Articulos Politicos mas Recientes:
Firmar peticion para mejorar la calidad de atención Médica

12/10/2019 Esta desnudo!(por Enrique G. Avogadro) :::

05/10/2019 Por que no ? (por Enrique G. Avogadro) :::

07/09/2019 Exprópiese ! (por Enrique G. Avogadro)

.. ..
Entrá al fascinante mundo de los médicos, conoce como hacen tus controles de Salud
Clinica de Apnea y Ronquido
Columnistas Destacados

Silogismos

 

Dios es amor. El amor es ciego. Stevie Wonder es ciego. Luego, Stevie Wonder es Dios.

Imagínese un pedazo de queso suizo, de aquellos llenos de agujeros. Cuanto más queso, mas agujeros. Cada agujero ocupa el lugar donde debería haber queso. Así, cuanto más agujeros, menos queso. Cuanto más queso más agujeros, y cuanto más agujeros menos queso. Luego, cuanto más queso, menos queso.

Me dijeron que no soy nadie. Nadie es perfecto. Luego, yo soy perfecto. Pero sólo Dios es perfecto. Por tanto, yo soy Dios.

Si Stevie Wonder es Dios, yo soy Stevie Wonder ¡¡¡¡ Por Dios, soy ciego!!!!

"A quien madruga Dios le ayuda" Quien madruga, duerme por la tarde... Quien duerme por la tarde, no duerme por la noche.. Quien no duerme por la noche, sale de fiesta. Conclusión: "A quien sale de fiesta Dios le ayuda". Si yo soy Dios, y por tanto ciego, y Dios ayuda a quien sale por la noche, y yo salgo por la noche, entonces yo me ayudo a mí mismo, pero ¿cómo coño sé que es de noche si soy ciego?

Fuente

Silogismos fabulosos

La magia y la lógica son dos perspectivas en escorzo de la realidad que, al mismo tiempo, resultan contrapuestas. Si la primera conlleva la suficiente dosis de ilusión (no en el sentido de ánimo, sino en el de engaño) capaz de burlar la apreciación más perspicaz; la segunda -producto del pensamiento ordenado- puede hacer igualmente una higa a éste, pero, eso sí, con muy buen criterio. Ambas posturas, en cópula proteica, engendran la quimera, que por los senderos tortuosos de la paranoia con atisbos esquizoides, puede desembocar en la más insurrecta evasión placentera, sin olvidar las reminiscencias paragnosiásmicas en fluctuación con la mente del escritor de ficción, como deja entrever Ernesto Sábato en "El escritor y sus fantasmas".

La visión que se aproxima a la realidad (término tópico con frecuencia) como balsa de inminente salvación pero de efímera consistencia, es la histórica. Por contra, la novela o el arte de fabular, bucea en los mares de lo ficticio, coquetea con lo extraordinario y sucumbe, en aras del ensueño, en el más exacerbado plotinismo. Siempre -recordaba Sábato a Hölderlin- que el hombre sueña es Dios y un mendigo cuando piensa.

Novelar es soñar. El sueño, agitado por Morfeo y, en generosa entrega, regala al pensamiento la necesaria contaminación para que la vida sea tan divertida que haga olvidar el rigor de ese destino impertérrito que viene a ser (soñando) esa cara que la Luna nunca nos deja contemplar.

La película de Roberto Benigni, recientemente premiada en Hollywood, ofrece un hermoso paradigma que calafatea esta idea. Vedla y lo comprobareis. La existencia es demasiado agraz en las postrimerías de este siglo y hay que endulzarla aunque sólo sea recordando la máxima de Ovidio: "Duce est desípere in loco" (Es agradable no ser sabio alguna vez).

Al hilo pues de estas sugerencias introductorias, quiero tratar de una novela de reciente aparición en el mercado librero: EL MÁGICO APRENDIZ de Luis Landero. Este autor, originario de las tierras badajocenses que llevan el eufónico nombre de Alburquerque y afincado en Madrid, a través de esta su tercera ventana, se asoma de nuevo al panorama literario español y americano sin sorpresas en los planteamientos, pero acaso sí, al final del relato.

De este modo, Landero emergió del anonimato con aquellos "Juegos de edad tardía" que mereció el Premio Nacional de Literatura. Más tarde puso en librerías una segunda novela con el nombre "Caballeros de fortuna" y ahora entrega al lector estas cuatrocientas páginas de buena literatura bebida en las más emblemáticas fuentes. Fuentes que, aprovechando la memoria de algún personaje de su invención, expresa aunque muy brevemente.

Para quienes han seguido la trayectoria de este ya no tan novel escritor, la última entrega, no tiene secretos. Es lógico. Sin embargo para quienes se acerquen a él por primera vez, la novela tiene la trama, encierra intríngulis, expectación y, aunque su género no es negro - sino más bien opaco - está resuelta con la sorpresa de la que antes se hablaba y que no se puede entender si no es con el sentido del humor.

El relato echa mano de las situaciones paradójicas que suceden en la cotidianidad más palpitante, con lo que se busca -tal vez- la identificación del lector con la situación que se suscita.

No gusta a Landero, por otra parte, perderse en el marasmo de muchos personajes. Crea los necesarios y los estudia con la agudeza suficiente para que no se pierda el tono de relato que al mismo tiempo cuida de llenar con los tópicos típicos de la existencia plana de éstos: la soledad, la rutina, la esperanza vaga, los recuerdos, el resurgir del ánimo amoroso, la bondad, el miedo al fracaso, los viajes como huida, las edades contrapuestas..., los lugares y la época.

Luis Landero, de formación intelectual docente, opta por un lenguaje coloquial y sencillo con el que pretende mantener la euritmia del discurso, pero sin pragmatizar en muchas ocasiones aunque, eso sí, sus creaciones son de carne y hueso que reinventan una nueva realidad dentro de la ficción que justifique su angosta existencia.

Es conveniente por último, acercarse a esta novela con el espíritu desenvuelto para captar el humor que destila la ironía con que toda ella está ensamblada... Porque... ¿cómo podremos entender sin humor el mundo tan cuarteado (resquebrajado) en el que vivimos? ¿Cómo podremos - sin humor - librarnos de la tiranía de la técnica y el consumo orquestado por las tramas internacionales de cabezas invisibles e influencia climática (por persistente)?

Acérquese el lector a esta obra y estará ante un documento muy cercano a su cotidianidad, escrito con buena prosa y tono, porque..., decía Azorín, que el mejor sueño nace del aburrimiento más inquietante. También del silogismo erróneo seguramente.

Théo ACEDO

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012