Articulos Politicos mas Recientes:
24/11/2018 Heroes, Travestidos y Gatos (por Enrique G. Avogadro) :::

17/11/2018 De tragedia a farsa(por Enrique G. Avogadro) :::

10/11/2018 Estocolmos criollos (por Enrique G. Avogadro)

.. ..

EL PLAN MARSHALL (1947)

Política

El 5 de junio de 1947, el Secretario de Estado George C. Marshall dio una conferencia en la Universidad de Harvard y presentó el esquema de lo que después se conocería como el Plan Marshall.

Europa, todavía devastada por la guerra, había sobrevivido uno de los inviernos más crudos que se hayan registrado. Las naciones europeas no tenían nada que vender para obtener dinero y los gobiernos democráticos socialistas en la mayor parte de los países no estaban dispuestos a adoptar las propuestas draconianas que hacían los economistas clásicos de la vieja guardia.

Algo tenía que hacerse, tanto por razones humanitarias como para detener la expansión potencial del comunismo hacia occidente.

Los Estados Unidos ofrecieron hasta $20 mil millones de dólares para apoyar, pero sólo si las naciones europeas podían unirse y trazar un plan racional sobre cómo usar la ayuda.

Por primera vez, tendrían que actuar como una unidad económica única; tendrían que cooperar unas con otras. Marshall también ofreció ayuda a la Unión Soviética y sus aliados en Europa oriental, pero Stalin señaló que el programa era un truco y se rehusó a participar. Tal vez el rechazo ruso fue el que posibilitó que el Congreso lo aprobara.

Debe notarse que el Plan Marshall también benefició a la economía estadounidense. El dinero se usaría para comprar bienes a los Estados Unidos, y tendrían que ser transportados a través del Atlántico en barcos de la marina mercante estadounidense.

Pero funcionó. Para 1953 los Estados Unidos habían enviado $13 mil millones de dólares, y Europa se había levantado otra vez. Todavía más, el Plan incluyó a Alemania Occidental, que así se reintegró a la comunidad europea. (La ayuda fue sólo económica; no incluyó ayuda militar hasta después de la guerra de Corea.)

Además de ayudar a volver a levantar Europa, el Plan Marshall llevó al Plan Schuman, que a su vez llevó al Euratom, luego a la Comunidad del Hierro y el Carbón y al Mercado Común, y señaló lo que todavía podía evolucionar hacia una Europa económica y políticamente unida.

De muchas maneras, el Plan Marshall satisfizo tanto a los que deseaban que la política exterior fuera generosa e idealista como a los que deseaban una realpolitik; ayudó a alimentar a los que tenían hambre y a alojar a los que no tenían hogar y al mismo tiempo detuvo la expansión del comunismo y reestableció la economía europea.

Para lecturas posteriores: John Gimbel, El Origen del Plan Marshall (1976); Imanuel Wexler, Revisión del Plan Marshall (1983); Michael Hogan, El Plan Marshall (1987).

--------------------------------------------------------------------------------

EL PLAN MARSHALL Caballeros, no es necesario que les diga que la situación mundial es muy seria. Lo anterior debe ser evidente para toda la gente inteligente.

Pienso que una dificultad es que el problema es tan enormemente complejo que la misma cantidad de hechos que la prensa y la radio presentan al público hacen que sea excesivamente difícil para el hombre común llegar a una valoración clara de la situación.

Todavía más, la gente de este país está distante de las áreas problemáticas de la tierra y es difícil que comprenda la lucha y la consecuente reacción de los pueblos que han sufrido durante mucho tiempo, y el efecto de dichas reacciones en sus gobiernos en relación con nuestros esfuerzos para promover la paz en el mundo.

Al considerar los requerimientos para la rehabilitación de Europa, la pérdida física de vidas, la destrucción visible de las ciudades, las fábricas, las minas y los ferrocarriles se calcularon adecuadamente, pero se ha vuelto obvio durante los meses recientes que esta destrucción visible probablemente era menos seria que la dislocación de todo el tejido de la economía europea.

Durante los 10 años pasados, las condiciones han sido altamente anormales. El febril mantenimiento del esfuerzo de la guerra incluyó todos los aspectos de las economías nacionales. La maquinaria se ha descompuesto o es totalmente obsoleta.

Bajo el gobierno Nazi, arbitrario y destructor, prácticamente toda empresa posible fue dedicada a la maquinaria alemana de guerra. Desaparecieron lazos comerciales de mucho tiempo, instituciones privadas, bancos, compañías aseguradoras y compañías de transporte marítimo a causa de la pérdida de capital, la absorción a través de la nacionalización o simplemente por la destrucción.

En muchos países, la confianza en la moneda local ha sido severamente afectada. La caída de la estructura empresarial en Europa durante la guerra fue total. La recuperación se ha retardado seriamente por el hecho de que dos años después del cese de hostilidades no se ha acordado un tratado de paz entre Alemania y Austria.

Pero aun cuando se diera una solución más rápida de estos difíciles problemas, la rehabilitación de la estructura económica europea requerirá, de manera bastante evidente, de mucho más tiempo y esfuerzo de lo que se había previsto.

Existe una fase de este asunto que es tanto interesante como seria. El granjero siempre ha producido los alimentos para intercambiarlos con el habitante de la ciudad por otros elementos indispensables para la vida.

Esta división de trabajo es la base de la civilización moderna. En este momento está amenazada por la ruptura total. Las industrias de los pueblos y las ciudades no están produciendo bienes adecuados para intercambiar con el granjero que produce alimentos. Escasean las materias primas y los energéticos. Hace falta maquinaria, y la que hay está gastada.

El granjero o el campesino no pueden encontrar los artículos que desean comprar. Así que la venta de los productos de su granja por dinero que no puede usar le parece una transacción poco provechosa.

Por lo tanto, él ha retirado muchos campos de cultivo y los está usando para pastoreo. Le da más granos al ganado y encuentra para él y para su familia una gran provisión de alimentos, aun cuando le falte la ropa y otros artículos ordinarios de la civilización. Mientras tanto, la gente en las ciudades no tiene ni alimento ni energéticos.

Así que los gobiernos se ven forzados a usar su divisa extranjera y sus créditos para procurarse lo necesario en el extranjero. Este proceso termina con los fondos que se necesitan con urgencia para la reconstrucción. Por ende, se está desarrollando con rapidez una situación muy seria que no pronostica ningún bien para el mundo.

El sistema moderno de división de trabajo en el que se basa el intercambio de productos está en peligro de acabar por completo.

La verdad del asunto es que los requerimientos de alimentos y otros productos esenciales que Europa debe obtener del extranjero –principalmente de los Estados Unidos para los siguientes tres o cuatro años son muy superiores a su capacidad de pago actual por lo que necesita una gran ayuda adicional, o enfrentará un deterioro económico, social, y político de carácter muy grave.

El remedio se encuentra en romper el círculo vicioso y restaurar la confianza de la gente en Europa en el futuro económico de sus propios países y de Europa en general. El productor y el granjero en las grandes extensiones deben ser capaces y estar dispuestos a intercambiar sus productos por divisas cuyo valor continuo no sea cuestionable.

Aparte del efecto desmoralizador en el mundo en general y las posibilidades de disturbios que surgen como resultado de la desesperación de la gente involucrada, las consecuencias para la economía de los Estados Unidos deben ser evidentes para todos.

Es lógico que Estados Unidos debe hacer todo lo que sea posible para ayudar al mundo a regresar a la salud económica normal, sin la cual no puede haber estabilidad política ni paz asegurada.

Nuestra política se dirige no contra algún país o doctrina, sino contra el hambre, la pobreza, la desesperación y el caos. Su propósito debe ser el resurgimiento de la economía trabajadora en el mundo para permitir el surgimiento de condiciones políticas y sociales en las que puedan existir instituciones libres.

Estoy convencido de que dicha ayuda no debe ser fragmentada a medida que surjan varias crisis. Cualquier ayuda que este Gobierno pueda ofrecer en el futuro debe proporcionar una cura más que un mero paliativo.

Cualquier gobierno que esté dispuesto a ayudar en la tarea de recuperación encontrará, estoy seguro, una total cooperación de parte del gobierno de los Estados Unidos. Cualquier gobierno que intente bloquear la recuperación de otros países no puede esperar nuestra ayuda.

Aún más, los gobiernos, partidos políticos o grupos que busquen perpetuar la miseria humana con el fin de obtener ganancias políticas o de otro tipo se encontrará con la oposición de los Estados Unidos.

Ya es evidente que, antes de que el gobierno de los Estados Unidos pueda adelantar mucho en sus esfuerzos para aliviar la situación y ayudar a iniciar al mundo europeo en el camino a su recuperación, debe haber algún tipo de acuerdo entre los países de Europa en relación con los requerimientos de la situación y la parte que esos países desempeñarán con el fin de darle un efecto apropiado a cualquier acción que pueda emprender este Gobierno.

No sería ni adecuado ni eficaz que este Gobierno se lanzara a elaborar un programa unilateral diseñado para colocar a Europa de pie económicamente hablando. Este es un asunto de los europeos. Creo que la iniciativa tiene que surgir de Europa.

El papel de este país debe consistir en una ayuda amistosa en la creación de un programa europeo hasta el punto en que sea práctico para nosotros. El programa debe ser conjunto, al que se adhieran varias, si no todas las naciones europeas.

Un punto esencial de cualquier acción exitosa de parte de los Estados Unidos es la comprensión de parte de la gente de este país del carácter del problema y de los remedios que deben aplicarse. La pasión y el prejuicio político no deben intervenir.

Con visión y la disposición de parte de nuestra gente para enfrentar las grandes responsabilidades que la historia ha puesto claramente en la espalda de este país, las dificultades que he delineado pueden y deben solucionarse.

Fuente: Registro del Congreso, 30 de junio de 1947.


 

La Idea de Marshall y su Significado Actual

COMENTAR ESTE ARTICULO
Su Nombre
Su email
Comentario
 
(El comentario será evaluado previo a ser publicado en la página con su nombre + email) Las respuestas, aparecerán en la página consultada
Enviar Mensajes Públicos Enviar Mensajes Públicos
Articulos más leidos
: : : TORAX OSEO
: : : ETMOIDES, ESFENOIDES, PARIETALES, OCCIPITAL
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : Nutricion, Energia y Metabolismo
: : : ARTICULACIONES
: : : Arteria Aorta y sus ramas
: : : GENERALIDADES DE MUSCULOS. MUSCULOS DE LA CABEZA
: : : MIEMBRO SUPERIOR OSEO
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Aparato Digestivo II
: : : MUSCULOS DEL TÓRAX, LA PELVIS, MIEMBROS SUPERIOR E INFERIOR
: : : Trabajo Practico Nº2 d
: : : Sistema Nervioso
: : : HUESOS DEL CRANEO: Temporal
: : : La célula
: : : MUSCULOS DEL CUELLO
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Trabajo Practico Nº1
: : : COLUMNA VERTEBRAL
: : : CINTURAS PELVIANA Y ESCAPULAR
: : : MIEMBRO INFERIOR
: : : Aparato Digestivo
: : : Aparato Digestivo
: : : Huesos de la CARA
: : : Aparato digestivo
: : : La piel - Esqueleto Oseo, Cráneo: el Frontal
: : : Trabajo Practico Nº2 a
: : : Cuál es tu dosha ? (Ayurveda)
: : : Tabla de indice glicemico
: : : Consecuencias de la alimentación inadecuada
: : : Cirugia adenoidea (de las vegetaciones adenoides)
: : : Nervio olfatorio I primer par craneal
: : : Vértigo y enfermedad de meniere
: : : Cirugia de amigdalas
: : : Sindrome y Cefalea Tensional
: : : SERC betahistina
: : : Abceso o flemón periamigdalino
: : : Adenoidectomía en paciente con Hemopatía de VON WILLEBRAND
: : : Sindrome de Samter
: : : Hipoacusia Súbita
: : : Nervio optico, el segundo par craneal
: : : Sindrome de Beckwith Wiedemann
: : : Amigdalas (palatinas)
: : : Adenoides o crecimiento de tejido linfoideo detras de la nariz
: : : Argentina es el Tercer Mundo con gente bien vestida y rostro bonito
: : : Test de lesbianismo
: : : Principios básicos de electricidad
: : : La comunicación
: : :
Alfinal.com no se responsabiliza por el contenido de los artículos publicados.
Si el contenido de algun artículo ofende a terceros, comuniquelo a Alfinal.com
www.alfinal.com - Todos los derechos reservados 2012