Articulos Politicos mas Recientes:
16/02/2019 Triunfo o Carcel (por Enrique G. Avogadro)


09/02/2019 Bajo Fuego (por Enrique G. Avogadro) :::

26/01/2019 Falta envido y truco (por Enrique G. Avogadro) :::

.. ..

Suipacha:

un camino para la segunda y definitiva independencia

Argentina

 

 


El Bicentenario de la batalla de Suipacha

“Pasarán los años y nos sucederán generaciones de hombres pero aquí en este pueblo llamado Suipacha, en medio de sus playas y campos, en los senderos y quebradas de esta escarpada sierra, en el corazón de los churquis, los cardones y los sauces, vivirán y vibrarán por siempre como si siguieran en combate: Balcarce, Arraya, Güemes, Méndez, Díaz Vélez, Dorrego, Pedriel, González, Forest, Pueyrredón, Camargo, Padilla, Azurduy, Gaona o Flores y otros como Belgrano, Monteagudo y Castelli que pisaron su suelo.

“Estará siempre presente el pueblo en armas de chicheños, tarijeños, chapacos, cinteños, salteños, jujeños, gauchos y originarios anónimos que entremezclando su sangre hicieron posible la epopeya heroica del 7 de noviembre de 1810.

“No le pidieron nada a la Patria que nacía, lucharon con hidalguía y generosidad por la Gesta de la Independencia de Sudamérica, por la Patria Grande con que soñaron Bolívar y San Martín.

“Ondearán sus melenas al viento y se oirá el relincho de su caballos como si estuvieran presentes en este Bicentenario, y seremos hoy y los que vivan en el futuro como dignos descendientes de suipacheños, chicheños, bolivianos y argentinos, los que continuarán la lucha para coronar el anhelo de la definitiva independencia y la nacionalidad americana por las que ellos dieron sus vidas.” Así dice el pronunciamiento del Comité II Centenario de la Batalla de Suipacha.

Suipacha, el primer combate librado en la larga guerra de emancipación que culminaría en la Batalla de Tumusla, el 1º de abril de 1825 en territorio del Alto Perú, es una magnifica enseñanza para los argentinos y los americanos que buscamos hoy los caminos que permitan arribar a nuestras naciones a la segunda y definitiva independencia.

CUADERNOS para el encuentro en una nueva huella argentina y el Foro Patriótico y Popular participaron de los festejos realizados en Tupiza por el triunfo de Suipacha. Nuestro compromiso es seguir trabajando en el rescate de esos actos que jalonaron la lucha por la independencia y los valores espirituales que son el verdadero legado que los Padres de la Patria enviaron a las futuras generaciones para que sean ellas las que culminen la tarea de conquistar una Patria libre de todo dominio extranjero.

Crisis y guerra intraeuropea en 1810

Permítasenos establecer un paralelo entre aquellas épicas jornadas de “nuestra gloriosa insurrección” –como Mariano Moreno definió a la jornada del 25 de mayo de 1810– y la actualidad presente.

El espíritu independentista se había extendido por los territorios del entonces Virreinato del Río de la Plata desde hacia décadas. Carlos Roberts, en su trabajo Las Invasiones inglesas (Editorial Emecé, 2006) ubica la fundación del Partido de la Independencia por el patriota Juan José Castelli en el año 1802, al que se incorporaría Belgrano en 1804.

Existen numerosos documentos que demuestran que las ideas y la organización independentista estaban muy avanzadas para cuando se produjeron las incursiones británicas de 1806 y 1807. Tanto en los documentos británicos como en otros, se deja constancia de que los patriotas tenían una vasta organización y su ideario penetraba capilarmente en toda la sociedad.

Los triunfos armados de 1806 y 1807 fueron dos acontecimientos fundacionales que precedieron a la Revolución de Mayo. El pueblo en armas –el paisanaje transformado en nuevo ejército, diría Pueyrredón– unido a los oficiales de los ejércitos de tierra y mar que siguieron el camino de la desobediencia patriótica (el mismo que adoptarían luego Belgrano y San Martín), constituyeron el nuevo ejército ciudadano que expulsó al invasor inglés, y que al mismo tiempo fue la fuerza con que el pueblo contó para deponer al Virrey Sobremonte. Así tomaba en sus manos la ciudadanía de la capital del Virreinato su destino político y militar. El suceso fue tumultuoso, asambleario, y se incorporaría para siempre como el modo particular del pueblo argentino de encontrar en la pueblada el instrumento para modificar el curso de los sucesos históricos.

En 1809 se producen tres acontecimientos cruciales: el 19 de abril, la insurrección de Caracas; el 25 de mayo la Revolución de Chuquisaca; y el 16 de julio la Revolución de La Paz. Todos estos levantamientos fueron ahogados en sangre.

Apenas un año después, el 25 de mayo de 1810 la revolucilón conquistó la constitución de la Primera Junta de Gobierno Patrio. Entre este hito fundacional y la sublevación de Tupac Amaru distan tan solo 30 años. Aquella sublevación fue brutalmente reprimida y se impusieron a su líder, Túpac Amaru, su esposa, Micalea Bastida, a toda su familia y compañeros de lucha los castigos más horribles, imaginando que ellos servirían de escarmiento y advertencia para otros hombres y mujeres que luchaban por poner fin a la opresión colonial española. Sin embargo, apenas 29 años después, Caracas, Chuquisaca y La Paz seguían su ejemplo. Buenos Aires, al año siguiente y todas las regiones de la America del Sur ponían en marcha sus fuerzas libertarias hasta la victoria final en Tumusla. La chispa de la revolución estaba encendida y abarcando un proceso continental que buscaba sumar a todos los pueblos y todas las naciones de América del Sur. La hora de “Los chisperos”, los jóvenes milicianos dirigidos por French y Berutti y cuyo sueño era el de encender la chispa de la revolución en todo el continente, había llegado.

Apenas treinta y cuatro años habían transcurrido desde la fundación en 1776 del virreinato del Río de la Plata ; veintisiete del triunfo de las fuerzas patriotas en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos en 1783; veintiún años del triunfo de la Revolución Francesa ; en 1804 la bella Haití dirigida por François Dominique Toussaint-Louverture proclamó su independencia, seis años antes que el Mayo argentino; estaba en curso la guerra de la independencia nacional en España contra el invasor francés, con el levantamiento del 2 de mayo de 1808.

Diría el Brigadier General Don Cornelio Saavedra refiriéndose al momento justo en que las campanas de la emancipación tocarían para grandeza de nuestros pueblos: “Los hijos de Buenos Aires con estos hechos ya querían se realizase la separación del mando de Cisneros, y se reasumiesen por los americanos. (…) Toda mi resolución o dictamen era decirles: ‘Paisanos y señores, aún no es tiempo; (…) dejen que las brevas maduren y entonces las comeremos’. A la verdad, quién era en aquel tiempo el que no juzgase que Napoleón triunfaría y realizaría sus planes con la España ? Esto era lo que yo esperaba muy en breve, la oportunidad o tiempo que creía conveniente para dar el grito de libertad en esas partes. Esta era la breva que decía era útil para esperar que madurase (…) Efectivamente así sucedió. El mismo Cisneros, el 18 de mayo del año 1810 anunció al público por su proclama, que sólo Cádiz y la isla de León se hallaban libres del yugo de Napoleón. Yo me hallaba ese día en el pueblo de San Isidro; don Juan José Viamonte, sargento mayor que era de mi cuerpo, me escribió diciendo era preciso regresase a la ciudad sin demora, porque había novedades; en consecuencia, así lo ejecuté. Cuando me presenté en su casa, encontré en ella una porción de oficiales y otros paisanos, cuyo saludo fue preguntándome: ‘¿Aún dirá usted que no es tiempo? (…)’. Entonces me pusieron en las manos la proclama de aquel día. Luego que la leí, les dije: Señores, ahora digo que no es sólo tiempo, sino que no se debe perder una sola hora’. (…)”, el 25 de Mayo la insurrección triunfante puso fin al gobierno colonial español en estas latitudes.

Menos de treinta años nos separan de la Guerra nacional de Malvinas librada contra el usurpador colonialista británico. Del levantamiento popular contra el gobierno mendaz y entreguista del Dr. Fernando de la Rúa , llamado “el Argentinazo”, apenas nueve. Veintiún años desde el Caracazo y veinte desde la llamada “Guerra del Gas” en Bolivia, que depuso al oprobioso gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada. Estas convulsiones patrióticas, populares y democráticas (como aquellas que se sucedieron en el siglo XIX), se reproducen en un mundo en crisis: las conmociones sociales de Francia y Gran Bretaña, la crisis económica y social que conmueve a Irlanda, Portugal, España, EE.UU., etc., son también demostraciones de este momento histórico que nos permite invocar con justas esperanzas los idearios libertarios e independentistas de los patriotas que dedicaron su vida para legar a la posteridad una gran nación, aquel sueño de las Provincia Unidas de Sudamérica, aquella que hizo decir al poeta argentino:

Se levanta a la faz de la Tierra / una nueva y gloriosa Nación, / coronada su sien de laureles, / y a sus plantas rendido un león.

Nuevas conmociones de la crisis económica mundial

Dijimos en el editorial de CUADERNOS para el encuentro en una nueva huella argentina No 28: “Estalló la crisis económica mundial que se venia incubando. Es un verdadero “tsunami” que impacta sobre el conjunto de la economía mundial. Este temblor profundo de la economía del mundo afecta con enorme virulencia a la primera potencia imperial, los Estados Unidos. (…) Cayó la mentira de la “globalización”: cada Estado “globalizador” busca salvar a sus bancos y empresas. Gigantes de las finanzas se desploman, cuatro de los más significativos bancos estadounidenses se han derrumbado y nada indica que este proceso se detenga en el corto plazo”. (…) Estamos frente a una crisis similar a la del año 1930. Esta trajo enormes padecimientos a los pueblos y naciones del mundo. Hambrunas y desocupación. En sus entrañas se gestó el nazismo y la Segunda Guerra Mundial. Millones de hombres y mujeres sufrieron sus horrores. Y se alzaron combatiendo a la opresión del nazismo y el fascismo, y escribiendo muchas de las páginas más heroicas de la humanidad. En centenares de naciones triunfó la revolución que trajo la independencia nacional como logro para sus pueblos. (CUADERNOS par el encuentro en una nueva huella argentina No 28, Septiembre de 2008).

Las potencias mundiales no han logrado salir de la crisis desatada en el año 2007. En efecto, las minorías gobernantes de cada una de ellas se ha preocupado por salvar a los principales bancos y empresas a costa de un fabuloso déficit fiscal y la desocupación de millones de sus trabajadores.

Se estima en 220 millones el número de desocupados en todo el mundo. Sólo en los EE.UU. la desocupación aumentó en 7 millones de obreros con lo que hoy supera los 15 millones.

En el 2009 la pobreza en los EE.UU. llegó a 43.700.000 personas (uno de cada siete habitantes). La economía de los EE.UU. entró en una meseta. En los próximos meses emitirá otros 600.000 millones de dólares para tratar de aumentar el crecimiento económico. La mayoría de los países de Europa enfrentan una crisis fiscal que en algunos casos es imposible de pagar. Se trata de una crisis que supera en mucho a la crisis fiscal Argentina del año 2001. Grecia, Rumania, Islandia, Irlanda, Portugal y últimamente Gran Bretaña y España aparecen duramente afectadas. Toda Europa ha sido conmovida por enormes planes de ajustes que incluyen rebajas de salarios, aumentos de la edad jubilatoria, aumento de los aranceles universitarios, expulsión de trabajadores extranjeros, etc. Por otro lado China ha utilizado casi un billón de dólares para estimular el mercado interno y evitar gravísimas consecuencias. Una oleada de huelgas y grandes rebeliones de trabajadores de la ciudad y el campo sacudieron a esa potencia imperial.

La guerra de monedas: una nueva fase de la crisis

“La última vez que hubo una seguidilla de devaluaciones competitivas (…) terminó en la Segunda Guerra Mundial”. Dilma Rousseff, presidenta electa del Brasil.

La actual crisis económica y financiera internacional, que comenzó en 2007 con la crisis de las hipotecas en Estados Unidos –la llamada crisis de subprimes–, siguió en 2008 y 2009 con la caída de los bancos y la profunda recesión económica mundial. Se continúa en el año en curso con la crisis de endeudamiento público de los gobiernos, y ha entrado en una nueva fase, la de “la guerra de las monedas”, reflejo de una guerra comercial y de capitales larvada, que muchos temen desemboque en una guerra abierta, con un recrudecimiento del proteccionismo en los distintos países o regiones del mundo.

Una de las estrategias de las grandes potencias mundiales para aliviar su crisis es tratar de descargarla sobre los llamados países emergentes y las potencias mundiales rivales, a través del aumento de sus exportaciones y la restricción de sus importaciones. Y un instrumento para ello es la llamada “devaluación competitiva” de su moneda que, para poder ser exitosa, requeriría que los otros países no devalúen al mismo tiempo las propias.

Para el caso de EE.UU., como el dólar todavía sigue siendo el patrón de cambio internacional y no puede devaluarse respecto de sí mismo, la política de “devaluación competitiva” implica inundar el mercado de dólares, provocando la revaluación de las otras monedas. Lo que encuentra cada vez más resistencia de las potencias rivales dado el debilitamiento de su hegemonía en el orden mundial.

China, la potencia emergente con la cual tiene mayor déficit comercial, hace que su moneda se desvalorice a la par del dólar (impidiendo una revaluación del yuan que frenaría sus exportaciones y aumentaría sus importaciones); las potencias europeas, de la nueva moneda común, el euro, apenas han podido detener la estrepitosa caída que se produjo al estallar la crisis de endeudamiento de sus gobiernos, y Japón ha producido un imprevisto freno a la revaluación de su moneda, el yen.

Cada vez se le hace más difícil a EE.UU. imponer un reajuste de las monedas acorde con sus intereses y necesidades, habiendo ya anunciado que ha decidido aumentar en un billón más de dólares en el mundo –poniendo más presión a la revaluación de las otras monedas– al tiempo que su Congreso ha votado una ley para imponer restricciones arancelarias y cuantitativas a las importaciones desde China. Por lo que esta guerra de monedas se acerca cada vez más a una guerra comercial abierta.

Más allá de las versiones optimistas que sostienen que Estados Unidos salió de la crisis, o está saliendo, otros economistas consideran que la economía norteamericana entró en una meseta, de la que puede subir o bajar.

Pese a la drástica baja de las tasas de interés oficiales, al límite mínimo posible sobre cero, y a los billones (millones de millones) de dólares utilizados para frenar el derrumbe del sistema financiero, EE.UU. “enfrenta una economía lastrada por el alto desempleo, la amenaza de un período de deflación similar al de Japón y la posible paralización del sistema político”, escribió The Wall Street Journal el jueves 4 de noviembre.

La Reserva Federal de Estados Unidos (fed) anunció ese mismo 4 de noviembre que emitirá otros 600.000 millones de dólares que lanzará al mercado a través de la compra de bonos del Tesoro estadounidense en los próximos ocho meses. Al mismo tiempo, dejó abierta la posibilidad de aumentar la dosis si el crecimiento no repunta en los próximos meses. Las nuevas compras de 75.000 millones de dólares de bonos del Tesoro a la semana se suman a los 35.000 millones de dólares mensuales que está gastando para reemplazar bonos hipotecarios que saldrán de circulación.

En realidad esta es la segunda vez que la fed trata de reanimar la economía con un gran programa de compra de bonos. Entre enero de 2009 y marzo de 2010 adquirió aproximadamente 1,7 billones (millones de millones) de dólares de bonos gubernamentales e hipotecarios. Esta política monetaria se llama quantitative easing (relajamiento cuantitativo, o QE por sus siglas en inglés), por lo que a este nuevo programa algunos economistas lo describen como QE2.

Pero hasta ahora toda esa inyección de dólares no se ha traducido en una recuperación cierta de la economía sino principalmente en una reactivación de la especulación bursátil y un retroceso en la cotización del dólar en el mercado mundial. La FED opina que estas reacciones de los mercados van a estimular la economía. Piensa que el alza en los precios de las acciones podría alentar a los consumidores a elevar sus gastos y a las empresas a invertir más. Un dólar débil, por su parte, abarata las exportaciones estadounidenses.

La crisis y los factores de guerra

Pero junto a la crisis económica y el debate sobre su curso y posibilidades, se acrecienta el ajuste de los dispositivos militares de las grandes potencias. Señalamos oportunamente: “La economía de EE.UU. nunca emergió de una crisis sin recurrir a la guerra. Así fue en 1930 y en otros momentos de su historia. (CUADERNOS par el encuentro en una nueva huella argentina No 28, Septiembre de 2008).

Paul Krugman (Profesor en Princeton, columnista del New York Times y Premio Novel de Economía) caracterizó a la segunda guerra mundial como un gran plan de reactivación de la economía norteamericana. Dijo: “Tuvo que venir el enorme proyecto público conocido como Segunda Guerra Mundial (...) para que la Depresión llegue a su fin”. Las guerras contra Irak y Afganistán fueron parte de un nuevo “proyecto público” para reactivar la economía de la superpotencia y para paliar la crisis que la afectaba.

Sin embargo, la aventura militar tanto en una como en otra nación de Asia no redundó en victoria.

EE.UU. ha debido reconocer su fracaso político y militar en Irak. Señala Manuel Freitas en IAR-Noticias: “La ‘opción militar’, intento de control por medio de ataques militares en gran escala fue derrotada en Faluya, donde los tanques, aviones y marines de EE.UU., pese a convertir en ruinas la ciudad, no pudieron terminar con la resistencia que emergió más fortalecida de los ataques. (…) La ‘opción democrática iraquí’, intento de control por medio de un gobierno títere electo en la urnas y con el aparato de seguridad mercenario iraquí reemplazando a las fuerzas norteamericanas, también fracasó estrepitosamente con la falta de unidad para formar gobierno, la exclusión de los suníes, y la impotencia de la policía y el ejército iraquí para controlar a la resistencia. (…) Ya se habla nuevamente del ‘sindrome Vietnam’ para definir la debacle norteamericana en Irak, EEUU, hoy administrado por Obama realizó un simulacro de ‘cambio de estrategia’ sin renunciar a los objetivos del control militar sin exponer a sus tropas.

En este contexto, una “guerra civil” (promovida por ‘terroristas de la CIA ’ infiltrados en la resistencia) ya conforma una tercera estrategia de control por medio de la cual Washington intenta salir del pantano en que se encuentra en Irak.

Con el retiro del grueso sus tropas, y manteniendo un contingente de 50.000 soldados en sus poderosas bases militares de la periferia, el Pentágono se corrió del frente (la línea del fuego rebelde) y colocó en su lugar al ejército de cipayos del gobierno títere iraquí para que mueran como moscas y asuman el costo político de la derrota en Irak.

El mando militar de EEUU, en tanto, controla a Irak por aire y por tierra por medio de sus bases militares y tropas acantonadas en las periferias de las ciudades iraquíes.

El plan ni siquiera fue diseñado por la administración Obama, sino por el Pentágono de Bush, y hoy continúa en la figura del actual secretario de Defensa Robert Gates que sirvió en ambas gestiones.”

Otro tanto puede señalarse sobre el curso de la guerra en Afganistán. Esta nación ubicada en Asia central ha empantanado a EE.UU. y sus socios de la OTAN en la cruenta guerra que lleva ya más de nueve años. Todos los analistas internacionales dan cuenta del fracaso político y militar de EE.UU. Los talibanes, a quienes se pretendía derrotar, controlan mas del 70% del territorio y las bajas aliadas se suceden a la par que los crímenes contra la población civil. El portal Wikileaks, que fue el que divulgó centenares de documentos que evidenciaban el fracaso de EE.UU. en su estrategia política y militar y los crímenes contra la nación afgana, reconoció que en Irak entre 2004 y 2009 el 63% de las víctimas muertas eran civiles, no debe extrañar que en Afganistán esté ocurriendo algo parecido.

Aún con los frentes de Irak y Afganistán abiertos, EE.UU. prepara planes para atacar y destruir a la nación iraní. Irán es una de las principales reservas petroleras y gasíferos del mundo.

EE.UU. mantiene frente a las costas del estrecho de Ormuz (por donde pasa el 49% del transporte de petróleo con destino a occidente y el flujo del comercio hacía Arabia Saudita y China, en donde Irán controla la parte norte del estrecho), 13 bases militares en Qatar, Kuwait, Arabia Saudita o acceso a instalaciones de proyección terrestre como las bases en Irak y los Emiratos Árabes Unidos. Desde junio de este año, fue desplazada frente a las costas de Omán la poderosa quinta flota de la Armada de los Estados Unidos, responsable de las fuerzas navales en el Golfo Pérsico, el Mar Rojo, el Mar Arábigo, y la costa de África del Este hacia el Sur hasta Kenia. La que incluyen dos portaaviones nucleares, fragatas, cruceros y buques de apoyo, dotados de misiles de alta tecnología sumándoseles el portaaviones francés Charles de Gaulle. Agreguemos las estratégicas instalaciones aeronavales en la Isla Diego García que se viene aprovisionando desde hace meses con centenares de Bunkerbuster. En los ataques de la Coalición contra Afganistán e Irak, la ubicación estratégica de la base en esta isla, desde la que se controla Oriente Medio y la mitad de Asia y África, fue vital como plataforma para los bombarderos de largo alcance B-52 y B-2. Israel completa los preparativos guerreristas sumando su capacidad nuclear. Existe un plan en marcha de EE.UU. y sus socios de la OTAN para atacar a Irán.

La nueva provocación contra la Republica Democrática de Corea devolvió a los primeros planos otro de los frentes de guerra preparados por EE.UU. Allí, esta superpotencia tiene estacionados miles de hombres que incluyen fuerzas terrestres, aéreas y marítimas.

La crisis mundial golpea la hegemonía de Estados Unidos, pero ninguna de las otras potencias está en condiciones de reemplazarlo. China asoma, por la dinámica de su crecimiento económico y su potencial militar creciente, como la mayor amenaza, pero sus planes apuntan al 2025-2030. En ese contexto, las amenazas de Estados Unidos a Irán (principal abastecedor de petróleo de China), y a Corea del Norte (lindante con China), así como el despliegue marítimo de EE.UU., son parte de un “cerco estratégico” a China, cuya dinámica encierra conflictos potenciales de imprevisibles consecuencias.

Amenazas contra las naciones de Suramérica

La situación debe seguirse de cerca para nuestras naciones latinoamericanas. El triunfo en las elecciones legislativas del 2 de noviembre, en las que los republicanos retomaron el control de la Cámara baja y aumentaron su representación en el Senado, trajo acompañadas declaraciones y amenazas directas contra gobiernos y naciones del subcontinente suramericano.

Los Legisladores republicanos electos, prometieron “aumentar la presión sobre Venezuela y sus aliados” en el nuevo Congreso que empezara a sesionar en enero.

“Estados Unidos debe cooperar más con sus socios en la región frente al declive de las libertades democráticas” que según estos Legisladores ocurre en países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, y algunos agregan, Argentina. Se trata de congresistas que se encaminan a ocupar puestos influyentes en la nueva Cámara de Representantes de mayoría republicana.

“Los líderes de la Alianza Bolivariana de los pueblos de América (Alba), con el venezolano Hugo Chávez a la cabeza, uno tras otro han manipulado los sistemas democráticos de sus países para servir sus propios propósitos autócratas”, dijo Ros-Lehtinen quien pronto presidirá el influyente Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes. Los presidentes de Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador tienen un “peligroso comportamiento”, agregó dicha Legisladora.

“Espero que ahora que vamos a una nueva mayoría (...) hagamos eso: enfrentemos a Hugo Chávez”, dijo por su parte el congresista por Florida, Connie Mack, principal candidato a dirigir la subcomisión para América Latina.

El legislador Mack, promueve la inclusión de Venezuela en la lista estadounidense de países que patrocinan el terrorismo por su cercanía a Irán, dijo que el gobierno anterior de George W. Bush y el actual de Barack Obama han usado una política de no intervención frente a Chávez. El argumento sobre Chávez, relaciones con Irán, vale también para el presidente brasileño Lula da Silva…

“No veo cómo Estados Unidos puede continuar diciendo que luchamos por la libertad y la democracia en el mundo y no enfrentar de manera frontal a Chávez”, que es una amenaza para la democracia “en América Latina y el mundo”, afirmó.

Mack se mostró confiado en que en el nuevo Congreso, tanto demócratas como republicanos, apoyarán iniciativas legislativas tendientes a promover la democracia en la región, porque ambos lados “reconocen que hay mucho por hacer”.

La indefinición nacional como política de Defensa

“Defensa defensiva” es un extravagante concepto teórico difundido por la Dra. Garre en su condición de ministro de Defensa de la Nación de los gobiernos del Dr. Néstor Kirchner (1950-2010) y su sucesora, Dra. Cristina Fernández de Kirchner.

Las denominadas “ideas fuerza” del proyecto fueron expuestas en su momento por la ministra Garré en discursos ante auditorios internacionales. “Todos los jefes de las armadas de la región la escucharon decir, en la Conferencia Naval Interamericana: ‘El Poder Ejecutivo propicia, a través del Ministerio de Defensa, un esquema de defensa-defensivo (el subrayado en nuestro) que conlleva la pérdida de capacidades ofensivas de las Fuerzas Armadas (el subrayado es nuestro). Pero, al mismo tiempo, garantiza la constitución de un instrumento militar combinado mediante la cooperación e integración político-militar en la región. Esto que acabo de decir no implica un desarme unilateral por parte de la República Argentina ni mucho menos. Pero sí lleva implícito el rediseño de fuerzas, es decir, de la misión, las funciones, la dimensión, el despliegue, la organización y los sistemas de armas.” ( La Nación , 4 de junio de 2006).

Poco tiempo después la Dra. Garré declaró en un reportaje que las fuerzas armadas de la Argentina solo tienen munición para dos horas de combate. Es decir que estamos ante un “sistema de defensa-defensivo” que, según sus propios promotores, “conlleva la pérdida de capacidades ofensivas de las Fuerzas Armadas”, las que a su vez están provistas de apenas de munición para dos horas de combate. Un verdadero dislate.

¿Cuál es la realidad a la que deberían atender las autoridades responsables? Argentina es un país con parte de su territorio ocupado por una potencia militar extranjera. El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte ocupa colonialmente nuestras Islas Malvinas, San Pedro, Santiago y demás archipiélagos australes, mares adyacentes y aspira a colonizar más de cinco millones de kilómetros cuadrados que comprenden esos territorios, la plataforma continental correspondiente, el Sector Antártico Argentino en su totalidad (y la mayoría del Sector Antártico Chileno). Desde esos territorios ocupados amenaza la integridad territorial de la Argentina continental. Como dijo el Cnel. (R) Francisco Javier de Guernica: “Las Islas Malvinas en manos de una potencia extranjera es como una pistola amartillada apuntando al corazón continental de la Argentina ”.

En Río Negro, el magnate inglés Joe Lewis posee una pista mayor que la del Aeropuerto de Jorge Newbery en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En dicha pista, pueden descender aviones de gran porte como los que utiliza la OTAN , organización militar de la cual el Reino Unido es fundador y socio principal.

La ocupación colonial británica se vio consolidada con la firma del llamado Tratado de Lisboa que suscribieron todos los países integrantes de la Unión Europea. Allí figuran como de soberanía británica nuestros territorios usurpados, que son considerados Territorios de Ultramar asociados a la Unión Europea. Así, la ocupación colonial británica se consolidó bajo el paraguas político de la Unión Europea en asociación estratégica con los EE.UU., país con el que integra la OTAN y que a su vez desplegó su IV Flota en esta porción del Atlántico Sur y en mares del Caribe.

El Reino Unido instaló en Malvinas la base militar de Mount Pleasant que se ha constituido en la principal base militar extranjera en suelo suramericano. Desde esta posición se pueden realizar operaciones militares contra nuestra nación y otras del continente, en combinación con fuerzas militares de EE.UU. y sus aliados, desplegadas en distintos lugares de América del Sur.

Inglaterra ya instaló en Malvinas la Plataforma petrolera “Ocean Guardian”, que realizó trabajos para la petrolera Desire Petroleum y Rockhopper Exploration y prepara una nueva Plataforma llamada “Eirik Raude” que llegará al sur del archipiélago en el último trimestre de 2011. La plataforma “Eirik Raude” fue terminada de construir en 2002, en China, como una plataforma semisumergible de quinta generación, y con equipamiento en los Estados Unidos y Canadá.

Actualmente, seis petroleras están buscando hidrocarburos en las aguas de Malvinas: Desire Petroleum, Rockhopper Exploration, BHP Billiton, Falkland Oil and Gas Ltd, Argos Resources y Borders & Southern Petroleum.

En tanto el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte realizó en octubre en Malvinas, el segundo ejercicio militar correspondiente al año 2010. Desde el propio territorio argentino usurpado, las fuerzas militares coloniales lanzaron misiles sobre aguas de soberanía argentina. Su objetivo: la puesta a punto de un operativo militar contra nuestra Nación.

Por otra parte, la potencia ocupante tiene poderosos intereses dentro de la porción continental de nuestro país. Son intereses protegidos por el denominado “Tratado de Londres”, suscripto en Londres el 11 de diciembre de 1990 y aprobado por Ley N° 24.184, sancionado el 4 de noviembre de 1992, promulgado el 24 de noviembre de 1992, publicado el 1° de diciembre de 1992, vigente desde el 19 de febrero de 1993. Esta Ley fue precedida por los llamados “Acuerdos de Madrid” de octubre de 1989 (paraguas británico de soberanía) y febrero de 1990 (poder de policía británico sobre nuestras FF.AA.) todos vigentes. Muchos otros Acuerdos, tan lesivos como los anteriormente mencionados, regulan aún la relación política y diplomática entre la potencia ocupante y la Nación Argentina. Sin dejar de mencionar los posibles acuerdos secretos que dieron lugar por un lado, al desmantelamiento de la Defensa Nacional , y la entrega del patrimonio nacional al Reino Unido, así como el pago de la deuda externa ilegítima y usuraria por lo que fue la propia Argentina la que vino a financiar la ocupación de sus territorios de parte del colonialismo inglés.

El Reino Unido tenía, además, propiedad sobre la principal reserva petrolera continental, Cerro Dragón, que fue entregada en concesión por el Dr. Néstor Kirchner y el Dr. Mario Das Neves, siendo su concesionaria la empresa Panamerican Energy, en la que la British Petroleum poseía el 60% de sus acciones. Actualmente, esas acciones fueron vendidas al consorcio Bridas (integrante, en su momento, de la llamada “multinacional rusa”), asociada con el Estado chino que ya se había incorporado a Panamerican a través de la empresa petrolera “Nacional Oil Offshore Corporation” (CNOOC). Bridas y CONOOC tienen ahora el 50%, cada una, de las acciones de Panamerican.

También en la megaminería el Reino Unido posee importantes intereses, que estuvieron presentes en la decisión presidencial de vetar la llamada “Ley de Glaciares” que había sido aprobada por unanimidad por las dos Cámaras del Congreso de la Nación. La Ley, finalmente en una nueva versión, fue aprobada, pero utilizando los atributos otorgados por la reforma de la Constitución de 1994, San Juan hizo anular la ley por un Juez provincial, respondiendo así a los intereses de la megaminería que, en Pascua-Lama, tiene uno de sus proyectos principales.

La crisis mundial económica, su nueva fase la “guerra de monedas”, probable preludio de una guerra de mercado, la eventualidad de que esta guerra comercial devenga en conflictos armados, ocupación colonial de territorios y el control de recursos estratégicos de parte de distintas potencias imperiales, son el verdadero cuadro de situación que compromete a nuestra Nación y su perduración soberana. Frente a este diagnóstico se promueve un supuesto sistema caracterizado como de defensa-defensivo, del que se manifiesta públicamente que apunta a reducir la capacidad de nuestras FF.AA. que integran un sistema de Defensa Nacional ya largamente diezmado.

Peligros y oportunidades

Volvamos entonces a Mayo de 1810 y a los acontecimientos que abrieron curso a la imposición del Primer Gobierno Patrio y la guerra por la emancipación del colonialismo español.

En 1810 la crisis política y militar que sumió a España creó las condiciones para que los patriotas que habían venido trabajando largamente en el sueño libertario, pudieran imponer la destitución del Virrey Cisneros y la instauración del primer gobierno patrio. Fue en el curso histórico de una crisis de guerra intraeuropea que se produjo el acontecimiento fundacional de la Patria. En otros momentos, con diferentes consecuencias a la de aquel primer grito de libertad, también otras crisis y guerras mundiales permitieron cierta autonomía de nuestra nación. Durante la Primer Guerra Mundial, los gobiernos radicales llevaron adelante ciertas reformas que permitieron el desarrollo de nuestra empresa petrolera para el control estatal de un recurso estratégico para la autonomía nacional y la Defensa. Nos referimos a la organización y desarrollo de YPF, la empresa petrolera argentina, entonces dirigida por el Gral. Enrique Mosconi y su albacea el Gral. Baldrich.

La Segunda Guerra Mundial creó las condiciones para el surgimiento de una corriente nacionalista encabezada por el entonces Coronel Perón. Una pueblada, la del 17 de octubre de 1945, que se combinó el levantamiento del pueblo, especialmente trabajador, y sectores militares y policiales seguidores del Coronel Perón, rescató a su líder de la prisión de Martín García y obligó a la convocatoria de elecciones libres en la que se impuso la fórmula Perón-Quijano en febrero de 1946.

Entre 1946 y 1955 (primer y segundo gobierno peronista) se realizaron muchas de las obras importantes que requería la Nación para su desarrollo, y la Argentina se transformó en el país de mayor desarrollo industrial de Suramérica, muy avanzado en el diseño y fabricación de su sistema de Defensa Nacional.

Como se ve, lo opuesto a la propuesta política y militar del “sistema de defensa-defensivo” propugnado por la Dra. Garré , un sistema que parte de la premisa de consolidar la Argentina como un país sometido, parte del conjunto de naciones oprimidas y dependientes y no como una nación libre e independiente.

Y de aquí las enseñanzas de Suipacha, la batalla de la que conmemoramos este 7 de noviembre su Bicentenario. Fue la decisión política y militar de nuestro Primer Gobierno Patrio de enfrentar al opresor, el talento de sus conductores y la valentía de sus soldados, la que abrió las puertas de la victoria. Sin voluntad de ser libres “de todo dominio extranjero”, sin “amo viejo ni amo nuevo” como reclamó el Gral. Belgrano, las advocaciones contra los poderosos se reducen solo a palabras carentes de verdadero contenido. O peor aún, demuestran la mezquina instrumentación de los más preciados logros nacionales para fines sectoriales alejados de las legítimas aspiraciones del pueblo.

Nuestra nación tiene aun capacidades suficientes para recuperar su sistema de Defensa Nacional. Inspirándose en la guía espiritual de los padres de la patria, esos que forjaron el instrumento militar para la independencia (los milicianos de la “Legión Infernal” de French y Berutti con sus “chisperos”, los “paisanos transformados en un nuevo ejercito”, los oficiales profesionales patriotas, etc.), debemos preparar las fuerzas para cuando, como diría Saavedra, “las brevas estén maduras”. O mejor aún, ajustado a la época y a la situación actual, deberíamos disponer de un “Plan Revolucionario de Operaciones”, como el que escribió Mariano Moreno, desarrollando un guión de ideas-fuerza de Manuel Belgrano, y aprobó la Primera Junta.

De las capacidades que hablamos surgió en su momento el proyecto del submarino nuclear, en la década del ´80. Están en condiciones los trabajadores del Astillero Río Santiago de producir nuevas y modernas unidades navales de combate. Son estos trabajadores los mismos que esperan que el Congreso de la Nación sancione de una buena vez “Ley de fletes” y la “Ley del fondo de la Marina Mercante ” presentada hace años y que nunca fue tratada por el Parlamento. Necesitamos recuperar una verdadera Marina Mercante nacional y no una version “ENARSA” útil para propaganda política y negocios a expensas del erario del Estado. Los trabajadores y técnicos del ARS esperan la decisión de construir las Patrullas Oceánicas Multipropósito (POM) necesarias para garantizar la defensa de nuestros mares y que hasta ahora el gobierno nacional les niega.

Muchos de nuestros mejores ingenieros y técnicos aeronáuticos están en condiciones de recrear los momentos más brillantes de la industria aeronáutica argentina. ¿No desarrolló la Argentina su propio vector, Cóndor, vilmente desactivado por el menemismo para cumplir la orden de las potencias mundiales, especialmente de Gran Bretaña, de imponer a la Argentina el desguace de todo su sistema de Defensa Nacional? ¿No desarrolló su propia tecnología satelital, la cual aún conserva, producto del trabajo tesonero de físico, ingenieros, técnicos y trabajadores de la industria aeroespacial? Uno de nuestro fundadores, el Lic. Mario Gulich, trabajó en el desarrollo de esta tecnología sin escatimar esfuerzos, hasta su desgraciada y temprana muerte.

Nuestro país supo producir sus propios tanques y aún en precarias condiciones desarrollar algunos armamentos para la defensa que están incluidos en los arsenales para fuerzas terrestres. La recuperación de nuestros recursos, de nuestra soberanía sobre el petróleo, la energía atómica, el agua, las tierras, etc., son también parte necesaria para reconstruir un sistema de Defensa Nacional que basado en la movilización popular, como nos enseñaron los patriotas que en 1806 y en 1807 derrotaron a una de las principales potencias militares del siglo XIX, permita ejercer una defensa activa de nuestra soberanía y planificar la unificación del territorio nacional para cumplir el mandato del Acta de la Independencia del 9 de julio de 1816.

Lo antedicho vale, si lo que se considera justo, necesario y posible, es completar la tarea de Mayo con nuestra segunda independencia. Puede ocurrir ahora, como también sucedió antes, que haya quienes se encandilen con los espejitos de colores de las potencias en ascenso: Inglaterra en 1810, o Alemania luego de la crisis del 30. Algo de eso se vislumbra con la expansiva China actual, que se ha convertido en dueña de la mitad de la principal empresa exportadora de petróleo, la mayor mina de hierro (Sierra Grande), yacimientos de oro en La Rioja , 300.000 hectáreas con riego en Río Negro, empresas pesqueras, etc. Volvamos al Belgrano que proclamó: “Ni amo viejo, ni amo nuevo: ningún amo”.

Ante la voracidad depredatoria de las potencias imperialistas, ante la presencia amenazante de una potencia militar colonial que usurpa nuestros territorios, los discursos oficiales afirmando una y otra vez que la Nación Argentina “jamás” recurrirá al uso de su fuerza militar para defender o recuperar lo que le pertenece es una invitación al saqueo. Así como aquella España colonial se sumió en una crisis política y militar que la obligó a relajar su dominio en América, la crisis en curso puede arrastrar al Reino Unido de Gran Bretaña a una situación similar.

La situación internacional de crisis trae peligros y al mismo tiempo oportunidades. Así lo entendieron los patriotas de Mayo que supieron aprovechar el enfrentamiento entre aquellas potencias imperiales para sus proyectos de independencia. Retomemos los idearios de aquellos patriotas para que en el momento en que “las brevas estén maduras”, digamos ¡presente! a la cita histórica que nos convoque por la segunda y definitiva independencia.


Eduardo Lualdi




 

CHECK-- COMENTARIOS DE LECTORES --
 
 
 

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012