Articulos Politicos mas Recientes:
Firmar peticion para mejorar la calidad de atención Médica

13/07/2019 Mañana sera tarde (por Enrique G. Avogadro) :::

06/07/2019 Un mundo a favor(por Enrique G. Avogadro)

29/06/2019 Grieta o Abismo?(por Enrique G. Avogadro) :::

.. ..
Entrá al fascinante mundo de los médicos, conoce como hacen tus controles de Salud
Clinica de Apnea y Ronquido
Columnistas Destacados

Belgrano y el embrión de las fuerzas navales

 

 

 

La historia con justicia reconoce a la escuadrilla puesta al mando del corsario maltés Juan Bautista Azopardo (1772 - 1847) como la primera fuerza naval que contó la revolución de Mayo.

Azopardo era para entonces un avezado marino, había combatido a los ingleses primero con patente de Holanda y luego de España, participó del ataque a Buenos Aires para liberarla de las fuerzas del brigadier William Carr Beresford en 1806, y luego en 1807 contra el mismo enemigo.

Al producirse el Cabildo de mayo de 1810 de inmediato se puso al servicio de la naciente nación siendo investido con el grado de teniente coronel, equivalente a un actual capitán de fragata (los marinos argentinos tendrán su propio escalafón recién a fines del siglo XIX), y puesto al mando de tres buques que debían ir en auxilio del brigadier Belgrano cuya fuerza expedicionaria al Paraguay estada comprometida.

La goleta Invencible, el bergantín 25 de Mayo y la balandra Americana, fueron la pequeña fuerza fluvial que dio nacimiento a la Marina de Guerra, que tuvo su bautismo de fuego en el Combate de San Nicolás, el 2 de marzo de 1811, en el cual la suerte de las armas quedó en manos de los realistas, que contaban con mejores y más buques, comandantes valerosos y tripulaciones adiestradas.

Belgrano, sin el dominio de los ríos, aislado en el Paraguay con su "Expedición Libertadora" , regresa finalmente derrotado a Buenos Aires, donde es enjuiciado y absuelto, reconociéndosele sus servicios y valor. Luego vendría su campaña en la Banda Oriental, en Tucumán, y su triste final.

No fue aquel un capítulo menor de nuestra historia, no solamente porque Belgrano le haya dado en la batalla de Campichuelo la primera victoria a la Revolución, aunque después quedara opacado por las derrotas en las batallas de Paraguarí y de Tacuarí, sino por razones que van más allá, ya que ahí quedó demostrado la necesidad de un ejército adiestrado, disciplinado y profesional, que tendrá en la figura del teniente coronel José de San Martín su creador, así como también la necesidad del dominio de las aguas.

Es interesante destacar que en aquella Expedición Libertadora al Paraguay, Belgrano, que no era militar de carrera aunque lo hubieran nombrado en los tiempos del Virreynato con el grado de "capitán de milicias urbanas", demostró sus dotes de conductor como "general en jefe" a pesar de que el mismo dice de sí: "mis conocimientos militares eran muy cortos".

Al frente de "doscientos hombres de la guarnición de Buenos Aires, de los cuerpos de granaderos y pardos, poniendo a mi disposición el regimiento que se creaba de caballería de la patria, con el pie de los blandengues de la frontera, y asimismo la compañía de blandengues de Santa Fe y las milicias del Paraná, con cuatro cañones de a cuatro y respectivas municiones" partió al Paraguay. Uno de sus ayudantes era el capitán de infantería Manuel Antonio Artigas, primo de José Gervasio, un hombre que demostró un coraje a toda prueba en todos los combates que participó y que había sido nombrado por la Junta Capitán de la Sexta Compañía del "Regimiento de América" y a quien nos referiremos en otra oportunidad, porque su nombre figura grabado con letras de molde en la Pirámide de Mayo, junto al del capitán de artillería Felipe Pereyra Lucena.

Le cupo entonces a Manuel Belgrano, como jefe de la primera gran unidad de batalla que peleó contra los realistas, conformar unidades de apoyo, auxiliares y de combate, de carácter anfibio, aún antes de que fuera creada la Escuadrilla de Azopardo, en lo que podríamos sugerir que fue el embrión de una Infantería de Marina, dadas las características del Teatro de Operaciones, cuyo territorio estaba surcado de grandes cursos de agua donde el enemigo estableció defensas costeras.

En sus Memorias, Belgrano no mezquina comentarios en ese sentido cuando menciona a sus botes artillados, canoas, balsas, todos medios de transporte para cruzar los grandes río y llegado el caso combatir en sus aguas. Incluso llegó a montar uno de sus "botes" puesto sobre ruedas, convirtiéndolo así en el primer ingenio anfibio con que contaron nuestras fuerzas, ya que mantuvo embarcadas las vituallas. Sobre un lanchón instaló el "hospital", que era tirado por el camino de sirga por "ocho bueyes", algo que podriamos calificar como la primera unidad sanitaria de superficie.. .

"...di orden al teniente gobernador de Corrientes, que lo era don Elías Galván, que pusiese fuerzas de milicias en el paso del Rey, con el ánimo de que los paraguayos se persuadieran que iba a vencer el Paraná por allí, y para mayor abundamiento, ordené que se dispusieran unas grandes canoas para que lo creyesen mejor, y si podían escapar, subiesen hasta Candelaria.. . al predicho paso se dirigieron con preferencia sus miras de defensa, sin embargo que no desatendían los otros, pues allí pusieron hasta fuerzas marítimas".

"...Llegamos al río Corrientes al paso ya referido y sólo encontramos muy malas canoas que nos habían de servir de balsas para pasar la tropa, artillería y municiones; felizmente la mayor parte de la gente sabía nadar y hacer uso de lo que llamamos pelota, y aún así tuvimos dos ahogados y algunas municiones perdidas por la falta de balsa". En cierta medida, esos dos soldados anónimos fueron las primeras bajas sufridas por los patriotas.

"..formado la idea de atravesar a la isla célebre, nombrada Apipé, para de allí pasar a San Cosme, según los informes que me habían dado los baqueanos.
No encontré más que una canoa y me propuse hacer botes de cuero para vencer la dificultad".

"Mientras estaba en los trabajos de los botes de cuero, tuve noticias de que en Caraguatá había unos europeos construyendo un barco, y que se había salvado el bote del fuego con que los paraguayos devoraron cuanto buque pequeño y canoas había hacia aquella parte de la costa Sur del Paraná, con el intento de quitarnos todo auxilio".

"El que construía el barco era un don José, gallego de nación pero de muy buenas luces, adicto a nuestra causa, o al menos lo parecía; ello es que trabajó mucho para alistar el bote y ponerle una corredera, en que se colocó un cañón de a dos, giratorio, con su respectiva cureña, que también se formó; me acompañó a la Candelaria y anduvo en toda la expedición conmigo hasta que ya no fue necesario".

"...algunas canoas que se habían podido salvar, las hice venir a Caraguatá y formé una escuadrilla cuya capitana era el bote, y la hice subir hacia Candelaria, al mando del expresado mayor general, con gente armada de toda confianza, pues debía pasar por frente de Itapúa, donde tenían los paraguayos toda o la mayor parte de la fuerza que debía impedirnos el paso hacía aquella parte, y en el depósito de las canoas".

"Allí empezamos una nueva faena para formar las balsas y botes de cuero, a la vista del enemigo, y apresurándolo lo más posible para no dar lugar a que subieran las fuerzas marítimas, que tenían los paraguayos en el paso del Rey".

"Entre las balsas que se dispusieron, se hizo una para colocar un cañón de a cuatro, con qué batir los enemigos que estaban en el Campichuelo, que es un descampado que está casi frente a este pueblo en la costa Norte del Paraná; las demás eran capaces de llevar sesenta hombres cada una, y teníamos alguna que otra canoa suelta, y un bote de cuero".

"Formé el ejército en la tarde del 18 y ... lo conduje en columna hasta el puerto, de modo que lo viese el enemigo. Allí hice embarcar algunas compañías en balsas, para probar la gente que admitían y no exponernos a un contraste".

"Como a las diez de la noche, se me presentó el baqueano Antonio Martínez, que me servía a la mano, proponiéndome ir con unos diez hombres a sorprender a la guardia. Hice que se le diesen diez hombres voluntarios de los granaderos; al instante se presentaron diez bravos, entre los cuales los sargentos Rosario y Evaristo, ambos dignos de las mayores consideraciones" .

"A la hora estuvieron todos embarcados en dos canoas paraguayas, y fueron a su empresa, que desempeñaron con el mayor acierto, logrando sorprender a la guardia e imponer terror al enemigo, que ya se creyó estaba la gente en su costa, por la disposición de la tarde anterior".

"Luego que me trajeron algunos prisioneros, y que ya se acercaban las dos de la mañana, hice poner la sobre las armas, mandé que bajase al puerto, y empezó el embarco, de modo que cuando atravesaban el Paraná, puestos los soldados en pie, en uno y otro costado de las balsas, formados en batalla, los oficiales en el centro, empezaba a rayar el día que en confuso se podían ver desde el Campichuelo" .

"Al salir el sol, mandé al mayor general en el bote y fue con su ayudante y otros oficiales, a que reuniese la gente y presentase la acción; al mismo tiempo salió mi ayudante don Manuel Artigas, capitán del regimiento de América con cinco soldados, en el bote de cuero, y el subteniente de patricios don Gerónimo Elguera, con dos soldados de su compañía, en una canoíta paraguaya, por no haber cabido en las balsas. El bote de cuero emprendió la marcha y la corriente lo arrastró hasta el remanso de nuestro puerto; insistió el bravo Artigas y fue a desembarcar en el mismo lugar que Elguera, es decir, casi a la salida del bosque por el Campichuelo" .

"... el valiente (Manuel) Artigas se empeñaba en ir a atacar a los paraguayos; seguido de don Manuel Espínola, de Elguera, y de los siete hombres que habían ido en el bote de cuero y canoíta paraguaya, avanzó hasta sobre los cañones de los paraguayos, que después de habernos hecho siete tiros, sin causarnos el más leve daño, corrieron vergonzosamente, y abandonaron la artillería y una bandera con algunas municiones".

"Por lo que hace a la acción, toda la gloria responde a los oficiales ya nombrados, y siento no tener los nombres de los siete soldados para apuntarlos".

"... mandé al mayor general que saliese con su división para que se hiciera de caballos y me mandase los que pudieran juntarse; entre tanto, esperábamos las carretas y yo dispuse el modo de llevar el bote en ruedas, por cuanto las aguas eran copiosas; había muchos arroyos que yo conceptuaba a nado".

"...y el gran bote o lanchón tirado por ocho yuntas de bueyes, disponiendo que las demás, donde venía el hospital y otros útiles nos siguieran".

"Las lluvias eran continuas; no había arroyo que no encontrásemos a nado; mucho me sirvió el bote que llevaba en ruedas, a no ser esto me habría sido imposible caminar sin abandonar la mayor parte de la carga..."

Las citas abundan sobre operaciones de transporte, comunicaciones y desembarcos ofensivos, con medios muy modestos como lo fueron los botes, canoas y balsas, algunos artillados, que en forma muy embrionaria y precaria, como lo hemos señalado, estaban dando lugar a la idea de lo que más tarde se convertiría en una fuerza naval.

Ahí estaba Manuel Belgrano, el hombre de letras, el político y el soldado, dando todo por los ideales de libertad, cuyo nombre grabado en bronce permanece fulgurante a 3.000 metros de profundad en el Atlántico Sur.

A. Becquer Casaballe

11/05/10
NUESTROMAR






 

CHECK-- COMENTARIOS DE LECTORES --
   
 
 

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012