Articulos Politicos mas Recientes:
15/03/2019 A falta de luto, bueno es el pánico (por Enrique G. Avogadro) :::

09/03/2019 PAD Invitacion a la presentación (por Enrique G. Avogadro)


02/03/2019 Finalmente los largos (por Enrique G. Avogadro) :::

.. ..

OTRA LECTURA A LA DESPEDIDA DE
LA CIUDADANÍA AL DR. RAUL ALFONSIN

 

 

Ante la muerte, cualquier ser humano siente alguna suerte de emoción. Hay quienes se paralizan, quiénes no entienden, quiénes pretenden entender, quiénes se encierran en silencios elocuentes y otros que sacan palabras de la galera tratando de explicar o explicarse. En definitiva, ante la muerte, el hombre no es inmutable. Siente.
Con Marzo se fue Raúl Ricardo Alfonsín, ex presidente de la República Argentina que supo estar en el lugar indicado en el momento exacto. Tuvo aciertos y errores, adeptos y detractores. Ni ángel ni demonio. Simplemente un ex presidente.
Sin embargo, su muerte ha generado una desazón social impensada aún cuando la enfermedad que lo aquejaba hacía previsible su partida.
Nadie se hubiera atrevido a vaticinar que hordas humanas harían fila, cuadras tras cuadras durante horas sin esbozar un sólo gesto de cansancio, sin amontonarse, y sin que se generara un mínimo disturbio, máxime en una sociedad crispada y agredida como lo es, en estos tiempos, la argentina. Nadie hubiese previsto homenajes como aquellos que le están siendo ofrecidos espontáneamente.
¿Qué explica esta demostración del pueblo? ¿Dónde se origina la manifiesta expresión ciudadana? Porque está claro que no todos los que han esperado para rodear el cuerpo ya sin vida del ex mandatario, en un claro síntoma de respeto y reconocimiento, lo han votado ni son férreos seguidores del radicalismo.
Hay una unidad cuya respuesta se halla más allá del partidismo político y de la mismísima figura del líder dormido.
Sin necesidad de adentrarse en un análisis de gran profundidad, está claro que la sociedad argentina estaba ávida de una causa, un motivo capaz de unificarla. Necesitaba como oxígeno algo que le permitiera al ciudadano, sentirse nuevamente argentino. Un “darse cuenta” quizás que no todo da lo mismo, y que más allá de esta política actual sumida en la agresión barata, en la soberbia y en el autismo, hay otra modalidad de ejercer la política.
Y esto no implica santidad ni mucho menos deja de lado la puja de poderes, las internas o las arengas para lograr consenso, las estrategias, etc.
Raúl Alfonsín fue artífice de muchas luchas dentro y fuera de la Unión Cívica Radical. Negoció, pactó, venció y fue vencido.
No fue el estadista genial que hizo del país una panacea universal. Tampoco fue impoluto en sus modos y sus formas Pero…, pero fue coherente, fue cabal y supo irse a tiempo sin hacer de ello una “causa mediática”, ni erigirse a sí mismo víctima de los demás o un incomprendido social.
Debo aclarar que cuando asumió la Presidencia yo aún jugaba con muñecas, no escribo pues desde la pasión ni tampoco desde el rechazo a su figura. Trato de no hacerlo. Intento ser mera espectadora de estos hechos, y dar otra lectura -lo más objetiva posible- aunque no sé si logro como quisiera: no por Alfonsín sino por todo lo que provoca en mí, ver a la sociedad movilizada, activa. Justamente, en la nota publicada esta semana, planteaba la complicidad que -en muchos aspectos- tenemos unos y otros en este “juego”.
Lo cierto es que, Raúl Alfonsín, está recibiendo hoy no sólo el respeto de la sociedad. Habrá sentido congoja ante la noticia de su deceso más de un argentino que supo esgrimir algún improperio cuando la hiperinflació n acechaba o cuando se pactó en Olivos.
Otros habrán desdeñado su actitud frente a las Fuerzas Armadas, aún cuando su juicio -en el mejor de los casos- fue para un determinado grupo de uniformados, y no para con una Institución fundacional de la Nación donde ha habido hombres de valentía indiscutida. No se fue un prócer como posiblemente algunos creen o dirán teniendo en cuenta que la muerte a veces ciega.
Sí se fue un hombre que supo ser de un solo partido: el radicalismo, y no es un detalle nimio.
Un hombre que no se pasó a las huestes del peronismo cuando la UCR parecía desaparecer de la faz de la tierra. Un político de raza que no podía con su genio y su obstinación, que la erró y fiero cuando censuró tantas voces en los medios de comunicación.
Se fue, ni más ni menos que un ser humano dedicado a la política por convicción y no por oportunismo, que se mostró auténtico y murió en esa autenticidad que da el ser de una sola madera, buena o mala pero, reitero: auténtica.
Se fue un hombre que se salió de la vaina cuando vio a un “gordito” agrediéndolo y pidiendo comida a los gritos, interrumpiendo su oratoria muchas veces afín con el discurso de barricada. Un hombre que después supo, a ese hombre, pedirle disculpas…
Se fue un político que hizo autocrítica, que no se vendió a los medios como la víctima de una época o de un adversario cualquiera. Y con él o en él, hoy la sociedad argentina está demostrando -en forma casi explícita-, que esa es la forma de hacer política que acepta y reivindica.
Qué pugna por lo que hubo y ya no hay en el escenario nacional. Qué no busca idolatrías ni “Churchills” ni “De Gaulles” para que encabecen listas, qué simplemente quiere hombres de carne y hueso que negocien, pacten, acierten y se confundan pero con principios y convicciones férreas.
En Alfonsín, el pueblo de pronto encuentra el político que los representa no que los enfrenta.
En síntesis, más allá de la simpatía o no que haya despertado su gestión administrativa, lo que se está honrando en su figura es aquello que hoy, en la dirigencia oficialista, precisamente brilla por su ausencia: conducta, lealtad, ideas (compartidas o no), disciplina, perseverancia y cierta coherencia…
Raúl Ricardo Alfonsín murió rodeado de quienes fueron sus colaboradores de siempre, hizo de su gabinete un equipo y no los mandó al frente cuando algo falló o no salió como se preveía.
Raúl Alfonsín no fue el padre de la Democracia pero sí la acunó y la elevó por encima de otras metodologías. Fue él mismo quién negó esa paternidad en la última presentación pública.
En fin…, se fue un ex presidente electo por la mayoría. Esa mayoría que de pronto, advierte que con él se va un modo de ser representada y no agraviada, manoseada y menospreciada como lo es en estos días.
Ojalá su muerte sea una reivindicació n con los errores que pudo haber cometido como mandatario, porque además convengamos que no es fácil ser jefe de Estado en Argentina… donde nadie nos cae demasiado bien y todos son blanco de críticas y lapidaciones masivas.
Y al decir: ‘ojalá que su muerte sea una reivindicació n’ quiero decir que se viva su partida como un “darse cuenta” de que hay otra forma de hacer política, y de ser tratado como ciudadano en esta geografía.
El hombre que en este instante se erige protagonista, se fue como llegó: en el momento justo y en el lugar exacto, oportuno…; dejándonos la posibilidad de abrir los ojos y buscar, nuevamente, esos modos y ese trato digno y sano que nos merecemos como seres humanos. De poder volver a aceptar esa humildad de dar un paso al costado cuando se advierte que no se halla la salida y que eso no sea visto como una “cantinela destituyente” sino como un acto de grandeza.
En síntesis, Alfonsín se fue dejándonos como “mandato” el cambiar de una vez por todas esta batalla campal que implica tener al matrimonio Kirchner arruinándonos la Patria y la vida.
Tan sólo por eso, y si es válida esta lectura a tamaña despedida, bien vale el homenaje que le rinde hoy la ciudadanía.
GABRIELA POUSA


COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012