Articulos Politicos mas Recientes:
19/01/2019 Imbeciles y Prebendarios (por Enrique G. Avogadro)


05/01/2019 Eu sou você amanhã (por Enrique G. Avogadro) :::

22/12/2018 Piedra libre, Enrique y Sebastian (por Enrique G. Avogadro) :::

.. ..

El agnosticismo político argentino

Por Gustavo Adolfo Bunse

   
Ser muy mal pensado, desconfiado e incrédulo en la Argentina se ha convertido en uno de los primeros deberes del ciudadano.

Como un mecanismo de defensa mínimo, es obligatorio sospechar de toda la dirigencia política y saber que estamos en manos de un grupo de mentirosos enciclopédicos cuya escrupulosidad mas elemental ha sido fulminada hasta para sus propias familias.

Dudar de ellos. Sospechar de todos sus actos, de sus dichos y de sus intenciones, es una obligación. Casi como un reflejo natural de supervivencia en una jungla, en la cual, ellos depredan y uno huye cada día, sabiendo que además, probablemente, sea una huída hacia adelante, tan inútil que, en algún momento, caeremos en las garras de otro, con mayor poder depredador, acaso más sutil y despiadado.

Estamos obligados pues, a un agnosticismo político recalcitrante.

Hay que remontarse seguramente mucho más de una centuria para encontrar una saga política honesta y decente de algún dirigente argentino. ¿ Carlos Pellegrini ?

Poco importa ahora. Nadie puede ser tachado de escéptico ni de prejuicioso si camina en este país con todas estas prevenciones, luego de haber transitado una vida repleta de calamidades perpetradas por la misma dirigencia política.

No es en absoluto una paranoia suponer, cada mañana, que lo normal ha de ser que intenten engañarnos otra vez, que nos mientan en forma burlona y que simultáneamente se postulen para que, obligada a votar, toda la ciudadanía convalide la única oferta electoral disponible en la que se incluyen, una vez más, todos y cada uno de ellos.
La sensación de que no hay Estado ya es certeza.

Y no sólo ya por ver un Poder Legislativo corrompido hasta los tuétanos e impune de toda impunidad, como “pintado al óleo”.

Sometido con “caja”, a cambio de dejar que todo se haga por decretos de necesidad y urgencia ó por disposición, conferida en bandeja, con unos superpoderes napoleónicos que se siguen prorrogando “ad infinitum”.

No hay Estado, además, por un Poder Judicial ausente hasta de su propia suerte.

Hierático, mudo y vendido ante cualquier estímulo del ejecutivo.

Castigador implacable sólo de los punguistas y de los ladrones de gallinas, pero magnánimo y munificente con los criminales de alto vuelo, especialmente si algo tienen que ver con la dirigencia política.

Y no hay Estado, en suma, por que la jefatura de ese Estado se lo ha propuesto deliberadamente. El Estado son las instituciones de la República. Pero el poder ejecutivo, que debe velar por ellas, es justamente el peor mentiroso, errático, inoperante y enfermo de demagogia.

Todos operan como unos perfectos propiciadores del anarquismo, que actúan como arquitectos de la implosión social y que están empeñados, día y noche, en descubrir algún daño nuevo que pueda hacerse a las instituciones de la República.

Si uno lee la Constitución Nacional en un prolijo examen de su articulado, descubre que aquello que se halla vigente en el país es precisamente todo lo inverso de lo que está dispuesto en su texto.

De la legislación vigente, ni vale la pena hacer comentario alguno.

El Código Penal es un catálogo de la ridiculización literaria de todos los territorios del castigo legal. Una utopía correctiva.

Casi una burla de la hipótesis punitoria convertida en la más increíble paradoja que consagra el mérito a la manufactura del mal.

Se supone que hay algo que aquí pueda ocurrir que nos salve de la anomia que transitamos.

Y del individualismo tan recalcitrante en el que se ha metido toda nuestra sociedad en su loca huída hacia adelante.
O peor, en su desdén impertérrito.

Entonces, en ese “sálvese quien pueda” que nos deja una sordina fotográfica cada día, con idénticas imágenes y con discursos repetidos de una ética sin sentido alguno del discernimiento entre el bien y el mal, ser incrédulo y sospechar, es pues un imperativo.

Un deber cívico.

Hay que pensar mal, en suma, de esta casta maligna por cuanto es la mejor manera de inyectarse algún antídoto social contra el acostumbramiento resignado, contra la mansedumbre civil frente al descarrilamiento interminable que se nos ofrece a todos como paisaje cotidiano desde el pináculo del poder.

Hay que pensar muy mal, para estar a tiro de la realidad y para no sufrir más desencantos de los que ya se han sufrido.

Pues en esta verdadera bacanal del populismo, los espacios están ocupados por ineptos estructurales que forman hoy un verdadero grupo de partisanos de la oportunidad.

Sujetos que viven aferrados a un timón que en realidad es manejado por el oleaje y no por ellos.

Especimenes que son incapaces de la reacción más elemental, incapaces de reconocer su propia impericia, e incapaces también para crear un hueco ético, corriéndose a un costado y dándole la mínima esperanza a quienes les han dado mandato.

El inepto, tomado a la amarra del poder, es, por naturaleza, una especie de semi analfabeto, que no puede producir ni propiciar ningún rumbo nuevo.

Escapando a la responsabilidad mínima, huye por el “pronto”, niega la realidad fáctica más próxima a su nariz y, tal como lo hace un extraviado en el desierto, sólo opera con flashes de su memoria sobre algún episodio del pasado que le parece aplicable a su completa desorientación.

Se asusta por cualquier ruido de la noche, y es capaz de descargar su arma sobre un pequeño insecto inofensivo que pasa por debajo de su pie con tal de asegurarse que nadie lo acecha.

Su desesperación caótica no lo deja pensar nada más que en cuestiones primarias y muy efectistas, pero jamás en el plan más sencillo, ni siquiera para determinar su propio destino e intentar alguna cosa concreta.

El inepto no sólo no gestiona nada, sino que, además, no deja gestionar, porque desconfía, sólo por el hecho de que cualquier iniciativa es una actividad dinámica que puede deformar la realidad fotográfica en la que vive paralizado y sin aparente peligro.

Lo “distinto” no puede ser mejor en ningún sentido para él.

Siempre cree que lo “distinto” puede ser peor, y por eso lo rechaza.

Ninguna función cubierta por esa ralea está ejercida por gente capacitada. Y lo normal es que la ejerza cualquiera, aún con la más insuficiente preparación.

Esto es una consecuencia de la multiplicación de la audacia de los partisanos de la política frente a la impavidez de todos:

Cualquier individuo puede, sin demencia, aspirar a cualquier puesto en este país, porque la sociedad se ha habituado a no exigir competencia.

Entonces, la masa crítica de las personas que ejercen funciones públicas y ocupan cualquier escalón jerárquico en el Estado lo hacen por hábito, de manera improvisada y por cierto aventurera.

Cada uno de estos sátrapas, se proponen compensar su ineptitud, de la que son conscientes, adoptando un gesto convencional, insincero, para convencer con eso al entorno, y hacerles creer que son efectivamente lo que representan.

Y así, de paso, mientras procuran convencer a los demás, intentan convencerse a sí mismos.

Pero les cabe el juicio de la historia y el veredicto de la soledad que acaso deba producirse más pronto que tarde y frente a tribunales de verdad, de nuestra época y con las fuerzas morales de la singularidad imperfecta pero implacable que tienen siempre las instituciones propias de un sistema republicano.

No por su ambición política cuya proyección no se deslegitima desde ninguna posición de poder, sino por sus graves culpas en el debilitamiento de los restos de la estructura nacional.

No por su carencia de virtud, que es pura ignorancia, sino por su deshonestidad y su conciencia más absoluta de ser inmorales

No por sus caminos siempre errados, que son obra de su ceguera, sino por su engaño inaudito armado en el lucro cesante del poder correctivo que tienen y que no ejercen.

No por fulminarle imbécilmente los negocios al país, sino por su clara intención de apuntar todo hacia sus propios proyectos personales para seguir en la villanía del negocio particular.

No por decir medias verdades que es una limitación intelectual, sino por habernos convertido en agnósticos políticos por cuanto :

Han mentido con el origen artificial del superávit fiscal.
Han mentido con el gasto real de la obra pública.
Han mentido con la relación que tienen con Hugo Chavez.
Han mentido con los fondos desaparecidos de Santa Cruz.
Han mentido con el pago abortado al Grupo Greco.
Han mentido con la desvinculación real de Luis D’ Elía.
Han mentido con la investigación de la AMIA y la Embajada.
Han mentido con la publicidad que pagan a medios adictos.
Han mentido con el domicilio de Scioli.
Han mentido con la intervención de hecho a Felipe Solá.
Han mentido con las inversiones chinas.

Y siguieron mintiendo :

Han mentido con los índices del INDEC.
Han mentido con los parámetros de seguridad pública.
Han mentido con la honestidad de Rovira.
Han mentido con las encuestas de Misiones.
Han mentido con los números de la imagen presidencial.
Han mentido con el ridículo Caso Gerez.
Han mentido con su preocupación por Jorge Julio López
Han mentido con el gasoducto transamazónico.
Han mentido con los radares colapsados de Ezeiza.
Han mentido con la conveniencia de cancelar deuda.
Han mentido con el asesinato de Cacho Espinoza.

Y nos seguirán mintiendo…

gabunse@yahoo.com.ar

 

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012