpación inglesa de 1833 sino que se inicia a mediados del siglo XVIII.

Ese codiciado archipiélago no había sido ocupado por potencia alguna hasta entonces. Si bien el tratado que resultó de la paz de Utrecht en 1713 respetaba la propiedad española de toda la América hispana, en realidad la ocupación territorial no se había realizado.

El ministro británico de Jorge I, Sir Robert Walpole se jactaba de haber gobernado durante más de veinte años manteniendo la paz y promocionando el comercio internacional, incluido el de los corsarios en territorios vedados para su país, Se conoce esa época como la Pax Walpoleana y a su gestor como el primer gobernante parlamentario moderno.

Sin embargo, ese período de larga paz inglés se desmoronó por el celo de aduaneros españoles en América que tuvieron la ocurrencia de seccionar la oreja de un corsario de apellido Jenkins.

La historia no es una acumulación de ciclos ni tampoco existen leyes inmutables como las pretende el historicismo. La manía de esos aduaneros para con el miembro auditivo del corsario no respondía a ciclo o ley alguna. Algo así ocurrió con el miembro olfativo de la hermosa Cleopatra que influyó tanto en el viejo Egipto como en el propio imperio romano.

Walpole, lamentando el ocaso de su Paz, declaró la guerra al monarca español Felipe V. Ese conflicto no ha sido suficientemente estudiado. Arnold Toynbee, que sí creía en los ciclos de la historia, fue uno de los pocos ingleses que registran esta guerra. La llamó "guerra de la oreja de Jenkins" y dice sobre ella que es "un recodo de la historia" en el que muere un hermano de George Washington.

La ofensiva británica con doscientas unidades navales comandadas por el almirante Vernon, se concretó en Cartagena, mientras que por el Pacífico lo hacía el comodoro George Anson consolidando un movimiento de pinzas sobre América Central.

La defensa española fue totalmente exitosa y los tenderos de Londres tuvieron que guardar los bustos de Vernon que tenían en sus bases la leyenda "Doblegó la soberbia española".

El comodoro Anson, inició con las dos naves que sobrevivieron a la batalla, un viaje alrededor del mundo cuyas peripecias se detallan en su "Voyage round the word" presentado a principios de 1748.

Allí define a las Malvinas como un perfecto fondeadero para proseguir por las islas y estrechos del sur y desembocar fácilmente a las riquezas españolas del Pacífico.

El almirantazgo, ni lerdo ni perezoso, aceptó la idea del comodoro y preparó una expedición para adueñarse de las islas consistente en dos fragatas, una de ellas, en reconocimiento, se llamaba Anson.

Sin embargo, España tenía en Londres un buen embajador: Ricardo Wall quien, al enterarse de los aprestos protestó ante el rey Jorge quien inmediatamente aceptó los argumentos españoles y desactivó la expedición en la Primavera de 1748.

Este primer renuncio inglés tenía como antecedente inmediato la derrota inglesa ante España. Si hubiese sido una victoria, tal vez el irónico nombre de "guerra de la oreja de Jernkins" hubiese sido reemplazado por otro más ceremonioso y la usurpación de las islas se hubiera adelantado casi un siglo.

El segundo renuncio lo produjeron los franceses ante la protesta..española en el otoño de 1766. El tratado de París de 1763 consagró la victoria de Inglaterra luego de la guerra de los siete años y Francia perdió allí buena parte de Canadá, las Antillas y la Luisiana. Las Malvinas fueron quizás un consuelo del Bienamado. En efecto, Luis XV y su ministro Choiseul firmaron el siguiente documento:

"Declaramos querer mantenernos y conservarnos en la posesión de las citadas tierra e islas; queremos que de ahora en adelante sean miradas como formando parte y siendo dependencia del rey de Francia y regidas por las mismas leyes, estatutos y ordenanzas que los demás lugares, tierras y países sometidos a nuestra obediencia... Dado en Versalles, el duodécimo día del mes de septiembre del años de gracia de mil setecientos sesenta y cuatro, quincuagésimo de nuestro reinado."

Louis Antoine de Bougainville, hombre de letras, militar, diplomático, matemático., político, marino, legislador, era una personalidad de infinitos perfiles, distintivo del siglo XVIII. Era de San Maló en la Bretaña, y de allí proviene el error de afirmar que las islas toman su nombre Maloinas a partir de la colonización que hizo del archipiélago. Hay varios documentos que demuestran que en la primera mitad de ese siglo, marinos maloneses navegaban por los mares del sur y sin duda, fueron ellos quienes así las bautizaron.

Bougainville llegó a las Islas el 2 de febrero de 1764 fundando Puerto Luis en Soledad. Fue el primer establecimiento formal hecho por nación alguna. Allí permaneció tres años hasta que el primo de Luis XV, el rey de España, hizo valer sus derechos exigiendo el retiro de los franceses de las islas. Francia reconoció expresamente a España como propietaria del territorio y ésta ofreció una indemnización por los gastos ocasionados al levantar Puerto Luis. Se ha cometido el error de afirmar que España pagó por las islas. No fue así y está claro en la documentación de la época donde consta la "recepción de 618108 libras, 13 sueldos y 11 dineros en calidad de indemnización por los gastos de la expedición".

Casi la mitad de esa suma fue cobrada por el propio Bougainville quien realizó un viaje en torno a la tierra comenzando por Buenos Aires en el Verano de 1767 y allí escribe:

"¡Como resistir a la comparación de deslizarse en el seno de la ociosidad los días tranquilos, bajo un cielo delicioso (el del Río de la Plata) o languidecer hundido bajo el peso de una vida constantemente laboriosa!"

El tercer renuncio fue inglés ytuvo lugar en el frío invierno de 1770. Se inicia con el arribo al puerto de la Cruzada en la Gran Malvina de un destacamento británico al mando del capitán Mac Bride quien se instala en enero de 1766 en un establecimiento al que bautizaron Puerto Egmont. En realidad esta expedición consolidaba lo que en enero del año anterior había reconocido el Comodoro John Byron, abuelo del célebre poeta.

Es decir, que mientras los franceses estaban asentados al oriente de la isla Soledad, los ingleses lo hacían al noroeste de la Gran Malvina.

Los sistemas de comunicaciones de la época conspiraban contra urgencias soberanas. Los franceses se fueron tres años después de llegar. La noticia se conocía en Buenos Aires y se despachaba a España. En el Escorial existían prioridades para los asuntos del inmenso reino. La realidad fue que en 1770 aún no existían órdenes de Madrid acerca de la ocupación inglesa, ni tampoco se registran entre Madrid y Londres.

En ese entonces gobernaba Buenos Aires Francisco de Paula Bucareli, hombre de "pocas pulgas". Su teniente, Juan de San Martín, había solicitado permiso dos veces para casarse con Gregoria Matorras y el gobernador no lo concedió porque "tiene mui mucho trabajo".

No soportó el irresistible bochorno de saber que una parte de su territorio se encontraba ocupada por ingleses y ordenó a principios de junio de 1770 al marino Juan Ignacio Madariaga que desaloje a los intrusos de Puerto Egmont.

El 10 de junio de ese año, pacíficamente, se rindieron los ingleses de Mac Bride. Tal vez algo más que pacíficos. El comandante William Maltby dirige una misiva a Madariaga saludándolo.

"con sus más cordiales plegarias por su salud y que el Altísimo y Todopoderoso continúe bendiciéndole con innumerables años de vida y anhelando gozar de la felicidad de verle a menudo...un caballero de sus extraordinarias virtudes y sentido humano" agregando saludos a la esposa de don Juan Ignacio a quien llama: "joya inestimable...una de las más finas damas del universo".

No fue en recuerdo de esta acción con el frío del Invierno inminente, que se recuerda el Día de las Malvinas, sino por el acto administrativo del 10 de junio de 1829 en el que el gobernador Martín Rodríguez nombró a Luis Vernet comandante militar y político de las islas.

El cuarto renuncio fue argentino y como tal, poco conocido, ya que recién en 1966 se publicó íntegramente el proceso seguido al teniente coronel de marina José María de Pinedo, responsable de la entrega de las islas.

El 14 de septiembre de 1832, el gobernador Juan Ramón Balcarce firmó las instrucciones para el comandante del barco Sarandi, a las que debía atenerse en sus funciones en Malvinas. En su artículo 9 se lee:

"El comandante de la goleta Sarandi guardará la mayor circunspección con los buques de guerra extranjeros; no los insultará jamás, mas en caso de ser atropellado voluntariamente y que se hiciese fuego, llenará en toda su extensión el artículo 41 del Código Naval, que previene que todo comandante de bajel de guerra suelto deberá defenderlo de cualquier superioridad de que fuese atacado con el mayor valor, y siendo unas de las ocasiones de guardarlo, nunca se rendirá a fuerzas superiores sin cubrirse de gloria en su gallarda resistencia..."

Pinedo no cumplió el mandato. El 2 de enero de 1833, pleno Verano austral, amarró en Puerto Soledad la corbeta Clio al mando del comandante John James Onslow. Según las notas del embajador Manuel Moreno en Londres durante 1832, el gobierno de Buenos Aires estaba al tanto de la futura invasión inglesa. Es decir que no se puede achacar a la sorpresa la rendición de las islas. Por otro lado, la Sarandí tenía cañones mientras que la Clío sólo metralla. Si bien el número de tripulantes ingleses era algo mayor que el destacamento argentino, no se justificaba la rendición.

Pinedo mandó una pequeña comisión de oficiales el día 2 para saludar al capitán inglés. No fueron recibidos porque el comandante descansaba. Los argentinos recibieron el ultimátum de abandonar las islas en 24 horas. El comandante Pinedo, con las primeras luces del 3 remó hasta la Sarandi para solicitar a Onslow más tiempo para desmantelar el fuerte. En la cubierta, el capitán inglés rechazó la petición. Pinedo lo entendió porque hablaba bien el inglés. Regresó sólo, remando hasta la Sarandi con el sol saliendo por el horizonte.

¿Qué habrá pensado? Las órdenes eran claras pero las cárceles de Buenos Aires estaban más lejos que la metralla de la Clío. Además, era pariente del gobernador Balcarce aumentando sus posibilidades de sobrevivir. El 4 de enero se embarcó para Buenos Aires pero antes de zarpar contempló como se arriaba la bandera argentina y se izaba la inglesa. Un momento después un oficial se la entregó diciendo que esa bandera había sido encontrada en territorio de Su Majestad Británica.

Distinta hubiese sido la historia si cualquier otro artillero, naval o del ejército, de los que participaron después en el Paraná hubieran estado en lugar de Pinedo en Malvinas.

Más de un siglo pasó para comprobar que la historia no es cíclica. No hubo más renuncios. Quienes atacaron y quienes defendieron lo hicieron con la entrega y el patriotismo que sus respectivas naciones esperan de sus hombres de armas.

Sobre todo las tropas argentinas, las más débiles, que se defendieron con la entereza irrenunciable de sus más grandes epopeyas en el duro transcurso del Otoño al Invierno oceánico.

Por eso, por no renunciar al mandato de la historia, la Argentina fue reconocida por sus países hermanos y así, la gran poeta y compositora peruana Chabuca Granda escribió durante la guerra:

"Dispón de mí amadísima argentina. Debe de haber alguna manera de entregar por ti mi vida a los 61 años, que para una guerra parecerían inservibles, pero te considero una causa justa y apropiada de morir por ella. Nada puedo decir para ayudarte a conseguir la paz si tú has mostrado al mundo tus hijos y sus padres como el ejemplo más exacto del honor y del amor y de la voluntad por su tierra. La crueldad y sinrazón de tu enemigo serán castigados por la historia. Dios te ayude, amadísima Argentina ¡Qué país eres! Te amo"

Después de la muerte de Chabuca Granda en 1983 se encontró en su agenda personal este íntimo escrito

Buenos Aires, 20 de marzo de 2002

Claudio Morales Gorleri *

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012