Articulos Politicos mas Recientes:
24/11/2018 Heroes, Travestidos y Gatos (por Enrique G. Avogadro) :::

17/11/2018 De tragedia a farsa(por Enrique G. Avogadro) :::

10/11/2018 Estocolmos criollos (por Enrique G. Avogadro)

.. ..

Los héroes de Tucumán

 

 

 

 

 

 

LA RAZON (ESPAÑA) domingo 11 de mayo de 2003

 

Se hace difícil caminar por las calles de Tucumán sin sentir lástima. Esta provincia argentina impresionó al mundo hace unos meses, cuando se televisaron las muertes de hambre de sus hijos más pequeños en un hospital obsoleto. Tucumán simboliza quizá el mayor fracaso de una nación en ruinas. Y en medio de la desolación surgen héroes que no se dan por vencidos ni pierden la esperanza

En esta provincia argentina donde los niños se mueren de hambre, hay políticos que cobran más que el presidente de los Estados Unidos

Alberto Fernández-Salido - Enviado Especial. Tucumán (Argentina).- La vegetación se quiere comer las carreteras en Tucumán. El pasto entra en caminos, invade cercados y desborda macetas. 

Tal es el arrebato de la naturaleza en esta provincia a la que siempre se llamó el «jardín de la república». Desde que se tiene memoria estuvo sembrada, produciendo grano, fruta, cítricos, hortalizas. 

La fertilidad de la tierra no se queda en el pasado retórico: es el mayor productor mundial de limón y uno de los principales de soja y caña de azúcar. Pero su gente se muere de hambre. El mundo supo de esta desgracia hace seis meses, cuando vio las imágenes del Hospital del Niño Jesús en su capital, San Miguel de Tucumán. 

Nadie podía creerlo. En España se pensó que era consecuencia directa de la crisis argentina, resultado puntual de la debacle económica en la que había entrado el país desde diciembre de 2001, cuando su presidente huía en helicóptero. Creíamos que lo que aquellas desgraciadas criaturas necesitaban era un buen solomillo de cualquiera de las decenas de millones de vacas del país. Pronto vendrían tiempos mejores, pensábamos, porque ¿cómo podía ocurrir eso en Argentina?

La indiferencia que mata

Los médicos de Tucumán agradecen al periodismo que contara al mundo lo que ocurría en la penumbra de sus hospitales desconchados, atestados de desnutridos, morideros de pobres en los huesos. Se lo agradecen porque desde entonces tienen sus conciencias algo más tranquilas. 

No es que aquellas imágenes hayan resuelto el problema, no, pero es que llevaban treinta años denunciándolo y nadie, nunca, les hizo caso. 

Tampoco ahora, seis meses después. Los convoyes de ayuda urgente que mandó Chiche Duhalde, la mujer del presidente, hace tiempo que se marcharon. Su «Operación Rescate» fue puro maquillaje. Trajo vendas, sopas en sobre y litros de leche, pero no rescató a nadie. El drama se repetirá este año y en Tucumán contarán un número similar de muertos por desnutrición. 

Ni siquiera después de lo retransmitido hay una política de salud consagrada a evitar que la desvergüenza se repita. Porque no hay nada más indigno para un país que se le muera su gente de hambre. 

Esto lo dice Carlos Fernández, con la cabeza agachada y los ojos mirándose las manos. «Por aquellos días me sentí avergonzado de ser tucumano y argentino». 

Este hombre, sin embargo, hace muchos años que busca soluciones dentro de su área de trabajo para que las condiciones mejoren. Hoy es el vicerrector de la Facultad Nacional de Medicina de Tucumán.

En 1989 era decano, y decidió impulsar cambios en los planes de estudios de la carrera. Aumentaba la pobreza y los males sanitarios se parecían cada vez más a los de sociedades subdesarrolladas. 

Esta parte del país, el noroeste, necesitaba una medicina de choque. ¿Hace 14 años! Desde entonces, los alumnos de la facultad empezaron a salir de los hospitales para socorrer problemas de salud mucho más básicos. 

Cambiaron el concepto: de esperar a ver al paciente en horizontal pasaron a buscar al enfermo vertical. «Se trataba de hacer una medicina más real, no sólo clásica y curativa. Había que prevenir e investigar sobre el terreno». 

Se creó el «año rural», en el séptimo curso de la carrera, donde el alumno debía pasar seis meses en un hospital del interior, bajo la supervisión de un médico instructor. Por aquellos días ya morían niños y ancianos de desnutrición. 

Los partes de defunción señalaban «diarrea aguda» o «insuficiencia respiratoria» como causa de muerte, pero se morían como se mueren los pobres. 

De hambre, con las defensas apagadas, vulnerables ante virus y bacterias insignificantes para cualquier organismo sano. Por los días de aquellas imágenes de muerte lenta, una doctora de la Facultad, Roxana Toledo, creó un programa llamado Búsqueda, Identificación y Nutrición (BIN), destinado a que los alumnos de medicina dedicaran los seis meses de práctica rural a descubrir y recuperar niños desnutridos en grado 3, el más grave, que es la antesala de la muerte y, en muchos casos, deja consecuencias irrecuperables para una vida normal. 

«Soy madre, y lo que ocurre en nuestra provincia clama al cielo». Desde entonces, hace cinco meses ya, una legión de futuros médicos anda buscando niños desnutridos por los rincones más abruptos de esta provincia, la más pequeña de Argentina y una de las más empobrecidas (22.524 kilómetros cuadrados, con 1,3 millones de habitantes). 

Se encuentran con dramas descomunales, hijos de la incultura y de la miseria ¬un niño disminuido que se movía reptando y al que sus hermanos trataban como una mascota¬; situaciones incomprensibles ¬padres que se alegran de que sus hijos estén desnutridos porque así reciben ayudas en forma de cartones de leche¬; y algunos retos emotivos: niños que les llaman mamá o papá. 

También, con muertes que no entienden, como le pasó al estudiante Daniel Feldman, que vio morir al niño que tenía asignado durante su pasantía. Rompió a llorar en medio de un examen oral.

Saqueados por los políticos

Habrá notado el lector la incongruencia de estas muertes con la apabullante fertilidad descrita de la naturaleza tucumana, la discordancia entre el hambre y la riqueza de la tierra. 

El único nexo que explica este divorcio lleva la huella del hombre, del político mal administrador que ha hecho posible, después de décadas, este hundimiento. 

Los datos que siguen, relacionados con el caso tucumano, sirven para comprender qué pasó en el resto del país, en Argentina como nación. La extrapolación sirve. 

El sueño de todo político tucumano en las últimas décadas ha sido alcanzar el poder y, después, ejercerlo sin preocuparse de las cuentas, enriqueciéndose sin miramientos. 

Sólo importó el corto plazo, el bolsillo propio, y no una política con sentido ni el bienhacer público. Así, no hay en toda la provincia ni una sola obra pública desde los años 70. ¿Treinta años sin invertir en un solo hospital, carretera, escuela, museo! 

Sin embargo, la deuda de la provincia desde 1983, año en que regresó la democracia tras la dictadura militar, pasó de cero pesos (en el 83 se hizo borrón y cuenta nueva) a los 3.200 millones de pesos actuales (1.100 millones de euros). Los cinco gobernadores se encargaron de duplicar, triplicar o cuadruplicar la deuda pública que heredaron de su antecesor. Hubo un ex militar y cuatro peronistas (uno de ellos, Palito Ortega, conocido actor y cantante). ¿Dónde están, entonces, los 3.200 millones de la deuda? 

Pagando sueldos de una administración hinchada con fines políticos: cada gobernador asignaba sueldos con cargo a la provincia a quienes le habían ayudado a hacer la campaña para llegar al poder. 

Así, con 1,3 millones de habitantes, Tucumán tiene 72.000 empleados públicos. Si se multiplica este número de sueldos por el de miembros de una familia media (cinco personas), se obtiene un total de 360.000 personas. Esto es, uno de cada cuatro tucumanos depende del empleo público. 

En 1966, un gobernador llamado Juan Carlos Onganía cerró mediante decreto, de un plumazo, once de los 26 ingenios azucareros de Tucumán. 

De un día para otro se perdieron 150.000 empleos. Dijo que no eran rentables, pagó indemnizaciones y sembró hambre para las generaciones venideras. Muchos de aquellos desempleados vivieron un tiempo del dinero recibido, pero después no encontraron dónde trabajar. 

Empezaron a bajar peldaños en la escala social y miles de familias se apostaron en los suburbios de la capital, movidos por la falsa creencia de que allí encontrarían algo mejor. 

Hoy, esos barrios de chabolas y barro, sin agua potable ni letrinas, son el escenario donde los médicos en prácticas encuentran más desnutridos de grado 3. A Antonio Bussi, gobernador (máxima figura del poder provincial) entre 1995 y 1999, se le ha encontrado una cuenta millonaria en Suiza. ¿Por qué tenía dinero el gobernador de Tucumán en ese país europeo?, se preguntaban sus conciudadanos. Se encuentra bajo proceso judicial. Bussi no puede salir del país. 

Este mismo hombre, general del Ejército retirado, fue militar golpista en el 76 y se le acusa de haber participado en la «desaparición» violenta (otros lo llaman masacre) de entre 6.000 y 7.000 personas. 

El juez Baltasar Garzón dictó orden de búsqueda y captura contra él. Le acusa de estar involucrado en la muerte de ciudadanos españoles. Pero Bussi es el candidato mejor situado para ser el próximo intendente (alcalde) en las elecciones del 29 de junio próximo.

Votar para comer

Los europeos nos preguntamos cómo es posible esta ficción de mal gusto. Nos cuesta creer que la política en Argentina es la compra de voluntades. Que gana el que tiene más gente en los barrios trabajando para él. 

Y hay una forma muy rentable de conseguirlo, instaurada desde hace años en este país, y sostenida por la actual presidencia: se llaman Planes Jefes y Jefas de Hogar, y se trata de un subsidio de unos 150 pesos (50 euros) que el Gobierno entrega a los padres de familia y a las mujeres con hijos, siempre y cuando se encuentren desempleados. Son asignaciones que reparten en cada provincia la gente del partido del gobernador, privilegiando a los que le son afines. 

Eso ha creado la cultura de la dádiva, del dinero mínimo pero seguro, y ha hecho que muchos argentinos dejen de salir a buscar trabajo. «Es desolador. 

Este asistencialismo agrede a la esencia del ser humano», sostiene Marta Viñas, catedrática de Salud Pública, tucumana nieta de inmigrantes, hija de un tiempo en el que el trabajo representaba el camino más digno para hacer crecer a las familias. 

¿Cómo se llenan los estadios cuando un candidato da un mitin? 

¿Es que hay tanto fervor por los políticos y sus palabras? 

No, la razón se llaman bolsones, y son unos paquetes con cartones de leche, mate, maíz, pan y vino, más 15 pesos (cinco euros) que les entregan a cambio de que se suban a un autobús que les lleve a la cancha para animar a quien suba al estrado. 

Muchas veces no saben quién es el que habla, pero llenan hueco y gritan cuando los demás gritan. Así se hace una buena parte de la política en Argentina. 

En Tucumán, meses antes de que las muertes de niños desnutridos escandalizaran al mundo, 39 de los 40 legisladores de la provincia cobraban un sueldo de 3.000 euros mensuales. Además, cada uno de ellos disponía de 12.000 euros adicionales al mes como gastos reservados. 

No hacía falta justificarlos. ¿12.000 euros al mes multiplicado por 39! «Jamás salió tan caro hacer leyes en ningún lugar del planeta: esto de verdad fue una fiesta durante muchos años», explica Álvaro Aurone, periodista de «La Gaceta», principal diario de Tucumán. 

[El viernes, dos jueces suspendieron las elecciones provinciales del 29 de junio en Tucumán por exceso de candidatos. Para 334 cargos se habían presentado 2.397 personas. Los jueces lo encontraron «desmedido». Hasta ese punto se desborda el anhelo de encontrar una sombra en el poder]. 

Sólo se conocieron estas cantidades cuando uno de los legisladores, el único de los 40 que decidió no cobrarlo, denunció lo que le parecía un exceso. 

Pero es que el secretario general de la gobernación, la mano derecha del gobernador, manejaba una caja chica de 24 millones de euros anuales, sólo para viajes y otros gastos. ¿Dos millones de euros al mes! Ni el presidente de Estados Unidos. Y estamos hablando de Tucumán.

Esa provincia donde hay 20.000 menores desnutridos, un 25 por ciento de la población en la indigencia y donde las paredes del Hospital de Niños, desconchadas, sucias y agrietadas, son testigos diarios de un milagro obrado por unos héroes mal pagados: que no mueran muchos más.

Federico Garcia Hamilton email oficina: fghamilton@ecossa.com.ar email part.: fghamilton@arnet.com.ar Av. Roca 3192 - San Miguel de Tucuman Tucuman - Argentina - CP 4000 Tel: 54 381 4 360 990

 



COMENTARIOS DE LECTORES
 (Jueves|23|Octubre|2008|16:25:54)=Estuve leyendo este articulo sobre 
los niños desnutridos de Tucuman,y queria decirle que yo estuve con estos 
angelitos en la ultima parte de su vida , Ya que soy enfermera del Hospital del 
Niño Jesus y me ha tocado vivir la realidad de estos momentos tan dificil para 
uno, ya ppude ver ypalpar muy de cerca la miseria y el dolor de la pobreza de 
mis comprovincianos. Nosotros todos incluyendo a todo el equipo de salud tanto 
medicos como enfermeras hicimos lo que pudimos hasta lo imposoble para poder 
salvarle la vida pero los daños ya estaban hechos......... Realmente eramos unos 
heroes anonimos,,,,,donde muchas de desvelos y esfurzo pudimos por lo menos
darle el confort minima a un ser humano tan indenfencso como es 
el niño............ Muchas GRACIAS..... ENFERMERA MONICA
Monica
email del comentarista=candeweb@hotmail.com
 
COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012