Articulos Politicos mas Recientes:
Firmar peticion para mejorar la calidad de atención Médica

13/07/2019 Mañana sera tarde (por Enrique G. Avogadro) :::

06/07/2019 Un mundo a favor(por Enrique G. Avogadro)

29/06/2019 Grieta o Abismo?(por Enrique G. Avogadro) :::

.. ..
Entrá al fascinante mundo de los médicos, conoce como hacen tus controles de Salud
Clinica de Apnea y Ronquido
Columnistas Destacados

ALIMENTOS, TODO LO QUE DEBE SABER

 

Los mariscos como los pescados, frescos o enlatados, son fuente de proteínas, minerales y vitaminas. Los mariscos son de bajo contenido en grasas (1,5% por cada 100 gr.),  poseen ácidos grasos omega-3 benéficos para la salud cardiovascular.
-Proteínas: presentan alrededor del 15 a 20 %.
-Grasas: 1,5 % (rico en ácidos omega 3).
-Vitaminas: las más frecuentes: A y D, pero se ubican especialmente en el hígado de los peces de carne magra (Bacalao) o en la carne de peces grasos como el Arenque. También contienen vitamina E, pero en cantidades menores. Las del grupo B se presentan tanto en peces como en mariscos, en menor escala y en forma variable (B1, B2, B6 y B12).
-Minerales: Calcio y el Fósforo. Las sardinas enlatadas contienen Calcio y Fósforo en mayor cantidad que la carne de vaca. Contienen baja cantidad de Hierro, con excepción de los moluscos (almejas, calamares, mejillones, ostiones, pulpo) que son una excelente fuente de Hierro. También poseen Yodo, Sodio, Cobre, Cobalto, Magnesio y Fluor. Los minerales son muy resistentes al calor, pero durante la cocción pueden pasar al medio acuoso entre el 25 al 30% de ellos. 

Valor Nutritivo por cada 100 gr.

Alimentos  Calorías  Proteínas
Atún en aceite 288  24
Sardinas en aceite 310  20
Sardinas en tomates 195  18
 Pescados frescos (Promedio) 115  23
Mariscos (Promedio) 80  15

 PEscados: Este alimento, rico en aceites grasos, previene las enfermedades cardiovasculares, artritis e incluso el cáncer de mama. La ingesta de pescado en Chile no supera los cinco kilos per cápita al año. Insuficiente si se piensa que el ideal sería comerlo tres veces a la semana, debido a los beneficios nutricionales que proporcionan los ácidos grasos Omega 3. El pescado tiene un nutriente que son los ácidos grasos Omega 3, que cumplen un rol importantísimo en la salud. "Primero, tenemos la fracción EPA, que es un protector cardiovascular, y la facción DHA, que interviene en el desarrollo cerebral y maduración visual de los niños.
Idealmente, el organismo debiera consumir dos gramos diarios de estos aceites. "Si se comiera tres veces a la semana pescados grasos como jurel, salmón, trucha y sardina estaríamos cubiertos de Omega 3.
Se sabe que el desbalance en el tipo de grasa tiene relación con el cáncer de mama en las mujeres.
Esenciales
Los ácidos grasos se dividen en 3 grupos: Omega 9, Omega 6 y Omega 3. Los Omega 9 no son esenciales, porque el propio organismo los puede formar. "En cambio los 3 y los 6 sí lo son. Significa que tienen que estar presentes en nuestra dieta, porque si no entramos en carencia que puede ser grave para nuestra salud".
Estos aceites se encuentran naturalmente en los aceites de origen vegetal, pero ninguno de los que disponemos en nuestra alimentación provee una cantidad óptima. "La mayoría aporta muchos Omega 6 y pocos Omega 3. Y los que lo aportan no lo hacen en forma suficiente. De ahí el concepto de que en nuestra nutrición occidental estamos consumiendo una alta cantidad de Omega 6 y muy poco Omega 3".
Además de las patologías cardiovasculares, "se ha visto que algunas enfermedades inflamatorias como la artritis e incluso la soriasis están vinculadas, entre otros factores, a un desbalance en la relación Omega 3 y 6". En rigor, "para consumir aceite Omega 3 en forma rica, sana y adecuada, coma pescado fresco, no sometido a cocción de alta temperatura (frito) y en conservas",
Los aceites grasos están también en las paltas, nueces, almendras, aceite de soya y aceite de rap. 

Aceites marinos por doquier
Una de ellas se utilizó en una empresa de alimentos, que el año pasado lanzó una margarina Omega 3. Los Omega 3, 6 y 9 se pueden incorporar además a huevos. "En los huevos, a diferencia de margarinas y leches, se incorporan en la alimentación de la gallina, sobre la base de semilla de linaza -rica en Omega 3- y un concentrado de Omega 3, además de vitamina E", que mejoran el sabor".
En los mercados europeos y orientales hay también leches líquidas y en polvo enriquecidas con aceite Omega 3 y 6, además de yogurts, chocolates, pudines y leches para infantes.

 

Los ácidos grasos esenciales son aquellos que el cuerpo humano no produce por sí mismo, y sólo puede adquirir a través de la dieta y son imprescindibles para la subsistencia. 

Hay que diferenciar entre grasas saturadas e insaturadas. Las primeras predominan en los alimentos de origen animal, aunque también están presentes en algunos de origen vegetal, como los aceites  tropicales (coco, palma y palmiste). 

Las grasas insaturadas, consideradas saludables, se dividen a su vez en poliinsaturadas como las omega-3 y el omega-6 y monoinsaturadas como el omega-9.

Omega-3: Previenen enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, enfermedades inflamatorias, y de la piel. Mejoran la función pulmonar y reducen el asma. La dieta de las mujeres embarazadas debe ser rica en omega-3, esencial en el crecimiento cerebral de los niños. Estos ácidos grasos previenen la muerte súbita y están presentes en la leche materna. También están implicados en el control de la tensión arterial y la coagulación sanguínea. Además, contribuyen a equilibrar nuestra dieta con respecto a las grasas saturadas (carnes grasas, embutidos, bollería industrial, platos precocinados...).

Omega-6: Reducen el riesgo de enfermedad coronaria, son beneficiosos para el metabolismo renal, la osteoporosis y la regulación hormonal. Previenen el cáncer de mama y de próstata.

Omega-9: Aumentan los niveles de ‘colesterol bueno’, que se traduce en menos riesgo de padecer enfermedades coronarias y trombosis. Además, facilitan la digestión al aumentar la secreción de jugos digestivos y ácidos biliares.

Lo importante es lograr un equilibrio entre los omega-3, 6 y 9. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) establece que, de las calorías que ingerimos, las procedentes de grasas no deben exceder el 30% (8% de saturadas, 18% de monoinsaturadas, y 5% de poliinsaturadas). Para mantener este equilibrio la SENC recomienda: limitar el consumo de grasas lácteas y elegir variedades descremadas; reducir el consumo de mantequilla y, en caso de tomar margarina, seleccionar la de mayor contenido en omega-3 y 6; consumir preferentemente aceite de oliva virgen y, en su defecto, de girasol, maiz o soja; evitar las carnes muy grasas eligiendo las partes magras; limitar los embutidos a excepción del jamón; evitar la pastelería, bollería y heladería industrial; y aumentar, o al menos mantener, el consumo de pescado.

Desayuno: un vaso de leche enriquecida con omega-3 y 9, y cereales integrales o una rebanada de pan de centeno con un poco de salmón ahumado o marinado.
Comida: un plato de hortalizas con patata cocida aliñado con aceite de oliva y especias. De segundo, pescado azul, a la plancha o en conserva. De postre, fruta.
Cena: una tortilla de dos huevos, de atún, espinacas, gambas o espárragos. De segundo, un filete de pollo a la plancha. Para terminar, un yogur natural.

La introducción en el mercado de más de 5.000 alimentos bajos o carentes de grasas en la última década, ha contribuido a la epidemia de obesidad en Estados Unidos, según la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA). Las personas creen que pueden comer cantidades ilimitadas de galletas con poca grasa, yogures congelados y dulces. Aunque contienen menos grasa que las versiones originales, suelen tener más azúcar e incluso más calorías.
"A menudo nos olvidamos de limitar la cantidad cuando un producto se anuncia como bajo en grasa", dijo a Reuters Health la autora del artículo Judith Wylie-Rosett.
La investigadora recomienda que los consumidores lean las etiquetas sobre nutrición y comparen el número de calorías de cada porción con el número de porciones en el paquete de comida.
El escoger productos alimenticios frescos y ricos en fibra permite a una persona consumir grandes cantidades con pocas calorías, relativamente, porque produce una sensación de saciedad.
"Los alimentos bajos en grasa que ofrecen más cantidad y fibra pueden reducir la sensación de hambre por un período más largo", dijo Wylie-Rosett, de la Facultad de Medicina Albert Einstein, en el Bronx, Nueva York.
Henry Anhalt, director de un programa infantil de adelgazamiento del Centro Médico Maimonides, en Brooklyn, Nueva York, recomienda a los pacientes que consideren los postres sin grasa y bajos en grasa de la misma forma que los postres con grasa, como algo ocasional.
El consejo de los especialistas en salud llega en una época en que los índices de obesidad no tienen precedente en Estados Unidos y en otros países. Aunque las personas en Estados Unidos han seguido el consejo del gobierno y reducido el aporte de grasas durante los últimos 50 años, continúan engordando.
Algunos estudios han mostrado que el índice de obesidad se ha duplicado en Estados Unidos en los últimos 20 años, mientras que el número de personas con diabetes tipo II, una enfermedad originada por el exceso de peso, aumentó en un tercio durante la década de los noventa.
Algunos niños de sólo 10 años están siendo diagnosticados ahora de diabetes de tipo II, conocida con anterioridad como diabetes del adulto, ya que afectaba a las personas en la década de los 40 años y mayores.
"Es una paradoja que requiere explicación", dijo Anhalt en una entrevista con Reuters Health. "Cabe sólo aventurar que el número total de calorías en los alimentos ha aumentado a medida que disminuía la grasa".
El comunicado de la AHA recomienda que las personas que desean adelgazar y mantener un peso saludable sigan la guía de la pirámide de los alimentos del gobierno estadounidense y pongan una especial atención en el tamaño de las porciones.
Una porción de carne, por ejemplo, debe pesar sólo tres onzas o ser aproximadamente del tamaño de una baraja. Media taza de pasta equivale a una porción de carbohidratos.
Según la pirámide, alrededor del 60 por ciento del aporte calórico diario de una persona debería provenir de los carbohidratos, como los cereales integrales, las frutas y los vegetales.
Las calorías diarias provenientes de la grasa no deberían exceder el 30 por ciento diario, y menos del 10 por ciento debería proceder de las grasas saturadas que se encuentran en los productos animales, como la carne y los lácteos con grasa. Los alimentos ricos en proteínas deberían aportar el 15 por ciento de las calorías.
El comunicado de la AHA también recomienda que las personas eviten las cantidades excesivas de sustitutos de la grasa, como el olestra, que se encuentra fundamentalmente en los alimentos que sirven de aperitivos.
El olestra (0 calorias y 0 colesterol)  pasa por el tubo digestivo sin absorberse y puede originar trastornos digestivos, indicaron los autores en el informe publicado en la edición del 11 de junio de Circulation: Journal of the American Heart Association.
Este producto también puede afectar la absorción de ciertos nutrientes, como las vitaminas D y E, y, hasta el momento, no está claro cómo el olestra interactúa con los medicamentos y con otros ingredientes en los productos alimenticios.

Se entiende por calorías vacías a aquellos alimentos que por su composición sólo suministran energía o calorías, no aportando ningún otro nutriente (proteínas, minerales, vitaminas, fibra). Este  es el caso de las bebidas alcohólicas que sólo contienen alcohol. Alimentos muy refinados también podrían incluirse dentro de esta denominación, puesto que pueden aportar gran cantidad de energía pero muy pocos nutrientes.

Se calificaba al  azúcar como alimento que sólo aporta energía. Pero muy pocas veces comemos azúcar sola, sino que se combina y emplea para edulcorar otros alimentos que sí llevan y aportan nutrientes como los lácteos, la repostería, los flanes o los zumos de frutas, entre otros.

Las calorías vacías más conocidas son el azúcar de mesa y el etanol (clase de alcohol en la cerveza, vino o licores), hay que tomar en cuenta que el etanol nos da energía, pero no nutrientes. Por lo general las personas que abusan del alcohol tienen cierto grado de sobrepeso u obesidad y presentan deficiencias nutricionales y de vitamina B1.

El alcohol aporta 7 calorías por gramo:

  • una copa de vino contiene 5 gr.
  • Una cerveza contiene 9 gr.
  • Una copa de Brandy  contiene 15 gr.
  • Una porción de Whisky o Ginebra contiene16 gr.

En verduras o frutas las calorías aportan una gran variedad de nutrientes:

  • 100 gr. de verduras aportan 25 calorías
  • 100 gramos de frutas aportan 50 calorías

El problema de las "calorías vacías" es que no sólo carecen de los elementos indispensables para la salud sino que además, para poder metabolizar los carbohidratos el organismo requiere de vitaminas y minerales que, si no se encuentran en lo que se come, tendrá que obtenerlos de los tejidos causando un doble daño.



Los aditivos alimentarios han hecho posible avanzar en la conservación alimentaria, así como conseguir mejoras en el proceso de elaboración de los alimentos y crear nuevos productos que de forma natural no podrían obtenerse. Algunos aditivos son naturales y otros de síntesis, elaborados en laboratorios. Más de dos terceras partes de los productos que consumimos los contienen. 
En el estado español se admiten los aditivos aprobados por la Comunidad Europea, designados con números que comienzan por la letra E (Europa). En total, están autorizados 345 aditivos, de los cuales tan sólo se emplea un pequeño porcentaje (125); el resto se usa sólo en casos muy concretos. Actualmente hay una normativa formulada en el Código Alimentario Español (CAE) y reflejada en la legislación dispuesta por el Ministerio de Sanidad y Consumo que regula todo lo referente a los aditivos.

Aditivos colorantes, naturales y artificiales
Diversos estudios han demostrado que la aceptación de un producto por parte del consumidor depende en buena medida de su apariencia y, por tanto, también de su color. Esta es la principal justificación para el uso de colorantes en alimentos.
Los alimentos que no tienen color propio como golosinas, postres, snaks y bebidas, entre otros, se colorean artificialmente para hacerlos más atractivos al consumidor. El color es la primera sensación que se percibe y la que determina el primer juicio sobre su calidad. Es también un factor importante dentro del conjunto de sensaciones que aporta el alimento, y tiende a veces a modificar subjetivamente otras sensaciones como el sabor y el olor. El color artificial de los alimentos ayuda en muchos casos a definirlos. La experiencia ha demostrado que las personas, cuando no vemos el color, tenemos problemas para identificar los sabores. Del conjunto de los aditivos alimentarios, el grupo de los colorantes es, probablemente, el que mayor polémica ha originado entre los consumidores. Frecuentemente, se les considera aditivos de dudosa utilidad por cuanto no mejoran la calidad del producto con respecto a su conservación o calidad nutritiva. En consecuencia, y para que sean debidamente aceptados, el nivel de riesgo aceptable para un beneficio pequeño ha de ser forzosamente muy bajo. Algunos de ellos son naturales, como los colorantes vegetales propios de ciertas frutas y verduras (E160, beta-caroteno, natural, confiere a frutas y verduras tonos entre amarillos, anaranjados y rojizos y se usa en mantequillas, margarinas y otros alimentos).

Alergia a aditivos colorantes
Uno de los productos más consumidos por el público infantil y que está cargado de aditivos son las gominolas. Los colorantes dan color a las materias primas, azúcar y jarabe de glucosa, ambos incoloros.
La mayoría de los colorantes utilizados en la elaboración de tan dulce productos son los colorantes artificiales y su uso está autorizado. Mezclando los citados se obtiene toda la gama de colores presente en estas gominolas y otros productos artificiales tipo snacks, bebidas, etc.
Los colorantes empleados con mayor frecuencia son tartracina (E-102), amarillo de quinoleína (E-104), amarillo anaranjado (E-110), azorrubina (E-122), rojo cochinilla A (E-124), rojo Allura (E-129) y azul patente (E-131).
Entre los colorantes de síntesis o artificiales, se incluyen los azoicos o azocolorantes, que se han relacionado con reacciones alérgicas, sobre todo en niños, por consumo excesivo de golosinas coloreadas (tartracina, amarillo anaranjado S, azorrubina, rojo cochinilla y rojo Allura AC).
La tartracina (E-102), por ejemplo, puede producir reacciones adversas (alergias no graves y manifestaciones cutáneas o respiratorias) en personas asmáticas y en el 10% de las personas alérgicas a la aspirina.
El consumidor, únicamente puede comprobar el tipo de aditivo que lleva el producto si está embosado y aparece indicado en la etiqueta (no siempre el etiquetado es correcto); lo que no ocurre cuando se compran este tipo de productos a granel.
No obstante, la frecuencia de las alergias a ciertos alimentos como la leche, los huevos, el pescado, el marisco y la intolerancia al gluten o a la lactosa es sorprendentemente alta; y llega a afectar a uno de cada cincuenta individuos; en tanto que que la alergia a los aditivos, ha quedado demostrado, es mucho menos frecuente.
Uno estudios del Reino Unido mostró que, de una población de 18.000 individuos, tres presentaron una intolerancia a ciertos aditivos alimentarios, cifra que coincide con un cálculo anterior realizado por expertos de la Comisión Europea.
Desayuno y cereales
La interrupción del ayuno nocturno antes de iniciar las tareas diarias contribuye a establecer una situación metabólica más favorable desde el punto de vista fisiológico para poder desempeñar actividades físicas e intelectuales con mejores condiciones y con resultados más satisfactorios.
La actividad física y mental de una persona durante todo el día, está íntimamente relacionada con la ingesta de nutrientes adecuados durante el desayuno. Teniendo en cuenta que con el desayuno se aportan entre el 10 y el 30% de las ingestas nutricionales diarias, la omisión de esta ración favorece ingestas más bajas especialmente para nutrientes críticos como el hierro, el calcio, el magnesio, vitaminas A y B6 que no suelen compensarse por el resto de las raciones.

Los cereales de desayuno, una opción muy interesante


Un desayuno equilibrado contribuye a un reparto más armónico de la ingesta energética a lo largo del día y proporciona además una ración de seguridad de ingesta adecuada para muchos nutrientes.
Distintos estudios han puesto en evidencia que un desayuno rico en hidratos de carbono complejos contribuye de manera significativa a limitar la ingesta grasa total diaria. Siguiendo estas consideraciones, el perfil en la composición de un desayuno debería estar formado por alimentos ricos en hidratos de carbono (sustrato energético) como el pan, los cereales de desayuno o las galletas, así como azúcar, miel o mermelada; un moderado aporte proteico y graso (jamón york, serrano, fiambres, mantequilla o margarina...), y una buena dosis de alimentos ricos en calcio (productos lácteos) y en fibra, vitaminas y minerales (frutas o zumos).

Los cereales de desayuno tan habituales en nuestras mesas desde hace unas décadas, se elaboran principalmente a partir de harinas de trigo, maíz, avena o arroz y se emplean como sustitutos de alimentos anteriormente más típicos de la primera comida del día como el pan o los productos de bollería.
Hoy en día, tenemos la ventaja de que la industria alimentaria ofrece una gran variedad de estos cereales de desayuno: sencillos, azucarados, con miel, caramelo, chocolate, leche en polvo o frutos secos..., con notables diferencias nutritivas y principalmente energéticas, entre varios productos.

El principal componente nutritivo de los cereales de desayuno son los glúcidos o hidratos de carbono, que proceden de las harinas empleadas y de los azúcares simples y otros productos dulces añadidos, como la miel, el caramelo o el chocolate. La proteína que aportan, en general, es de calidad biológica intermedia, que si se combina con la de los productos lácteos, aumenta notablemente su valor biológico. La mayoría de estos productos son poco grasos, exceptuando a los que llevan adicionados frutos secos o desecados o chocolate. El contenido en fibra oscila entre 1 y 5 g /100 g de producto, siendo más abundante en aquellos que incluyen granos enteros, salvado o frutos secos (entre 9 y 29 g/100 g).
Por tanto, es el contenido en glúcidos y lípidos los que los hace calóricos, puesto que aportan entre 350 y 480 kilocalorías por cada 100 gramos.

El aporte original de vitaminas y minerales de los cereales es modesto, aunque habitualmente están fortificados con una gran variedad de vitaminas y minerales diversos (vitaminas B1, B2, B3, B6, folatos, B12, vitamina D, hierro y más recientemente, calcio). De ahí que una ración de 30 gramos de cereales cubre la cuarta parte de la cantidad diaria recomendada (CDR) de estas vitaminas.
El aspecto negativo de estos productos es que para aumentar su sabor y su textura se les suele añadir sodio y azúcares.

Trascendencia del Estudio enKid

El Estudio enKid es un estudio nutricional que se lleva a cabo entre mayo de 1998 y abril de 2000, bajo la dirección de los doctores Lluís Serra Majem y Javier Aranceta Bartrina; y que está dirigido a todos los habitantes residentes y censados en España (excepto Ceuta y Melilla) de 2 a 24 años de edad.
Dos de los objetivos del estudio incluían:
- Estudiar la contribución del desayuno y del consumo de cereales de desayuno a la dieta diaria de la población en estudio.
- Relacionar el hábito del desayuno y el consumo de cereales de desayuno con el estado nutriconal de la población a estudio.

Se han analizado el perfil alimentario, las características del desayuno, la calidad nutricional de la dieta diaria y la obesidad en función del consumo de cereales de desayuno en España.

Mejora el aporte de vitaminas y minerales

* En España, aproximadamente un 50% de los niños y adolescentes consumen regularmente cereales de desayuno según las recientes conclusiones del estudio enKid. No obstante, el consumo de estos productos es en general bajo, comparado con otros países.
En este estudio se ha puesto de manifiesto de forma clara una mejora en el aporte de hidratos de carbono, fibra y numerosos minerales y vitaminas en las personas de 2 a 24 años que consumen habitualmente cereales de desayuno.
* Se ha comprobado que el consumo de cereales de desayuno induce de manera complementaria un consumo mayor de lácteos, ya que normalmente se toman estos alimentos combinados.
* Se han constatado menores índices de sobrepeso y obesidad entre aquellos niños y adolescentes que consumen regularmente cereales para desayunar.
* Entre los aspectos negativos de los cereales de desayuno está su contenido en sodio y azúcar por encima del deseable en algunas variedades. En el Estudio enKid los cereales de desayuno aportan el 5,6% del sodio de la dieta en los niños y jóvenes españoles.

SOJA, que sabemos sobre ella ?

 

¿Qué sabemos de la dieta mediterránea?
Contribuye a disminuir el riesgo de padecer patologías crónicas como son las enfermedades del corazón, el cáncer, la obesidad y la diabetes, que afectan a sectores importantes de las sociedades desarrolladas.
Contribuye a disminuir el riesgo de padecer patologías crónicas como son las enfermedades del corazón, el cáncer, la obesidad y la diabetes, que afectan a sectores importantes de las sociedades desarrolladas. 

Son características esenciales de esta dieta el consumo abundante de cereales y sus derivados (pasta, arroz, pan…), legumbres, frutas y frutos secos, verduras y hortalizas, con menores cantidades de pescado, aves, huevos y derivados lácteos y aún menores proporciones de carne. 

Estos alimentos se condimentan habitualmente con aceite de oliva (aumenta el llamado buen colesterol -HDL-c- y evita la oxidación del llamado mal colesterol LDL-c-, principal responsable de la formación de placas en venas y arterias) y semillas (grasa similar a la del pescado azul, que reduce el colesterol total, los triglicéridos sanguíneos y la viscosidad de la sangre) y se acompañan (si la persona tiene la costumbre) de un consumo moderado de vino tinto en la comida. El hecho de llevar a cabo la práctica regular de actividad física es una característica de la forma de vida Mediterránea y un complemento importante de la salud.

Alimentos que no deben faltar de nuestra mesa...
* Leche y lácteos.
* Carnes, pescado, huevos y derivados: aves y carnes magras (pollo y pavo sin piel, ternera magra, cinta de lomo, conejo, solomillo de cerdo o ternera, caballo, potro..), hígado, pescados (blanco y azul) y huevos.
* Cereales, patatas y legumbres: preferir los cereales integrales a los refinados, aunque depende la dieta de cada persona.
* Verduras y hortalizas: todas, a ser posible una ración diaria cruda (ensaladas).
* Frutas frescas.
* Bebidas: agua, caldos desgrasados, infusiones, zumos sin azucarar.
* Grasas: aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja...), mantequilla y margarina vegetal, frutos secos.
* Otros productos: mermelada, miel, salsas y acompañamientos de platos a base de hortalizas…
Alimentos a consumir con moderación...
* Carnes semigrasas, vísceras, jamón serrano, york, fiambres de pollo y pavo y otros embutidos grasos
, con menor frecuencia o en menor cantidad de consumo.
* Cereales y patatas: bollería casera elaborada con aceite de oliva, bollería que en su composición más se parece al pan (bollo suizo, bizcochos de soletilla…), patatas fritas.
* Bebidas: bebidas refrescantes, batidos lácteos, bebidas alcohólicas de baja graduación (cerveza, sidra, vinos de mesa).
* Grasas: mayonesa, nata.
* Otros productos: postres caseros, helados, gelatinas, precocinados, salsas comerciales y caseras tipo bechamel.
Alimentos de consumo ocasional...
* Leche y lácteos: leche condensada, lácteos muy grasos (quesos muy maduros o fermentados), lácteos con mermeladas y nata o enriquecidos con nata.
* Carnes grasas (cerdo y ternera grasos, pato), carnes ahumadas o curadas, charcutería (salchichas, foie gras, patés), pescados adobados, salazones, ahumados, en escabeche…
* Legumbres: aquellas que se cocinan con ingredientes grasos de origen animal (morcilla, tocino, chorizo, etc.)
* Frutas: en almíbar, secas, confitadas y escarchadas.
* Bebidas: bebidas alcohólicas de alta graduación (licores, destilados…).
* Grasas: manteca, tocino y sebos, aceites de coco y palma (sobre todo en cierta repostería industrial envasada), manteca de cacao y productos que la contengan (chocolate, cremas de chocolate tipo pralines…).
* Otros productos: snacks (ganchitos, patatas chips, etc.) y productos de fast food, productos de pastelería y repostería rellenos o bañados en soluciones azucaradas, chocolateados….

El Olestra™

http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/mariscos.htm

http://www.ar-revista.wanadoo.es/ar/carticulos/15073.html

http://www.nutrar.com/detalle.asp?ID=852

http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/vacias.htm

http://www.paraqueestesbien.com.mx/notas/tips_79.htm

http://www.pediatraldia.cl/pb/ventajas_pescado.htm

http://www.consumer.es/web/es/nutricion/salud_y_alimentacion/infancia_y_

adolescencia/2002/11/08/53977.php

http://www.consumer.es/web/es/nutricion/salud_y_alimentacion/infancia_y

_adolescencia/2002/07/05/48548.php

http://www.nutrar.com/detalle.asp?ID=739

http://www.consumer.es/web/es/nutricion/salud_y_alimentacion/adulto

_y_vejez/2001/08/06/37218.php

http://www.nutrar.com/detalle.asp?ID=86

 

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012